Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Si te vas de vacaciones, abandona también las redes sociales

Logotipo de GQ GQ 01/08/2017 GQ

¿De verdad quieres pasarte tus días de recarga personal discutiendo sobre fichajes con avatares de anime? 1 © Proporcionado por Revista GQ 1

Si empiezas ahora tus vacaciones, plantéate una cosa: cada día de tu vida laboral, desenfundas el móvil entre 46 y 83 veces. Gran parte de la culpa la tienen las notificaciones, esas que reclaman tu atención cuando alguien tuitea, actualiza Facebook, sube una nueva foto a Instagram o te dan un like. Esas notificaciones reclaman tanto tu tiempo y tu atención como una llamada de tu jefe o ese importante correo electrónico. Y se supone que te vas de vacaciones para recargar. Literalmente: está bastante comprobado que las vacaciones, especialmente aquellas en las que viajas a otros sitios, sirven para experimentar bastantes más emociones positivas que las que tienes en tu vida diaria.

Quizás pienses que lo de las redes no es para tanto: te gusta estar conectado, tienes un espacio social creado en Internet, para qué te vas de vacaciones si no es para petar Instagram de fotos de "aquí, sufriendo", etcétera. Pero cada una de esas notificaciones te saca de lo que estés haciendo e interrumpe tu actividad cerebral. En el caso de las vacaciones, te ausenta por un momento de la playa, la inmersión en la naturaleza o tu Hawai casero particular. Te roban tus momentos y luego tardan en devolvértelos, como explicaba Nicholas Carr en 'Superficiales. ¿Qué está haciendo Internet con nuestras mentes?'.

Sería cínico por nuestra parte proponerte que desconectases del todo, así que te vamos a proponer la segunda mejor opción: desconectar las notificaciones. Aunque al principio se pensaron para que no estuvieses desbloqueando el móvil (o pulsando F5 en el ordenador si ya no cuentas como millennial) cada cinco minutos "por si ha pasado algo en Internet", cada plataforma las ha convertido en una forma de engancharte y no soltarte. En serio, lo tienen estudiadísimo. Una vibración, una lucecita, una ristra de cosas por ver que demandan que mires el móvil y pases tiempo en cada una de esas apps.

Bloquéalas. Todas. Durante el tiempo que duren tus vacaciones. No te estamos diciendo que no subas fotos a Instagram ni dejes de consultar tus replies likes pero, ¿qué tal si lo limitas a un par de veces al día y te dedicas a disfrutar de tus días de descanso? Tampoco somos extremos: adelante con Google Maps, aprovecha que Netflix y el resto de plataformas te dejan descargar capítulos en el móvil para darte el gustazo, impensable hace unos años, de ver 'Juego de tronos' entre baño y baño (piensa también que, sin notificaciones ni consultas cada dos segundos, puedes vivir en un mundo donde no existen los spoilers).

No renuncies a la tecnología, pero no dejes que te tenga atrapado como hace el resto del tiempo. Desconectar de las redes sociales y de las notificaciones en general te permitirá sumergirte más en tu viaje y descanso e, irónicamente, prestar más atención al presente. Al tuyo, queremos decir. Al que estás viviendo. Y hay un último motivo para que te roguemos encarecidamente que desconectes las vibraciones y las lucecitas y las notificaciones: recuerda que las redes sociales están llenas de gente muy enfadada.

Que está comprobado que el cabreo es contagioso. Y que, como ya escribimos en su momento, cuando te enfadas en Internet te conviertes en alguien más infeliz en la vida real. Y en teoría te ibas de vacaciones para empaparte de emociones positivas. Si vas a terminar discutiendo fichajes con un avatar de Naruto en 140 caracteres, poco importa que estés en el lugar más paradisíaco del mundo en buena compañía. El día te lo van a joder igual.

www.revistagq.com

]]>

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de GQ

image beaconimage beaconimage beacon