Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Siete casas de campo (y ciudad) con chimenea para hacer tu escapada más sexy

Vanitatis Vanitatis 24/11/2016 Ángeles Castillo

Lo del calor del hogar suena mejor que bien. Y no digamos ya cuando es literal y sucede realmente al ladito de la chimenea y frente al fuego hipnotizador. Entonces ya lo casero pasa de doméstico a espectacular. Mira qué casas de campo (o de ciudad) para vivir un otoño-invierno más abrigadito, especial y, por qué no decirlo, romántico. Pero pensando no tanto en San Valentín como en Villa Diodati (Suiza), por eso de la mansión y sus alrededores, sentados junto a Lord Byron y Mary Shelley (nada que ver esta vez con Frankenstein). De pronto todo se nos ha hecho más ¿sexy?

1. En un pueblo típico mallorquín

En lo alto de la sierra de Tramontana, en el valle de Sóller, en un pueblo mallorquín tradicional de calles de adoquines y fachadas de piedra que no podía ser más bonito de lo que es, Fornalutx, ilustrado con naranjos y limoneros, encontramos esta casa construida hace más de 400 años pero renovada con gusto exquisito: el del blanco, los rincones luminosos, los techos altos, las lámparas de araña, los amplios ventanales con espléndidas vistas y, claro, la chimenea. La tienes en Homeaway: 75 metros cuadrados en una sola planta con una habitación y un aire, digamos, de antes. No dejes de coger eltren de madera de Sóller, que te llevará a Palma (27,3 km), ni de recorrer la sinuosa Tramontana y parar en Deià para honrar a Robert Graves. Si, además, te pones en tu reproductor de música a Chopin, ya tocarás el cielo.

No se sabe si hay más encanto dentro o fuera de esta casa balear © Proporcionado por Glamouratis No se sabe si hay más encanto dentro o fuera de esta casa balear

Precio: 99 euros por noche.

2. En una masía del Bajo Ampurdán

Sí, una masía del siglo XIV, con toda su historia y tradición a cuestas, lejos pero cerca del Ampurdán alto de Dalí, a un tiro de piedra de la Costa Brava, entre el mar y la montaña. Can Bassa es una de las casas rurales mejor valoradas por el buscador Trivago y con razón, pero en realidad no es una sino cinco (El Pou, Els Angels, La Era, Lledoner, que es el antiguo pajar, y El Pati), más el hotel. Tiene el espíritu del lino y el algodón y el olor de la lavanda, además de encanto para dar y tomar. Más todavía porque se alza en un pueblo precioso en el Ampurdán más deconocido, Madremanya, y presume de eso tan bucólico que es la vida en el campo. Aquí cunden los mercados ecológicos, donde se hace grande la gastronomía y la artesanía. No te olvides de acercarte a Púbol y visitar la casa que fue de Gala (y Salvador). 

La casa Lledoner es el antiguo pajar de la masía © Proporcionado por Glamouratis La casa Lledoner es el antiguo pajar de la masía

Precio: en el Lledoner, 220 euros por noche (4 personas).

3. En el corazón del Madrid de las Letras

No todo iban a ser lugares paradisiacos envueltos en verde y rendidos a la bucólica, este apartamento está pensado para urbanitas a los que les vuelve locos la ciudad y sus cosas. Son 180 metros cuadrados en el barrio de las Letras, con tres balcones que dan a la calle Atocha, tres habitaciones y el mismo número de baños. ¿Te imaginas encender la chimenea después de vivir el frío capitalino frente al Palacio Real o en las colas que se forman para entrar al siempre solicitado museo del Prado? La tienes en Homeaway. Te gustará estar en el barrio de Cervantes, Quevedo, Góngora o Lope de Vega. No olvides que también es el de las Musas. Por si te cae algo.

Una chimenea en la gran ciudad: no se puede pedir más © Proporcionado por Glamouratis Una chimenea en la gran ciudad: no se puede pedir más

Precio: 236 euros por noche.

4. En el Tirol de las flores y las montañas

Nos hemos ido a Alpbach, al que dicen que es uno de los pueblos más bonitos de Austria, allá en el Tirol, a los pies de los Alpes, donde esquiar o subirse a un trineo es como comer, lo mismo que sentarse después junto a la chimenea a ver la vida pasar. Esto más que casa es mansión: 200 metros cuadrados, diez habitaciones, diez baños, una sauna, un jacuzzi, una piscina privada y una sala de estar con unas vistas a la montaña de quitar el sentido. Y luego está el fuego haciendo todo más maravilloso aún, en este ambiente rústico tan tan natural. Con nieve resulta de postal. Reina, cómo no, la madera. Puedes verla con todo lujo de detalles aquí.

Y además de la chimenea, están estas espectaculares vistas © Proporcionado por Glamouratis Y además de la chimenea, están estas espectaculares vistas

Precio: 1.853 euros por noche.

5. En el valle de Arán, al resguardo de los Pirineos

Justo donde se halla Baqueira-Beret, paraíso del esquí, que para eso es la estación más grande de España y desde la que se ven, por cierto, las cumbres del Maladeta y el Aneto. Aquí, la plataforma de alquiler privado Wimdu nos propone un apartamento para ocho en una urbanización privada y a solo 300 metros de las pistas, con vistas a la montaña –tan necesario– y traslado gratuito a la nieve. Después, solo querrás estar pegadito a la chimenea. Y cuando salgas, no te pierdas las iglesias románicas del valle de Arán (Lérida), empezando por el mismo Salardú.

Tu próximo refugio en Baqueira © Proporcionado por Glamouratis Tu próximo refugio en Baqueira

Precio: desde 44 euros por persona.

6. En la Granada de las casas cueva y con vistas

Entre los barrios del Albaicín y el Sacromonte, en medio de las casas cueva que hablan tanto de otro tiempo en esta ciudad, nos espera una casita para dos con unas vistas sobre la Alhambra que te recordarán las del mirador de san Nicolás. Y allá en el fondo, Sierra Nevada, que seguramente lo estará, y todo el esplendor de la Granada de los dos ríos, la calle Elvira, la Calderería Nueva (el pequeño Marrakech) y el paseo de los Tristes. Déjate caer por allí y alégrate. Te enamorará. Y que suene Morente.

Esta casita está entre el Sacromonte y el Albaicín © Proporcionado por Glamouratis Esta casita está entre el Sacromonte y el Albaicín

Precio: desde 27 euros por persona.

7. En los Alpes franceses, casi ya en Italia

Concretamente en la afamada localidad de Val d’Isère, en el parque nacional de la Vanoise, con cimas de más de 3.000 metros y sus emocionantes glaciares, en el corazón mismo de los Alpes, al sur del MontBlanc, en un ambiente muy invernal que te empujará al esquí. El pueblo es encantador y la estación, la reina de este deporte. Puedes alojarte en esta villa de lujo de fachada de piedra y balcones con vistas al soberbio paisaje. Tiene cuatro habitaciones, cuatro baños, una sauna, una piscina climatizada privada y una decoración un tanto barroca que resulta singular. La chimenea terminará de redondear tu escapada. Se llama, atención, Majestic Chalet Toit du Monde. De donde quiera que vayas por estos alrededores saldrás fascinado. Es lo que tiene estar en un enclave así.

Lujo alpino: nieve por fuera, fuego por dentro © Proporcionado por Glamouratis Lujo alpino: nieve por fuera, fuego por dentro

Precio: 3.108 euros por noche.

© Externa
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Vanitatis

image beaconimage beaconimage beacon