Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Un collar de diamantes: el regalo de un millón de dólares que ha pedido Kim Kardashian por dar a luz

Vanitatis Vanitatis 07/12/2015 María Borja

Kim Kardashian ha dejado nada al azar. Un par de días antes de tener a su bebé decidió dejarle a Kanye West las cosas bien claras: quiere un regalo por parir, y ese regalo no puede ser un ramo de flores ni una joyita testimonial, no. Ella quiere una gargantilla de diamantes de Lorraine Schwartz valorada en más de un millón de dólares.

© Externa

Y para que su chico no pueda decir que él no lo sabía, Kim ha decidido pregonarlo mediante un post en su página web, disponible sólo para suscriptores de pago:  "Me gusta la idea de un 'push present' (literalmente, regalo por empujar). Después de nueve meses de embarazo, es una dulce y bien merecida forma de dar las gracias. Las mujeres atravesamos toda una gestación cargando con un bebé... así que... ¡tiene todo el sentido que recibamos algo maravilloso para mostrar lo maravillosas que somos! Para este embarazo me encantaría una gargantilla de diamantes de Lorraine Schwartz, igual que la que usé en la gala LACMA Art + Film del año pasado. ¿Demasiado? Jajaja".

Para preparar el terreno, Kim explicó que todas sus amigas reciben un "push present". "Una de ellas recibió un anillo de diamantes que siempre había deseado, y otra amiga consigió un coche nuevo..." Y, por si acaso alguien pone en duda que realmente se merezca un joyón,  la celebrity destaca sus méritos: "Ya sabéis que el embarazo no es para mí. No es que me queje, sólo trato de ser honesta: lo odio. Mi madre y mi hermana me han contado un montón de historias acerca de lo fabuloso que es estar embarazada, pero a mí no me lo parece, y no voy a estar aquí mintiendo y diciendo que es una experiencia genial. Es horrible".

Tras tanto sufrimiento, verdaderamente entendemos que la pobre chica espere recibir un regalo valorado en un millón de horas. Ya lo sabes, Kanye, tienes que superarte: si en su anterior parto tuviste a bien regalarle una pulsera de Cartier de 65.000 dólares, ahora te toca estirarte e ir a por el collar de Lorraine Schwartz. Es lo que tiene dejar preñada a Kim Kardashian. 

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Vanitatis

image beaconimage beaconimage beacon