Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Seis razones por las que hacer pilates (aunque no te duela la espalda)

Vanitatis Vanitatis 18/10/2016 Claudia del Águila

Las clases del método Pilates son vistas con cierta superioridad por parte de los deportistas que lo dan todo en la sala de pesas o los que sacan la lengua a lomos de su bicicleta de 'spinning'.Parece que sea una variante de 'gimnasia suave' para gente mayor o para recuperarse de lesiones. Pero bastaría que cualquiera de los que opinan así se pasara por una de sus sesiones para darse cuenta de su craso error. Es cierto que no es una tabla de 'cardio', que te haga saltar como si no hubiera un mañana o sudar a mares, pero el ejercicio que se hace es entre moderado y alto. Dependerá del alumno y también del monitor. Y tu cuerpo va a notar los resultados. 

1. Fortalece la musculatura

En los años 20,Joseph Pilates creó esta disciplina como entrenamiento para los bailarines, que necesitaban tener tanto flexibilidad como estar musculados. Los ejercicios de levantamiento de pesas disminuyen la flexibilidad, por lo que no eran los más adecuados para ellos. Así que ya en el nacimiento de esta disciplina se contempla el crecimiento muscular, pero de una forma muy diferente a la habitual. Las personas que practican pilates con asiduidad hacen que sus músculos se enfrenten a fuerzas contrarias, por lo que se rompen fibras y al volverse a generar es cuando se consigue aumentar el músculo.

Aunque no verás rastro de mancuernas en estas clases,en muchas ocasiones se trabaja con resistencias de muelles o con bandas. Y si tienes dudas del intenso trabajo muscular de esta disciplina, prueba con el Pilates en suspensión, una variante realmente dura solo apta para los que están en muy en forma. 

Eso sí, no vas a parecer Popeye por practicar pilates habitualmente. Con estas clases se consigue fibrar los músculos, definirlos o reafirmarlos. Y sus resultados se notan especialmente en el 'core' (el cinturón del abdomen que sostiene el peso de todo el cuerpo y que entre los ‘pilateros’ se conoce como 'powerhouse'). Además de planchar el vientre, también eleva esos traseros que miran decaídos al suelo y define los brazos. 

2. Pierde grasa

Otro de sus beneficios más desconocidos es su capacidad para quemar grasa. Cuando nos apartamos del ejercicio aeróbico, parece que no existe posibilidad alguna de adelgazar. Y no es así. La práctica de este método consigue que los músculos sean más flexibles y que se alargue el rango de movimiento. Por otra parte y como comentábamos en el anterior punto, también consigue que musculemos. Por tanto, cuanto más masa muscular tengamos, nuestro metabolismo basal será más alto y por tanto más grasa quemaremos.Las clases de pilates varían mucho dependiendo de la modalidad (en suspensión, en suelo, con máquinas…) se pueden quemar hasta 450 calorías, una cifra superior de las que se consumen en algunas sesiones de pesas. Evidentemente, estos beneficios se multiplican si lo combinas con alguna clase de 'cardio' semanal (y ni decir tiene que para lucir sílfide también deberás vigilar la dieta). 

3. Ten más resistencia

El método Pilates se emplea como entrenamiento para practicar otros deportes. Y aunque no acudas descalza a la clase para ser un as de otra disciplina, notarás que tienes más resistencia muscular y, en definitiva, más fuerza. La razón es que la mayoría de movimientos que se hacen en estas clases requieren una contracción continuada de los músculos. Seguramente, el tiempo en el que aguantas esa contracción es mucho más largo que en cualquier otra clase. Y eso se nota: estarás más fuerte y te cansarás menos.

Por otra parte, acompasar la respiración con todos los movimientos que vas haciendo sirve para oxigenar los músculos, por lo que también estarás potenciando la resistencia y la fuerza. 

4. Gana flexibilidad

Seguramente este es el beneficio más conocido de estas clases: los ‘pilateros’ parecen de goma, tengan la edad que tengan. Lo notarás a las pocas semanas de practicarlo. Los estiramientos y las elongaciones te ayudan a ampliar el rango de movimientos cuando practicas también otro tipo de ejercicios. De hecho, las pesas u otros entrenamientos tienden a 'acortar' los músculos, por lo que es recomendable combinarlo con el método Pilates. Además de poder presumir de tocarte la punta de los pies, los estiramientos son muy importantes, tanto para prevenir lesiones como para lubricar las articulaciones y evitar así su desgaste o envejecimiento.  

5. Mejora tu estado de ánimo

Tal vez no se note cuando te mires al espejo, pero practicar regularmente pilates te aportará paz de espíritu. Por una parte, al ser consciente de tu respiración, estarás conectándote con tu cuerpo, conociéndolo mejor y, a la vez, dejando de lado las preocupaciones. Por otra parte, las mejoras son palpables a partir de las 10 clases y se disparan con las 30 y eso es un bálsamo que aúpa la autoestima. Además de verte mejor, serás consciente de que puedes hacer más cosas: aguantas más tiempo haciendo ejercicios, tienes más fuerzas, mayor flexibilidad. Vamos, que tendrás ganas de tirarte besos a ti mismo. Y, por último, varios estudios demuestran que se duerme mejor tras una sesión, aunque no es recomendable hacerla antes de ir a la cama. 

6. ¿Y cómo consigo todo esto?

Pongamos que estás convencida de apuntarte ya al método Pilates. Si tienes tiempo, lo mejor para exprimir al máximo sus beneficios es realizar tres clases semanales de 45 minutos. Es muy importante que aprendas a respirar correctamente, por lo que si acudes a un curso que ya esté iniciado, explícale al profesor que eres novato e insiste en que te explique cómo debes respirar. No es tal fácil como parece. Por último, no practiques pilates después de haber comido, porque no es recomendable. 

MÁS EN MSN:

20 alimentos que te reducen las arrugas

Alimentos que reducen las arrugas 20 alimentos que te reducen las arrugas


Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Vanitatis

image beaconimage beaconimage beacon