Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Todas las veces que Pedro Almodóvar estuvo a punto de irse a Hollywood

Harper's Bazaar Harper's Bazaar 13/10/2016 harpersbazaar.es

No sería hasta la nominación al Oscar de 1989, con Mujeres al borde de un ataque de nervios, que desde las tierras angelinas se dieran cuenta de la revolución almodovariana. Así que, en un enésimo alarde de escasa originalidad, desde Disney quisieron apuntarse a las locas aventuras de Sor Estiércol, Sor Perdida, Sor Rata de Callejón y Sor Víbora en Entre tinieblas (hoy, una de ellas se llamaría Sor Passo). Almodóvar se negaría a la llamada del Señor a Whoopi Goldberg y dejaría marchar a la encargada de demostrar que la leyenda urbana de la Iglesia acogiendo hasta a los más desamparados es mentira, bajo el grito de “no es una monja, es una cabaretera”.

No sería hasta la nominación al Oscar de 1989, con Mujeres al borde de un ataque de nervios, que desde las tierras angelinas se dieran cuenta de la revolución almodovariana. Así que, en un enésimo alarde de escasa originalidad, desde Disney quisieron apuntarse a las locas aventuras de Sor Estiércol, Sor Perdida, Sor Rata de Callejón y Sor Víbora en Entre tinieblas (hoy, una de ellas se llamaría Sor Passo). Almodóvar se negaría a la llamada del Señor a Whoopi Goldberg y dejaría marchar a la encargada de demostrar que la leyenda urbana de la Iglesia acogiendo hasta a los más desamparados es mentira, bajo el grito de “no es una monja, es una cabaretera”.
© Copyright © 2016 Hearst Magazines, S.L.

Lo vimos en Hitchcock, en Verhoeven o Polanski, pero también en Pitof o Boyle. Los directores europeos que sucumbieron a la seducción de un Hollywood hambriento de nuevos talentos no siempre han salido bien parados de esta atracción hacia el mal. Todo el mal que puede suponer el cine de autor en una industria en la que la mayoría de las veces lo último que importa es su visión personal. Lo que quizá pueda responder la pregunta sobre por qué Pedro Almodóvar nunca ha trabajado en Hollywood. Si la siguiente lista de películas que optaron a pasar por las manos de nuestro manchego hubieran llegado a buen puerto, la historia del cine reciente sería ahora muy diferente. O no. Sea como fuere, pensar en la mayoría de ellas con su retrato feminista del mundo que nos rodea tiene más sentido de lo que parece. Whoopi Goldberg como Sor Estiércol, cantando Oh Happy Day, incluida.

MÁS EN MSN:

Ewan McGregror se ofrece para un spin-off de 'Star Wars' centrado en Obi-Wan Kenobi

PATROCINADO: Cómprate una Xbox por menos de 100 €


Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Harper's Bazaar

image beaconimage beaconimage beacon