Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Un hombre soltero: cómo hacer de tu casa el hogar de un gentleman

Vanitatis Vanitatis 14/01/2016 Juanjo Madrigal

La localización y la fotografía lo son todo. Lo sabía y lo sabe el diseñador (y director de cine) estadounidense Tom Ford el día en que se aventuró a rodar su exitosa película ‘Un hombre soltero’, protagonizada por Colin Firth. La célebre casa Schaffer –el hogar donde vive el profesor al que da vida el actor– fue diseñada por John Lautner en 1949. Hasta que, 60 años después, el modisto decidió convertirla en el epicentro ‘deco’ del filme. Una oda a lo 'vintage'. 

Paredes forradas en madera, suelos de agradable moqueta y sofás semicirculares tapizados con terciopelo. Una estética de corte ‘sixties’ que traspasó la gran pantalla y que ha convertido una casa de Glendale (California) en todo un icono decorativo. 

Al otro lado del celuloide, también existen otras muchas realidades. Otros muchos pisos de soltero. De hombres que viven solos. Estudios, apartamentos o ‘lofts’ donde habitan ‘gentlemen’ de un corte estético similar al de Firth en la cinta o de un estilo ‘preppy’ de andar por casa. Pero un habitáculo –por pequeño que sea– con cierto encanto. 

Superar las trabas que suponen los espacios reducidos se convierte en todo un arte a la hora de amueblar una casa. Los quebraderos de cabeza vienen con las dimensiones. Pero también con los pequeños detalles. Los que verdaderamente cuentan. ¿Cómo resolver con maestría (y desde el primer elemento hasta el último) la decoración del salón y el dormitorio de un ’single’? A continuación, la respuesta. 

1. Salón de aires nórdicos

Pincha sobre la imagen para ver la galería fotográfica (Maisons du Monde) © Proporcionado por Glamouratis Pincha sobre la imagen para ver la galería fotográfica (Maisons du Monde)

Hace años que los estilos nórdico y escandinavo llegaron para quedarse. Muebles con diseños racionales y 'minimal' imperan en más de un salón. Combinar con maestría piezas propias de las décadas de los 40, 50 y 60 es todo un reto ya que no es fácil restarles protagonismo. Aunque no imposible. Sofás y sillones tapizados en lana o piel pueden convertirse en elementos decorativos que aportan, con su robustez, cierta delicadeza a espacios habitados por solteros. 

Nada como buscar piezas de apariencia geométrica para que las líneas rectas imperen en la estancia. Como los colores. Decorar con tonos neutros, desde las paredes hasta las alfombras, habría de convertirse en una máxima. Blancos, grises y marrones son siempre una buena mezcla. ¿El resultado? Un salón sencillo que lleva, sin duda, el sello de un hombre. El dueño del hogar. En los detalles que pueblan estanterías, mesas o muebles auxiliares reside la nota diferenciadora. 

2. Una habitación en sintonía

Jugar con un estilo similar al del salón en el dormitorio no es tarea menor. Aunque hacerlo sin que parezcan habitaciones fotocopiadas es posible. En el color de las paredes está el truco. Apostar por tonos a medio camino entre un gris o un pizarra mezclado con blancos puede resultar todo un acierto. Las notas de color llegan con la ropa de cama o los elementos decorativos circundantes a la misma. Optar por muebles fabricados en madera de roble o haya son sinónimo de atemporalidad y de buen gusto. El mismo que ha de mover la conciencia ('deco') del propietario y los invitados a un piso de soltero. 

Pincha sobre la imagen para ver la galería fotográfica (Ercol) © Proporcionado por Glamouratis Pincha sobre la imagen para ver la galería fotográfica (Ercol)

¿Tienes un dispositivo móvil iOS Android? Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas nuestros consejos de moda, belleza y estilo de vida. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí. 

Superar las trabas que suponen los espacios reducidos se convierte en todo un arte a la hora de amueblar una casa. Los quebraderos de cabeza vienen con las dimensiones. Pero también con los pequeños detalles. Los que verdaderamente cuentan. ¿Cómo resolver con maestría (y desde el primer elemento hasta el último) la decoración del salón y el dormitorio de un ’single’? A continuación, la respuesta. ¿Tienes un dispositivo móvil iOS o Android? Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas nuestros consejos de moda, belleza y estilo de vida. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí. © Externa Superar las trabas que suponen los espacios reducidos se convierte en todo un arte a la hora de amueblar una casa. Los quebraderos de cabeza vienen con las dimensiones. Pero también con los pequeños detalles. Los que verdaderamente cuentan. ¿Cómo resolver con maestría (y desde el primer elemento hasta el último) la decoración del salón y el dormitorio de un ’single’? A continuación, la respuesta. ¿Tienes un dispositivo móvil iOS o Android? Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas nuestros consejos de moda, belleza y estilo de vida. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí.
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Vanitatis

image beaconimage beaconimage beacon