Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Siete trucos para asegurarte de que compras el sujetador correcto

Vanitatis Vanitatis 07/04/2016 Vicky Vera
© Externa

Que si me aprieta por aquí, que si aquí me saca una especie de michelín, que si se me está clavando algo en este lado... Elegir el sujetador perfecto es dar con aquel que sujete lo que tiene que sujetar y que sea cómodo; dos afirmaciones que parece imposible que vayan de la mano cuando hablamos de esta prenda, imprescindible para muchas y tortura para la mayoría.

Pero, si eres capaz de superar esa frustración, encontrar el sujetador adecuado a tu talla y a la forma de tu cuerpo no solo hará que te sientas más cómoda, sino que también conseguirá que te veas más atractiva. Es cierto que no existe un manual para seguir a rajatabla, pero sí una serie de consejos que pueden facilitarte las cosas a la hora de elegir tu nuevo sujetador. Recuérdalas el próximo día que vayas de compras.

1.- Toma buena nota de tu contorno

Es donde se situará la banda inferior del sujetador. Esta parte es la que va a determinar la sujeción correcta, por lo que se convierte en una medida imprescindible si quieres que el sostén se ajuste lo mejor posible (sujetando pero sin apretar). Una banda inferior correctamente ajustada debe descansar debajo del pecho y alrededor de la caja torácica. Para medir correctamente, hazlo justo debajo de la línea del busto y si el resultado es un número con decimales, redondea hacia el número entero más cercano.

2.- Mide bien la copa

La copa del sujetador debe abarcar el pecho al completo, sin dejar espacios entre este y el tórax. El sujetador debe apoyarse suavemente contra el cuerpo, sin oprimir, para evitar el efecto 'doble pecho'. Mide alrededor del pezón con la cinta de medir recta, llevándola desde la espalda hacia la parte delantera.

3.- Calcula tu talla

Con estas dos medidas, ya puedes calcular la talla de tu sujetador. Para ello, tienes que hacer una sencilla resta: medida de la copa – medida del contorno. Cada número de diferencia será una talla, de manera que si la diferencia es 1, tu talla será la A; si es 2, será la B; si es 3 será la C y así sucesivamente.

4.- La importancia de las tiras bien ajustadas

Aunque la mayor sujeción la proporciona la banda de debajo del pecho, que las tiras estén bien ajustadas es básico para que estemos cómodas. Si están muy apretadas, pueden ocasionarnos daño en la espalda y en los hombros. Por ello, deben apoyarse sobre los hombros de forma suave, pero sin que se caigan.

5.- Los tejidos también cuentan

La elección del tipo de tejido que queremos es tan importante como todo lo anterior. Algunos pueden producir irritaciones que resultan realmente molestas, así que decántate por aquellos que permitan la transpiración de la piel. Y si te gustan los encajes, pon especial atención a su calidad para que no te produzcan ningún tipo de picor.

6. Pruébatelos siempre antes de comprar

A veces vamos con muchas prisas o sencillamente no nos atrevemos a probarnos el sujetador en la tienda; es algo que debes superar. Procura ir con tiempo y no te cortes en pedir ayuda; las vendedoras de las tiendas de lencería saben lo que hacen.

7. Ojo con los sujetadores deportivos

Se merecen el mismo tratamiento que tus sujetadores normales e incluso se podría decir que una atención extra en lo que se refiere a la sujeción. Ten en cuenta que estos sujetadores los utilizas en una situación de mayor movimiento, por lo que las recomendaciones anteriores deben cumplirse al 100%.  

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Vanitatis

image beaconimage beaconimage beacon