Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Tu rendimiento deportivo tiene mucho que ver con unos dientes sanos

Vanitatis Vanitatis 14/12/2015 Amor Sáez

Una buena salud bucodental no solo es importante para lucir sonrisa en tus 'selfies': es crucial para mejorar tu rendimiento deportivo. Te preguntarás qué tiene que ver la velocidad con el tocino, ¿verdad? Pues sí, tiene: las bacterias de la boca y una mala mordida, por ejemplo, pueden producir lesiones articulares, musculares y respiratorias. Te explicamos cuál es el problema y te damos la solución para conseguir unos dientes sanos.

El problema: bacterias en la boca

“En la boca se acumulan millones de bacterias que, al entrar en contacto con el flujo sanguíneo, pueden llegar a provocar el bloqueo de las arterias y producir infinidad de lesiones articulares y musculares. Estos problemas desembocan, a menudo, en un descenso de la capacidad física y el rendimiento”, aseguran desde la Clínica Trento (San Sebastián, tel. 943 31 69 44). Es más, el 40% de los futbolistas tiene caries y un 53% padece desgaste dental -causado por la acidez de las bebidas energéticas-, y un menor grado de salivación y del pH de la saliva durante el tiempo de entrenamiento, según un estudio de la University College de Londres (UCL). 

La solución: una correcta higiene dental

Según un informe realizado por el Insituto Dental ImplanT, uno de cada cuatro españoles -24%- se cepilla los dientes menos de dos veces al día, un 18% reconoce cepillarse una vez al día, y un 6% ni siquiera lo hace a diario. De hecho, la última Encuesta de Salud Oral en España, realizada por el Consejo de Dentistas, revela que entre un 92 y un 94% de la población adulta padece caries. “Hay que lavarse los dientes después de cada ingesta de alimentos o al menos tras las principales comidas del día. Además, hay que acostumbrarse a salir con el cepillo de dientes de casa para poder usarlo si se come fuera”, señala el doctor Martínez Orcajo, director del Instituto Dental ImplanT. Hay dos momentos del día en los que es esencial realizar una correcta higiene de la boca. En primer lugar, antes de ir a dormir: “La limpieza es muy importante, ya que las bacterias tienen más tiempo para atacar; se produce menos saliva y, por tanto, disminuye la protección que esta nos ofrece. Asimismo, baja el pH de la boca, por lo que se crea un ecosistema más ácido”. El otro momento clave del día es al despertar: “Idealmente tras el desayuno, puesto que por la noche se produce inevitablemente un pico de bacterias que, si no eliminamos por la mañana, seguirán perjudicando la boca hasta que nos volvamos a cepillar”, explica el doctor Martínez Orcajo. Además, tan importante como la frecuencia del cepillado es hacerlo de forma correcta, “ya que muchas veces no se dedica el tiempo (y la técnica) adecuado, que debe rondar los dos minutos. Y hay que cepillarse los dientes por todas sus caras y la lengua, hacerse enjuagues bucales y usar la seda dental o los cepillos interdentales”.

El problema: una mordida defectuosa

Otro de los problemas que influye en un peor rendimiento del deportista es el producido por la mala oclusión o mordida defectuosa, es decir, el modo en que los dientes maxilares y mandibulares se juntan cuando cerramos la boca. Según el odontólogo Iván Malagón (Madrid, tel. 91 781 00 81), “cuando no se tienen perfectamente alineados los dientes y bien distribuidas las fuerzas durante la función masticadora, se tiene un alto riesgo de lesión y de sufrir dolores de cuello, cefaleas, dolores de espalda, sobrecargas musculares en piernas, dolores articulares en caderas, rodillas y tobillos”.

Solución: analizar la alineación de los dientes

Es fundamental analizar la mordida del deportista, según el experto: “Existe una relación directa entre el equilibrio postural de nuestro cuerpo y la armonía en la función de nuestros dientes. Y, por ende, una mala alineación de los dientes está directamente relacionada con un mal rendimiento”, afirma. Para detectarlo y poner solución al problema, se utiliza una plataforma estabilométrica que refleja la huella plantar en estática, la huella durante el paso, la postura respecto a nuestro centro de gravedad, y mediante test se puede saber si el desequilibrio postural es debido a una mala mordida. “Se evalúa la pisada de ambos pies y detectan sobrecargas musculares y/o articulares, facilitando un diagnóstico adecuado y una solución al problema alineando los dientes con ortodoncia”, añade el Dr. Malagón.

Las ortodoncias más estéticas actualmente son la ortodoncia lingual y la ortodoncia invisible (tipo Invisaling). En la primera, los 'brackets' y el arco que se utilizan –los más conocidos se llaman Incognito y son ultrafinos-, se colocan en la cara interna de los dientes, de manera que no se ven. Precio: Desde 7.000 €. ¿Dónde? Ana González Blanco & Carlos García Soidán (Madrid, tel. 91 429 52 35. Oviedo, tel. 985 22 33 47). La segunda consta de una serie de férulas alineadoras totalmente invisibles que van ejerciendo una presión controlada y equilibrada sobre los dientes. Estas férulas se van cambiando cada 2 o 3 semanas; así, los dientes se van moviendo poco a poco y semana tras semana, hasta que consiguen la posición final. Precio: generalmente oscila entre 3.450 y 5.500 €. Pero, si solo es necesario llevar a cabo pequeños movimientos dentales, con una duración máxima de entre 3 y 7 meses, el precio puede rondar los 1.500-2.600 €. ¿Dónde? Prodentis José Ignacio Pérez Pérez (Málaga, tel. 951 05 04 23).

Tom Cruise es uno de los famosos que ha decidido corregir sus dientes © Proporcionado por Glamouratis Tom Cruise es uno de los famosos que ha decidido corregir sus dientes

El problema: rechinas los dientes

También el bruxismo –rechinar de dientes- es una dolencia muy frecuente en deportistas debido a la mayor tonicidad de los músculos mandibulares y a un esfuerzo continuado de los mismos, la mayoría de las veces de forma inconsciente.

La solución: una férula de descarga

Debes utilizar férulas de descarga o protectores bucales que eviten el rechinar de dientes inconsciente. “Son unos dispositivos de resina acrílica cuyo diseño depende de cada paciente. Se realizan en función de su anatomía y patología, y sirven para posicionar la mandíbula adecuadamente respecto a la base del cráneo. Ello hace que tanto ligamentos como músculos actúen armónicamente para que la función masticadora sea la adecuada y una mala mordida no provoque dolores de cabeza, sobrecargas…”, detalla el Dr. Malagón. Precio: entre 250 y 500 €, incluidos los ajustes y revisiones necesarias. ¿Dónde? Iván Malagón (Madrid, tel. 917 81 00 81).

Descarga la APP de Vanitatis en tu móvil o tablet y no te pierdas nuestros consejos de moda, belleza y estilo de vida. Pincha aquí.

© Externa
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Vanitatis

image beaconimage beaconimage beacon