Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Sara Carbonero: "No hay que estar pendiente de las críticas"

Logotipo de YoDona YoDona 01/08/2017 elmundo.es
La presentadora Sara Carbonero. / EFE. © EFE La presentadora Sara Carbonero. / EFE.

Sara Carbonero (33) vive su particular Erasmus en Oporto aunque tiene claro que su destino final será Madrid, "con un plato de jamón serrano", lo que más echa de menos de España junto a su gente. Después de "hacer un tetris" para poder ver a todo el mundo estas semanas de retiro entre Menorca, Madrid y su pueblo, este verano seguirá trabajando con su empresa 'Slow Love' y las colaboraciones en una revista de moda. "Estoy estudiando y tengo un proyecto de escritura muy interesante que me apetece pero aún no puedo contar".

Confiesa que no para quieta y que ha dejado las clases de portugués porque ya es bilingüe. Su secreto de belleza es "la hidratación y exfoliación de la piel", no sale de casa sin aplicarse crema solar y varía mucho de perfume, aunque con el deporte no es tan constante como cuando era niña y prefería el fútbol a saltar a la comba. "Era un chicazo". En verano se cuida más con una alimentación basada en vegetales y "pescaíto" y se informa de lo que compra antes de meterlo en la cesta. "Cada vez miro más las etiquetas. Me siento mejor cuando tomo productos ecológicos y he eliminado los que llevan aceite de palma".

Está volcada con su empresa 'online', Slow Love, el negocio que inició hace dos años con sus amigas. ¿Imaginaba el éxito?

Yo sabía que iba a gustar, aunque es muy difícil de responder, porque no era una experta en 'e-commerce' ni negocios 'online'. Los datos que arroja la web son buenísimos, todo está hecho con mucho cariño y estaba segura de que podría ir bien independientemente de estar yo detrás o no. A mí me encanta el concepto, no había nada igual cuando la lanzamos en España y nos ha desbordado un poco, eso es cierto.

¿Por qué cree que Sara Carbonero es tan convertible? ¿Qué tiene su estilo para que prenda que se pone, prenda que se agote?

De verdad que no lo sé. Es muy halagador, siempre lo digo. Quizá venga todo un poco de la época de 2010, que fue un 'boom' de chicas en el periodismo deportivo que generaron una corriente o tendencia. Pero no te puedo decir el porqué. Yo no tengo un estilo extravagante ni extraño, y ahora hay un montón de niñas ideales que tienen blogs o que sus negocios son las redes y son muy inspiradoras. Eso te ocurre con determinada gente. Yo me fijo también en muchas mujeres. Algo verían esas niñas que se fijaron en qué llevo puesto. Me gusta que lo hagan pero tampoco lo pienso mucho ni me obsesiona.

Su imagen le ha abierto muchas puertas, pero también le ha llevado a estar siempre en el punto de mira. ¿Siente que ser guapa es un arma de doble filo?

La tele, lógicamente, es imagen. Influye, por supuesto, pero yo siempre digo que gente guapa o caras bonitas hay muchas. Yo me mantuve y creo que me lo gané con mucho trabajo. Lo que sinceramente creo es que no hay que estar pendiente de las críticas. Ni de las que te halagan ni de las que te hunden. De verdad que no te engaño cuando te digo que no estoy pendiente de ese tipo de comentarios. La imagen juega un papel muy importante en todo, y creo que tiene más ventajas que desventajas. A lo mejor no te toman tan en serio, pero en mi caso no lo he sentido así. Yo empecé en la radio con 18 años y ahí no hay imagen que valga. Por eso luego llegué a la televisión un poco curtida y con el respeto de compañeros de profesión, y el de la audiencia me lo gané con mi trabajo.

¿Piensa que la mujer está más cuestionada en el periodismo deportivo?

No. Tengo la percepción de que no porque tengo muchísimas amigas que se dedican a ello y, si no lo hicieran bien, no estarían ahí. En otras profesiones sé que no, pero en ésta al menos creo que está bastante equilibrada la cosa.

¿No siente tentación por 'googlear' su nombre?

Nada, nunca. Ni leo lo que se dice de mí.

¿Es su forma de 'curarse' de la fama?

No es eso, es que simplemente pienso que no es real. Al principio lo hacía, me generaba curiosidad, pero luego me di cuenta de que nadie podía distorsionar mi realidad. Yo sé lo que ocurre en mi vida y me da igual lo que diga el resto. Además, cada vez hay más portales que no sé de dónde salen. Antes eran cuatro periódicos digitales los que trataban la información social contrastando todo y ahora hay cada publicación a la que, sinceramente, no le doy ningún tipo de credibilidad. Pero no por lo que pueda leer sobre mí que no sea cierto... Es que hay veces que leo sobre los demás y me quedo de piedra. Dudo de todo. Creo que no estamos en el mejor momento del periodismo...

Con ese pensamiento, ¿le apetece entonces retomar su carrera en la profesión o prolongará esta etapa más familiar?

Todo me apetece, las dos cosas. Estoy disfrutando mucho de disponer del 100% de mi tiempo para los niños. Es algo que no está pagado y a mí no sé si me está llenando estar con ellos más que presentar el informativo o por igual, pero no tengo duda de que soy una persona a la que le encantaría poder compaginar su parte laboral con la personal. Aunque estoy haciendo muchísimas cosas y no paro quieta. Si te refieres más a una rutina, eso tendrá que esperar porque acabo de renovar mi excedencia y ahora mismo no tengo ninguna prisa.

Patios de Madrid con @halura. #cuandoayerhacíabuendía #tardesbonitas

Una publicación compartida de Sara Carbonero (@saracarbonero) el 6 de Jul de 2017 a la(s) 2:56 PDT

Hoy amadrina un evento de la marca solar Piz Buin, de la que es embajadora ya por varios años. Cada vez se le ve más cómoda en el mundo de la publicidad. ¿Se plantea dar un giro por esta vía?

No, porque sólo me siento cómoda con determinadas firmas con las que me identifico mucho y me apetece trabajar con ellas. En este caso, por ejemplo, ya hay una relación larga como de familia y me dejan implicarme en todo el proceso. Es decir, esto no es llegar y poner el rostro para una foto y ya. No soy muy de hacer todo a cualquier precio. Pero sí me gusta defender marcas en las que confío y ellas en mí. Es un mundo que me atrae.

¿Tiene algún icono de estilo o hay alguna mujer a la que admire especialmente?

A muchísimas. En Instagram sigo a Caroline de Maigret, Kate Moss, Sienna Miller... Me gustan muchísimo las 'top' españolas de los ochenta. Soy muy fan de Vanesa Lorenzo, Nieves Álvarez y Eugenia Silva, me parecen mujeres muy inspiradoras.

Presentó el programa 'Quiero ser' junto a 'influencers'. ¿Sigue a alguna?

Dulceida me parece que tiene muchísimo mérito y ya se ha establecido con ella una relación personal. Es una chica que ha sabido hacer de las redes sociales su profesión, mueve masas y es súper querida. Me parece un fenómeno y la adoro.

¿Echa de menos ser anónima?

No. Todas las cosas pasan por algo. La vida te va llevando a donde estás y yo no me puedo ni me quiero cambiar por nadie. Sí que hay situaciones en las que me gustaría pasar desapercibida o que no tuviera tanta trascendencia todo lo que hago. Pero son las menos porque cada vez estoy más tranquila. No cambio mi vida por nada ahora mismo.

¿Seguirán en Oporto?

Sí, allí no hay prensa, es otro ritmo de vida. Es un 'slow life' en toda regla porque hacemos una vida de barrio en la que vamos caminando a todos los sitios.

Siempre está en todos los rankings. Mujeres más deseadas, mamás más estilosas... ¿Qué piensa cuando se ve en esas listas?

No las leo. Uf, eso de las más deseadas... Hace tiempo que no me veo yo en ese perfil. Pienso que los personajes públicos, una vez hemos entrado en la casa de la gente, nos conocen y nos cogen cariño y empiezas a entrar en este tipo de rankings, pero no les doy ninguna importancia. Todo lo que sea bueno me parece positivo, pero no vivo pendiente de ello.

Ahora estamos asfixiadas de calor en una terraza pero, ¿qué le deja helada?

Infinidad de cosas. Hoy leía una noticia muy triste sobre abandonos a mayores en verano. Todo lo que tiene que ver con los niños que sufren también me afecta mucho. No sabría por dónde empezar, ¡hay tantas injusticias!

A los famosos primero les preguntan por la pareja, luego por la boda y después por los niños. En su caso se saltó el orden...

Sí, lo he revolucionado todo. No soy nada de planear y estoy muy contenta con cómo ha ido todo. Estoy muy feliz con mis dos hijos y, si la pregunta es si me gustaría tener un tercero, he dicho ya muchas veces que sí pero creo que ahora mismo no es el momento. Pero como esto no son matemáticas, a saber cuándo será. Todas tenemos de pequeñas una idea más tradicional pero la vida te va llevando.

OTRAS NOTICIAS

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de YoDona

image beaconimage beaconimage beacon