Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Seis trucos para ser pelirroja (y no morir en el intento)

Vanitatis Vanitatis 19/09/2016 Vicky Vera

Las pelirrojas son sexis. Ahí estánEmma Stone, Julia Roberts o Jessica Rabbitpara demostrarlo. Quizá es porque ofrece un punto de exotismo –solo un 1% de la población mundial luce pelirrojo natural– o, quizá, es porque el rojo es un color fetiche que impacta de lleno en nuestro eros, porque supone un cambio radical pero sin caer en la transgresión de un pelo azul... Sea como fuere es uno de los tonos más demandados. Aún así, los pigmentos rojos son difíciles de mantener, por lo que requieren un cuidado y mimo especial. Por ello, antes de lanzarte a disfrutar de esta tonalidad capilar, toma nota de estos consejos.

1. Un tono para cada piel

Porque no hacerlo sería funesto. El rojo tiene una amplia gama de tonos y matices, por lo que encontrar uno adecuado a tu color de piel es posible si buscas bien. Aún así podríamos hablar de tres grandes familias de rojos: el rojo-rojo, el rojo-anaranjado y el rojo-violeta. Las pieles más claras con un fondo rosado deberían optar por los rojos-rojos y los rojos-anaranjados, mientras que a las pieles más oscuras les sentarán mejor los rojos-rojos y los rojos-violetas. 

2. Espacia los lavados

Nunca laves el pelo el día después de haberlo teñido, puesto que los pigmentos necesitan un poco de tiempo para asentarse. Y si antes lo hacías cada dos días, una vez teñida intenta que sea cada cuatro o cinco. Para 'aguantar' utiliza champús en seco, que te ayudarán a refrescar tu melena y darte uno o dos días extra de pelo limpio. Cuanto más laves tu pelo, más pigmento perderá.

3. Cambia tu rutina de lavado y peinado

Se acabó el pasarse horas debajo del grifo de agua caliente. Procura lavar tu melena con el agua lo más fría posible, ya que el calor arrastra el pigmentos y los elimina. Por el mismo motivo, evita utilizar las planchas y otro tipo de aparatos de secado que impliquen calor y arrastre. Si quieres alisarte el pelo, lo mejor es que optes por el secador y el cepillo redondo. Y en cuanto a los productos que utilizas, cámbialos por champús y acondicionadores libres de sulfatos, siliconas y parabenos, ya que estos ingredientes degradan el color de forma más rápida. 

4. No tiñas sobre un tinte anterior

Es tan obvio como saber que no se puede levantar un color con otro, por muy rojo que sea. Para hacerlo se utiliza la técnica de la decoloración, así para poner un rojo en un pelo ya coloreado. Si hablamos de un tono claro, lo mejor es acudir a un profesional. Si no, te puedes encontrar con raíces de un tono, medios de otro y largos y puntas de otro. 

5. Respeta el proceso y ten paciencia

Convertirse en pelirroja es como convertirse en rubia: supone un proceso. Todos queremos vernos con un color estupendo nada más salir de la peluquería, un color perfecto en una sola sesión de coloreado. Pero a veces hay que ser paciente y mentalizarse de que van a ser necesarias dos o tres citas para conseguir el tono perfecto. Como los pigmentos rojos se pierden más rápidamente, estos pueden tardar un poco en asentarse. Es como pintar una pared: normalmente requiere un par de manos antes de llegar al tono deseado. 

© Externa

6. Protégelo del sol

El sol es fuente de calor y como tal degrada el pigmento. Así que evita exponerte durante mucho tiempo al sol y utiliza protectores solares para el cabellocuando lo hagas. 

¿Tienes un dispositivo móvil iOS Android? Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas nuestros consejos sobre moda, belleza y estilo de vida. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Vanitatis

image beaconimage beaconimage beacon