Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Salud playera: descubre lo que la arena y el agua pueden hacer por ti

Vanitatis Vanitatis 23/08/2016 Claudia del Águila

Si eres de los privilegiados que todavía tienen por delante unos cuantos días de playa, he aquí varias razones que justifican que te escapes a respirar la brisa marina o que aproveches para tumbarte en la arena un buen rato. Y no es únicamente porque el chiringuito esté de moda o porque sea un lugar ideal para ligar: es que, además, la playa pueder hacer por tu bienestar mucho más de lo que imaginas. Desde finales del siglo XIX, la talasoterapia estudia cómo todo el contexto marino puede incidir positivamente en la salud. Y hay argumentos de sobra para que te tomes un break más que justificado arrullado por las olas del mar.

Adiós a los problemas de respiración

El aire que aspiras cuando estás cerca del mar contiene yodo, que regula la glándula tiroides y "despeja" tu sistema respiratorio. Tiene un efecto expectorante, que es de gran ayuda si te sientes un poco congestionado. De hecho, si vives cerca de la costa y estás constipado, acércate a la playa a diario -por mucho que te cueste por el estado en el que te deja el catarro- y en breve paliarás esa tos que parece que no se quiere ir de ninguna de las maneras. 

a00508539 949 © Proporcionado por Glamouratis a00508539 949

Además, acostumbrados a la contaminación de las ciudades, aspirar aire puro es un descanso para los pulmones. Si quieres mejorar aún más este efecto has lo siguiente: intenta respirar pausadamente y de forma profunda. De hecho, habitualmente lo hacemos cuando estamos cerca del mar. De esta forma, oxigenarás todo tu cuerpo. Y ya, puestos, si tienes la posbilidad, apúntate a un curso de yoga en la orilla y tu pulmones y tu mente te lo agradecerán.  

Blinda tus articulaciones

Nadar siempre es beneficioso, porque ejercitas tu cuerpo sin tener que soportar el peso del mismo. Por ello, es especialmente recomendado para solventar problemas articulares o para acabar de reponerse de una lesión y estar listo para el siguiente maratón. Si das unas cuantas brazadas en el mar, incrementas esos beneficios, porque las olas te procuran un masaje que provoca que tus músculos se relajen.

También es muy beneficioso para las articulaciones y los cartílagos caminar con el agua cubriéndote, porque harás más esfuerzo y tendrás el masaje martítimo garantizado. Por último, simplemente pasear por la orilla es muy recomendable: hacerlo 45 minutos al día ayuda a que controles el peso y quemes grasas y, además, es la mar de agradable. En caso de padecer dolencias reumautoides, artritis o artrosis, los minerales que contiene el agua salada, así como el ejercicio controlado que posibilida, aliviarán tus síntomas.

Despídete del dolor de espalda

Si no te hemos convencido todavía de que tendrías que dar paseos por la orilla, aquí va otro argumento de peso para que te descalces y te dejes acunar por el ruido de las olas: las molestias de espalda, provocadas en su mayoría por el sedimentarismo y las malas posturas ante el ordenador, mejoran con largos paseos por la playa. Para colocar tu columna correctamente, nada mejor que situar los pies adecuadamente sobre el suelo para enderezar toda la espalda. Y eso se consigue de forma natural simplemente caminando por la playa. 

a00189478 014 © Proporcionado por Glamouratis a00189478 014

Debes sentir cómo todos los dedos de tus pies entran en contacto con la arena. De esta forma, mejora tu propocepción (conciencia de tu cuerpo y tu postura) y estimulas la circulación. También es muy beneficioso para los más pequeños, ya que puede ayudar, incluso, a corregir desviaciones en la columna o dolencias en los pies (pies planos, cóncavos...)

Dormirás mejor

¿No te has preguntado nunca por qué tras un día de playa estás cansado, si realmente no has hecho nada más que estar tumbado a la bartola? En realidad, caminar por la arena y nadar es un ejercicio que, aunque no te agote, supone un esfuerzo, lo que provoca que te sientas más cansado. Pero no se trata de esa fatiga insoportable que experimentas después de tres reuniones estresantes en el trabajo y una bronca con el simpático de tu jefe; en el caso de la playa, experimentas un cansancio mucho más plácido. Esa "placidez" tiene que ver con que la brisa marina estimula los niveles de seratonina, lo que ayuda a eliminar el estrés y a hacer que duermas como un angelito.

Y, por si fuera poco, el magnesio del agua marina y la vitamina D que tomamos del sol son una pareja ideal que combate la depresión, favorece la relajación y mejora considerablemente el estado de ánimo. Así que aunque sea una horitas, un fin de semana o un mes, ir a la playa es una buena forma de volver como nuevo al trabajo y a las obligaciones diarias. 

Medicina para la piel 

Tu piel y el agua del mar se llevan bien, muy bien. Los minerales que contiene el agua marítima son muy beneficiosos para tu dermis, no en vano la talasoterapia se emplea para combatir muchas dolencias dermatológicas. Por ejemplo, la psoriasis es una enfermedad que mejora ostensiblemente si la remojas con agua de mar. También ayuda a la cicatrización de las heridas y mejora la comezón del cuero cabelludo. En casos de acné también es muy efectiva, así como si se tienen alergias. Además de los beneficios del agua en sí, la arena es un potente exfoliante, que se notará sobre todo en los pies.

La temperatura también favorece la vasoconstricción, por lo cual mejora el aspecto de la piel al incrementar su oxigenación. De todos modos, se ha de tener en cuenta que, para lograr esos potenciales beneficios, tendrás que protegerte adecuadamente del sol: si no, lo que ganas por una parte podrías perderlo por otra.

¿Tienes un dispositivo móvil iOS Androidnbsp;Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas nuestros consejos de moda, belleza y estilo de vida. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí. 

© Externa
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Vanitatis

image beaconimage beaconimage beacon