Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Viajar solo, ¿pesadilla u oportunidad?

Harper's Bazaar Harper's Bazaar 06/07/2016 harpersbazaar.es

Viajar solo no es lo mismo que hacerlo en soledad. Quienes necesitan unos días para sí mismos tienen opciones de relax y retiro en las que disfrutar del silencio, de la introspección... pero qué pasa con los que viajan solos, pero eligen vacaciones en las que están literalmente rodeados de gente. Son personas que no dejan de viajar por no tener quien le acompañe, o que simplemente prefieren hacerlo así e ir a su ritmo. Gente que no busca un monasterio en el que pensar, sino disfrutar de un resort, un crucero, una aventura... fórmulas que normalmente asociamos a viajar en pareja, en grupo o en familia.

Sin embargo, surge la duda de si es o no una buena idea irse solo a este tipo de vacaciones. ¿Obligan a hacer amigos? ¿Es firmar una semana de aburrimiento supino? Analizamos los pros y los contras de viajar solo, mitos y verdades que rompen uno de los tabúes sociales más asentados: cómo ir en grupo sin sentir que hay que integrarse, y pasárselo bien.

Embarcarse solo en un crucero es muy poco habitual. "No llega el 7 % de los viajeros", explicó Michael Bayley, CEO de Royal Caribbean. "No es necesario integrarse, eso es decisión de cada uno. Actualmente, se ofrece una amplia oferta de actividades para que se lo puedan pasar bien sin tener por qué hacerlo: masajes, clases de yoga, fitness, prácticas de surf, tirolina, los espectáculos a bordo, experiencias gastronómicas...", añade Elena Domínguez, directora de márketing en España de la misma naviera. Precisamente porque hay mucho que hacer, irse solo de crucero permite crearse a la carta las vacaciones. "Son personas que quieren viajar a su aire, pero divirtiéndose de forma cómoda y sencilla", explican desde Costa Cruceros, donde no se paga suplemento por un camarote individual. Y si se quiere socializar, desde los concursos y juegos a bordo, a las aplicaciones que fomentan el contacto y chateo dentro del barco, no faltan ideas para ello.

Embarcarse solo en un crucero es muy poco habitual. "No llega el 7 % de los viajeros", explicó Michael Bayley, CEO de Royal Caribbean. "No es necesario integrarse, eso es decisión de cada uno. Actualmente, se ofrece una amplia oferta de actividades para que se lo puedan pasar bien sin tener por qué hacerlo: masajes, clases de yoga, fitness, prácticas de surf, tirolina, los espectáculos a bordo, experiencias gastronómicas...", añade Elena Domínguez, directora de márketing en España de la misma naviera. Precisamente porque hay mucho que hacer, irse solo de crucero permite crearse a la carta las vacaciones. "Son personas que quieren viajar a su aire, pero divirtiéndose de forma cómoda y sencilla", explican desde Costa Cruceros, donde no se paga suplemento por un camarote individual. Y si se quiere socializar, desde los concursos y juegos a bordo, a las aplicaciones que fomentan el contacto y chateo dentro del barco, no faltan ideas para ello.
© Copyright © 2016 Hearst Magazines, S.L.


Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Harper's Bazaar

image beaconimage beaconimage beacon