Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Sexo en el agua: cinco riesgos y algunos consejos para practicarlo de forma segura

Logotipo de Vanitatis Vanitatis 25/07/2017 Marta Villalba

Cuando imaginamos unos cuerpos resbaladizos sacándose brillo bajo el agua de una playa, la piscina o la bañera nos viene a la cabeza una imagen tórrida, de película cargada de erotismo. Pero ese momento 'hot' tal vez no resulte tan idílico, sino más bien un infierno. Héctor Galván, psicólogo clínico, sexólogo y director clínico del Instituto Madrid de Sexología explica las razones por las que ese encuentro acuático puede ser un peligro.

Fricción dolorosa

Para tener relaciones sexuales satisfactorias es necesaria una buena lubricación de la vagina. Bajo el agua, esta lubricación desaparecerá en gran medida hasta incluso poder ser eliminada totalmente. Esto ocasionaría sequedad, fricción y tanto el cloro de las piscinas como la sal del mar pueden causarnos una posible irritación. Por lo tanto, bien durante el coito o después de mantener la relación es posible que se sienta dolor o incomodidad.

Protección insuficiente

Si se suelen mantener relaciones sexuales con preservativo, bajo el agua no puedes confiar en él como método de protección. La lubricación que aporta el preservativo se pierde y el látex es un material que se resiente con el agua. Por lo tanto, la probabilidad de rotura es mucho mayor, con la pérdida total de protección y el consecuente peligro que esto conlleva en el contagio de enfermedades de trasmisión sexual.

Riesgo de embarazo

Muchas personas tienen la creencia errónea de que si se mantienen relaciones sexuales dentro del agua, no existe riesgo de embarazo. Esto es incierto. Ni el jabón en la bañera, ni la sal en el mar, ni el cloro en las piscinas eliminarán la posibilidad de embarazo. Si la relación sexual es completa y el esperma entra en contacto directo con el interior de la vagina, el agua que haya alrededor de nosotros no interfiere en el proceso, por lo que la probabilidad de embarazo es real.

Bacterias y hongos

Tanto si mantienes relaciones sexuales en la playa como en una piscina, se corre riesgo de infección. El agua contiene bacterias y, sobre todo, en ríos, playas o piscinas públicas, no siempre es el medio más limpio. Por otra parte, el cloro de las piscinas puede provocar irritación o interrumpir el pH natural de la vagina.

Incomodidad en el agua

Si mantenemos relaciones sexuales en una piscina o playa, deberemos tener en cuenta algunas precauciones propias del medio. Será recomendable no adentrarnos demasiado en el mar por los peligros que esto conlleva. Además, hay que considerar que por la sensación de poco peso debajo del agua y el menor control de nuestro cuerpo, se debe procurar mantener el equilibrio para evitar lesiones o fracturas en el pene por un mal gesto repentino. Del mismo modo, que si practicamos sexo en la ducha o piscinas, se deberá tener especial cuidado con caídas y resbalones.

¿Cómo practicarlo?

Para evitar los riesgos de mantener relaciones sexuales dentro del agua, Galván recomienda realizar la penetración fuera, para bañarse después si se desea. Y no solamente debemos ceñirnos al coito o relación sexual con penetración. Dentro del agua, la pareja puede practicar la masturbación o realizar otro tipo de prácticas sexuales menos inseguras.

© Externa

Si de todas maneras se ha decidido mantener una relación sexual completa dentro del agua, es aconsejable utilizar preservativo para evitar enfermedades de trasmisión sexual o embarazos no deseados. Sin embargo, dados los peligros de rotura del preservativo, se recomienda ponerlo fuera del agua, una vez el pene esté totalmente erecto y revisando cada pocos minutos si ha habido alguna rotura o percance con él (lo cual hace que no sea una forma demasiado relajada y placentera de mantener una relación sexual). Por último, el sexólogo recomienda revisar las condiciones higiénicas y el estado del agua para prevenir infecciones y hongos.

¿Tienes un dispositivo móvil iOS o Android? Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas nuestros consejos sobre moda, belleza y estilo de vida. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Vanitatis

image beaconimage beaconimage beacon