Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Solo para peatones: Dubrovnik, Capri, Pontevedra y otros destinos sin coches

Vanitatis Vanitatis 07/10/2016 Ángeles Castillo

Como el aire y el mundo están tan contaminados, hemos decidido irnos a esas ciudades y rincones sin tantos humos en los que el rey no es un todoterreno híbrido ni una berlina ultraequipada último modelo, sino el ciudadano de a pie. Vamos, a aquellos destinos en los que el casco histórico y aledaños son un gran paso de cebra. El sueño de todo peatón (y viajero). Aquí querríamos vivir. Cierto es que se están dando pasos en esta dirección y que el pasado 22 de septiembre, sin ir más lejos, se celebró el Dia Mundial sin Automóvil, pero esto es otra cosa: el año y la vida entera sin coches. Aquí van siete destinos donde todo marcha sobre (dos) ruedas y un plan de viaje para el puente de Pilar, de miércoles a domingo (del 12 al 16 de octubre), que nos ha hecho la agencia de viajes 'online' Lastminute.com, esa a la que recurrir para escapadas de último minuto (o penúltimo).

1. Dubrovnik (Croacia)

La bella ciudad croata está protegida de los coches por una muralla centenaria de casi dos kilómetros de largo que la ha preservado como lo que es, una perla, la del Adriático. Es lo que tienen los cascos históricos de calles estrechas y empinadas, que se complican con recovecos, pasadizos y escaleras, que permanecen ajenos al paso del tiempo y los coches (por algo ha sido escenario de 'Juego de Tronos', en concreto el fuerte Lovrijenac). En Dubrovnik lo que sí hay es un gran tráfico de peatones. Todos quieren, cómo no, verla. Sobre todo desde lo alto de la muralla, desde donde se divisan los tejados rojos de la ciudad, como pintados por Chagall, junto a los campanarios de sus iglesias y las bóvedas de sus palacios. Y de fondo, el mar.

Escápate: vuelo desde Madrid + hotel desde 375 €.

Dubrovnik está hecha para ser pisada (Foto: Tambako The Jaguar - Flickr/Creative Commons) © Proporcionado por Glamouratis Dubrovnik está hecha para ser pisada (Foto: Tambako The Jaguar - Flickr/Creative Commons)

2. Pontevedra (España)

No hay que irse lejos, porque en España también hay casos. Ahí está Pontevedra, la capital de las Rías Baixas, y su apuesta todo a una carta, la del desarrollo sostenible. No es cuestión de moda ni de la ola 'bio' que nos lleva, sino de una decisión del alcalde que en 1999 optó por alejar los coches del centro y acabar de una vez por todas con el caos de tráfico y los ruidos. Hoy es ejemplo para otras villas europeas y no solo por su hospitalidad, legendaria, sino por ser el perfecto 'ecodestino'. En este sentido se ha llevado todos los premios: en 2014, el ONU-Hábitat, que la reconocía como una de las ciudades europeas mejores para vivir; y en 2015, el premio de excelencia urbana del Center for Active Design de Nueva York y el de Ciudad de Movilidad Inteligente Euro-China. El pontevedrés está obligado a andar. Por algo se la conoce como Boa Vila. Es muy monumental.

Escápate: vuelo desde Madrid + hotel desde 204 €.

Pontevedra es nuestra 'ecociudad' (Foto: Silviiia - Flickr/Creative Commons) © Proporcionado por Glamouratis Pontevedra es nuestra 'ecociudad' (Foto: Silviiia - Flickr/Creative Commons)

3. Copenhague (Dinamarca)

De este país nos lo esperábamos, porque es verde ya de por sí y muy ecológico, pero es que además la ciudad de la sirenita presume de tener una de las zonas peatonales más extensas y también más antiguas –data de 1962– del mundo: Strøget. Nada menos que un conjunto de calles que suman más de tres kilómetros en el corazón mismo de la ciudad. Eso por no hablar de lo que todos, muertos de envidia, sabemos: su profundo amor a la bicicleta. O dicho de otra manera, sus 400 kilómetros de carril bici. No son de ayer ni de anteayer: se empezaron a construir en 1910.

Escápate: vuelo desde Madrid + hotel desde 484 €

Recorre a pie Copenhague (Foto: Moyan Brenn - Flickr/Creative Commons) © Proporcionado por Glamouratis Recorre a pie Copenhague (Foto: Moyan Brenn - Flickr/Creative Commons)

4. Capri, Hydra y Mackinac (Italia, Grecia y EEUU)

A las islas hay que llegar en barco, como manda la tradición (marinera). Caso de la tentadora Capri, en la bahía de Nápoles, tan pequeña como encantadora, amada hasta la extenuación y que hay que recorrer sin prisas, mediterráneamente y a pie. En ella vivió Neruda y puede que fuera en sus contornos cuando Ulises oyó, como ahora nosotros, el canto de las sirenas. Cómo no querer a un lugar que huele a enebro y a limón. De la griega Hydra, tan maravillosa como tantas otra islas del azul Egeo, donde cunden los taxis acuáticos y donde la burros ostentan junto a las bicicletas el privilegio de ser los transportes públicos. Por algo fue refugio del novelista Henry Miller o del cantante Leonard Cohen. Hay gatos, rincones privilegiados, mansiones de piedra, tabernas, arte, artesanía y buena vida, mucha. Y, lejos de aquí, en el Atlántico, en el lago Huron (Michigan), Mackinac, donde la vida se vive a pie, cuando no en bicicleta o en carro de caballos, que causa sensación. ¿Contaminación? Lo que se respira es tranquilidad aquí.

Escápate: a Capri. Vuelo desde Madrid + hotel desde 407 €.

En Hydra, a pie o en burro (Foto: Jorge Cancela - Flickr/Creative Commons) © Proporcionado por Glamouratis En Hydra, a pie o en burro (Foto: Jorge Cancela - Flickr/Creative Commons)

5. Oslo (Noruega)

Otra vez el norte, Escandinavia, para recordar al mundo que se puede vivir respetando el medioambiente. El viajero sabe que Oslo es uno de los lugares más caros del mundo, pero también que es verde por demás: parques por doquier, islas incontables y no un río sino dos. Y, claro, tampoco hay tráfico en muchas de sus zonas, a pesar de ser el centro económico del país. Más ahora que el Gobierno se ha propuesto convertirla en la primera gran ciudad del mundo sin coches en el centro. ¿Cómo? Por el momento creando 60 kilómetros adicionales de carril bici y mejorando el transporte público.

Escápate: vuelo desde Madrid + hotel desde 375 €.   

Oslo aspira a ser la gran ciudad sin coches (Foto: Oddgeir Hvidsten - Flickr/Creative Common) © Proporcionado por Glamouratis Oslo aspira a ser la gran ciudad sin coches (Foto: Oddgeir Hvidsten - Flickr/Creative Common)

6. Friburgo y Hamburgo (Alemania)

Hamburgo tiene un plan, Green Netwook, con el que pretende borrar cualquier rastro de coches en el centro de la ciudad que aspira a ser más verde aún. Ahí están los pulmones que son el Jardín Botánico y el parque Planten un Blomen, su pasión por la bicicleta, que es religión, y su fe en el transporte público. Y tres cuartos de lo mismo pasa con Friburgo, la bella ciudad medieval, la de los puentes, verde también y en su caso a rabiar. De hecho, el distrito de Vauban es modelo de barrio sostenible, el paraíso urbano levantado sobre una antigua base militar. Prueba conseguida: el setenta por ciento de sus habitantes no tiene otro medio de transporte que la bicicleta.

Escápate: a Hamburgo. Vuelo desde Madrid + hotel desde 438 €.

En Friburgo tendrás que andar sí o sí (Foto: Paul Krueger - Flickr/Creative Commons) © Proporcionado por Glamouratis En Friburgo tendrás que andar sí o sí (Foto: Paul Krueger - Flickr/Creative Commons)

7. Houten (Holanda)

El reino de la bicicleta lo es también, cómo no, del peatón. Algo que se pone en evidencia cuando se viaja hasta un pueblo de la provincia de Utrecht, Houten, que fue diseñado para el ciudadano de a pie. Aquí todo se lleva sobre dos ruedas: desde las mascotas hasta la bolsa de la compra. La villa no tiene carreteras, sino calles y carriles bici (más de 120 kilómetros). Ah, y aparcamientos para 3.000 bicicletas. ¿Tráfico? Solo el de estas, que suele ser intenso, y el de los pies. Además, la ciudad está conectada a la vecina Utrecht y otras urbes por tren. Y encima tiene casas de colores muy pintorescas.

Escápate: vuelo desde Madrid + hotel desde 485 €.

En Holanda lo raro es ir en coche (Foto: Canadian Pacific - Flickr/Creative Commons) © Proporcionado por Glamouratis En Holanda lo raro es ir en coche (Foto: Canadian Pacific - Flickr/Creative Commons)

¿Tienes un dispositivo móvil iOS Android? Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas nuestros consejos sobre moda, belleza y estilo de vida. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí.

© Externa
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Vanitatis

image beaconimage beaconimage beacon