Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Vacaciones ¿diferentes? Cinco formas de viajar sola

Logotipo de YoDona YoDona 03/08/2017 elmundo.es
Mujer a la salida del aeropuerto. / EFE © EFE Mujer a la salida del aeropuerto. / EFE

Hemos pedido a experimentadas viajeras solitarias que compartan con las lectoras de Yo Dona su aventura más especial. Desde una propuesta para vivir unas Maldivas 'low cost' hasta embarcarse en un carguero comercial, todas estas historias coinciden en que marcaron un antes y un después en la vida de unas mujeres que hoy se sienten más satisfechas y plenas que nunca.

Sudeste asiático para 'dummies'

  • Patricia Jiménez Orduno
  • Quién es: Escritora, bloguera y fotógrafa navarra. En 2014 dejó su trabajo en una farmacéutica y dio un cambio a su vida. En su blog dejarlotodoeirse.com comparte secretos para viajar alrededor del mundo con bajo presupuesto.
  • Presupuesto: Desde 20 al día hasta 1.500 la quincena.

Viajar a esta zona es una experiencia que toda mujer debe vivir alguna vez en su vida. Es un destino turístico, sencillo y económico, perfecto para quien comienza a salir en solitario; pero a la vez posee una cultura tan bonita, extensa y diferente que consigue sorprenderte cada día. En mi caso, el viaje lo inicié sin billete de vuelta porque tenía muchas dudas y miedos sobre cómo iba a sentirme, pero finalmente la aventura se alargó siete meses.

Comencé por el norte de Tailandia, continué en Laos y crucé a Camboya, un país precioso que considero que está algo infravalorado ya que, normalmente, la gente se limita a visitar los templos de Angkor y después sale corriendo hacia otros países vecinos. Recorrí Vietnam de sur a norte y volé hasta Kuala Lumpur. Tras un mes por Malasia pasé un par de días en Singapur y volé a Indonesia, el país que me robó el corazón. Allí sufrí en primera persona la ley Sharia en Banda Aceh, al oeste de Sumatra, cuando los vecinos de las chicas que me alojaban me sacaron de la cama en mitad de la noche al creer que estaban hospedando a un chico. Caminé por la selva entre orangutanes, visité volcanes, fui invitada al banquete de una boda balinesa e hice un retiro de cinco días en un templo budista donde aprendí mis primeras lecciones sobre meditación. Hablo de Asia y se me marca una sonrisa en la cara. Sin duda volvería al Sudeste asiático, especialmente a Indonesia.

© Proporcionado por YoDona Maldivas no es un destino sólo para parejas de luna de miel. Foto: Shutterstock.

Maldivas 'low cost'

  • Anita Córdova
  • Quién es:Tras quedar marcada al cubrir el conflicto palestino-isrraelí, esta periodista vendió su casa, dejó el trabajo y desde entonces recorre el mundo y escribe su blog viajosolaymeencanta.com.
  • Presupuesto: Alrededor de los 1.200 (7 días).

Aterricé en Maldivas convencida de que era un destino extremadamente caro y reservado a parejas que se encontraban de luna de miel. Pronto descubrí que esa es solo una faceta de este lugar paradisíaco que puede visitarse sin necesidad de gastar una fortuna. A diferencia de los turistas más exclusivos, que van directos en hidroavión o 'speed boat' desde el aeropuerto a sus 'resorts' de lujo, decidí quedarme una noche en Malé, la capital, para conocer cómo vive la población local. Allí tomé el ferry público o 'slow boat', el medio de transporte más económico -apenas cuesta dos euros- y el más utilizado por los habitantes para llegar hasta las islas de Maafushi y Gulhi. Ambas son una buena opción para hospedarse ya que están cerca de la capital y es posible encontrar pequeños y agradables hoteles por 52 euros.

Estas islas cuentan además con una 'bikini beach'; es decir, una playa donde está permitido el uso del biquini, ya que este es un país musulmán y está prohibido mostrar el cuerpo. Aquí las mujeres, incluso las más jovencitas, se visten de pies a cabeza de riguroso negro y en ocasiones solo dejan al descubierto los ojos. Curiosamente, esta prohibición no rige en los resorts de lujo. Si tu presupuesto es ajustado y no puedes pagar los cerca de 850 euros que cuesta un cinco estrellas en una isla privada, puedes conformarte con dar un paseo por alguna de ellas. Por solo 250 euros me desquité durante una semana en el Maafushi Salt Beach Hotel.

A bordo de un carguero

  • Pilar Arranz
  • Quién es: Periodista especialista en encontrar las mejores gangas en viajes y moda.
  • Presupuesto: Desde 700 (7 días por Europa) hasta 10.000 euros (90 días alrededor del mundo)

Hay quien desconoce su existencia, pero quizá viajar en un barco de carga es la forma más original de recorrer el mundo sin arruinarse. Algunos mercantes disponen de camarotes para acomodar a viajeros particulares, una fantástica opción para los amantes del mar que no desean ver cómo se duplica el precio de una cabina por el hecho de viajar en solitario y que además huyen de la típica actividad de un crucero. Por una cantidad que oscila entre los 60 y los 100 euros por jornada se puede disfrutar de un más que cómodo y bien equipado camarote con baño y tres comidas al día, que se comparten con los oficiales.

Los barcos -algunos con piscina y gimnasio- suelen hacer escalas de al menos 12 horas en los distintos puertos, lo que permite al viajero conocer las ciudades mientras el barco está atracado. Las compañías que comercializan este servicio se encargan de todos los trámites para que el interesado llegue al muelle, suba a bordo y disfrute de una experiencia inigualable y adictiva.

¿No ligas en Israel? Háztelo mirar

  • Elisabeth Iborra
  • Quién es: Periodista especializada en relaciones entre hombres y mujeres. Su último libro, Miss Lizzy Fogg, recoge de una manera divertida e irónica los viajes en solitario de las mujeres del siglo XXI.
  • Presupuesto: Entre 1.500 y 2.000 euros (15 días).

Este país de Oriente Próximo es el destino perfecto para viajar sola. Aquí tienes todas las papeletas para ligar dada la inusitada cantidad de guapos por metro cuadrado (además, son unos seductores de nivel alerta roja). A ello se suma que este lugar aúna lo mejor de los países europeos -donde nosotras nos movemos con razonable seguridad- con un toque exótico. Como resultado, estos impresionantes machos no te van a vapulear ni a mirar por encima del hombro.

En Jerusalén búscate un guía que te explique el origen de la ciudad y de todas sus religiones. De ahí cruza el desierto hasta Eilat, en el Mar Rojo, la meca del submarinismo mundial, y sube al spa gigante del Mar Muerto para después proseguir por el desierto de Negev y ver el Timma Park. También debes visitar la fortaleza de Herodes en Massada y el kibutz, jardín botánico del oasis de Ein Guedi. Por último, resérvate una semana en Tel Aviv. Cosmopolita y creativa, te va a enganchar.

© Proporcionado por YoDona California es un lugar al que hay que ri al menos una vez en la vida. Foto: Shutterstock

De 'road trip' por california

  • Rosa Martínez
  • Quién es: Sus amigas no podían acompañarla y tampoco tenía pareja. Tras su separación, esta fotógrafa no quiso perder la oportunidad de viajar y decidió hacerlo sola. El resultado fue tan positivo que quiso compartir todas sus experiencias, y las de otras mujeres, a través del proyecto 'viajosola.com'
  • Presupuesto: En torno a los 1.700 euros (incluido vuelo, alojamiento, comida y alquiler de coche).

Uno de mis mejores viajes fue la aventura en coche por California, una zona muy segura. Empecé en Los Ángeles, en Los Feliz, lleno de locales con encanto y cerca del Observatorio Griffith, donde se ve el mejor amanecer de la ciudad. En L.A. es imprescindible alquilar un coche, pero ten cuidado con dónde aparcas ya pueden multarte rápidamente. Teniendo transporte propio yo pasaría un día entero en esta ciudad: despertaría en Venice, alquilaría una bici para ir a Santa Mónica y pasaría la tarde en Abbot Kinney, con sus increíbles tiendas y su ambiente californiano. Mi siguiente parada fue Las Vegas, una ciudad que no me gustó. Aun así, reconozco que es un lugar al que hay que ir al menos una vez en la vida para comer en alguno de sus restaurantes temáticos, alucinar con la decadencia del ser humano en los casinos o ver algún espectáculo del Circo del Sol. Luego me dirigí a Yosemite a través del Death Valley. Las 10 horas que separan la ciudad del juego de este parque nacional fueron las más divertidas del viaje. Me sentí como Thelma y Louise. Yosemite y su naturaleza me encantaron. Os recomiendo dormir en una tienda de tela, ¡y tened cuidado con los osos! La última ciudad fue San Francisco. Allí me alojé en el hostel Green Tortoise, donde es fácil relacionarte con la gente gracias a las actividades que se organizan. Si viajas sola es normal compartir habitación, una experiencia que merece la pena si quieres conocer gente. En esa zona hay muchos locales con música en directo. Una ciudad que siempre recomiendo.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de YoDona

image beaconimage beaconimage beacon