Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Siempre está con mocos

Crecer Feliz Crecer Feliz 11/02/2016 Ester Alonso. Asesor médico: J.M. Sanz-Gadea, pediatra

cosas-3 © Proporcionado por Crecer Feliz cosas-3

Durante los meses fríos los virus del resfriado campan a sus anchas (hay más de 200) y los niños pequeños son auténticos expertos en atraparlos. El resultado: catarros frecuentes, que pueden persistir incluso durante 10-15 días, y la sensación de que el niño está siempre moqueando. Con razón se dice que los niños a esta edad aún son unos “mocosos”. ¿Cómo conviene actuar?

De acuosos a espesos Un resfriado típico de estas edades (la mayoría provocados por rhinovirus) comienza con mocos de color claro o transparente, como agua, algunos estornudos y quizá un poco de fiebre (menos de 39 ºC), malestar, dolor de garganta o de tripa y una tos seca e irritativa que resulta más molesta por la noche.

A los 3-5 días las molestias disminuyen, aunque la secreción nasal se hace más espesa y pasa a ser amarilla o verdosa. Y la tos continúa, pero se vuelve más “productiva” y arranca las mucosidades del pecho (no se ven porque el niño se las traga). En total, puede durar de una a dos semanas.

Si se ha resfriadoNo hay medicinas para curar los resfriados (los antibióticos sólo se recetan cuando existe una sobreinfección bacteriana), el niño tiene que pasarlos. Sí los hay para aliviar los síntomas. Además de un antitérmico, si hay fiebre alta, el médico puede prescribir un jarabe...

Antihistamínico. Disminuye las secreciones (aunque las espesa). Descongestionante. Reduce la inflamación de las mucosas. Expectorante. Ayuda a expulsar las mucosidades. Antitusivo. Calma la tos. Es importante que enseñes al niño a “soplar” los mocos. Puedes usar una pera para extraerlos si son muy espesos (tras reblandecerlos con suero nasal), pero con esta edad (sobre los 3 años) es mejor que el niño se suene en el pañuelo (de papel, desechable). Úntale vaselina en la nariz para que no se le irrite. Y despéjasela sobre todo antes de darle de comer y de acostarle, con tanto moco comerá y dormirá peor.

Otros motivosUna secreción nasal acuosa, con estornudos, puede ser indicio de alergia respiratoria. Y una que sigue siendo espesa y verdosa después de 10 días, de sinusitis. El médico lo estudiará. Pero en la mayoría de los casos, como decimos, los causantes son los virus.

Buena hidrataciónPara reponer el agua que pierde el niño que está con mocos (y más si tiene algo de fiebre) y para que éstos sean más fluidos y fáciles de expulsar...

Dile que beba agua a menudo, no esperes a que te la pida. Usa un humidificador si el ambiente está seco por la calefacción. Ponle gotas de suero fisiológico en la nariz para ablandar la mucosidad. Aprovecha para sonarle la nariz al bañarle, cuando los mocos están reblandecidos por el vapor del agua. ¿Lo sabías?Existe la creencia de que los niños se resfrían por ir poco abrigados, por salir con el pelo mojado... No es cierta, los virus del resfriado se contagian de una persona a otra. Lo que sí es verdad es que en las épocas en las que hace frío, estos virus son más abundantes y activos.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Crecer Feliz

image beaconimage beaconimage beacon