Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Vuelve el bikini de la princesa Leia… En versión millennial

Logotipo de Glamour Glamour 03/08/2017 Glamour

Las hay que aún llevan cadenitas de cuerpo y luego está ella, Bella Hadid, líder de la Alianza Rebelde.

Hay tendencias que se repiten año tras año en las quinielas de los expertos hasta que finalmente consiguen imponerse a pie de calle. Y la secuencia sería algo así: primero te gusta en Instagram, de pronto no hay influencer que no lo lleve y llega el día en que tu mejor amiga también se lo pone. La crónica de una moda eternamente anunciada se ha escrito para los pantalones de campana, para el piercing del labio y también para el chain bra.

1 © Proporcionado por Glamour 1

El concepto es muy sencillo: un sujetador elaborado con una copa de malla metálica. Espera, ¿dónde he visto eso antes? ¿Bella Hadid Coachella 2016? No vas desencaminada, aquella cadenita que le rodeaba el pecho bien podría ser la versión más discreta de esta prenda. Más bien, Bella Hadid julio 2017: una nueva imagen promocional de su colección para Chrome Hearts recorre internet y en ella, la modelo con una gorra roja, se vuelve a enfundar el mismo chain bra que llevaba en la primera foto de la campaña que se hizo pública.

Como si lo hubiera recortado directamente de una cota medieval y -ojo al detalle- siempre a juego con el chocker metálico, esta princesa millennial recuerda a otra, igual de rebelde y líder de la resistencia.

1 © Proporcionado por Glamour 1

Si su hermana Gigi conseguía que la fuerza la acompañara con su look 'Star Wars', Bella Hadid, siempre un paso por delante, reivindica el bikini metálico al más puro estilo Leia Organa sin perder siquiera el detalle de la cadena al cuello que el personaje lleva en su primera aparición con él. ¿Quién le iba a decir a Carrie Fisher que la polémica prenda de 'El retorno del Jedi' llegaría también a las tiendas no relacionadas con el cosplay?

1 © Proporcionado por Glamour 1

La imagen de la princesa Leia a los pies de Jabba el Hutt quedó grabada a fuego en las retinas de fans (y no tan fans) de la saga y aquel bikini dorado dio paso al mito erótico. Ella que hasta el momento apenas había cambiado dos veces de vestuario -siempre blanco y aséptico- aparecía  en escena semidesnuda, o así lo parecía en 1983, primero como prisionera y después como mujer liberada para retomar la lucha contra el Imperio.

Sus creadores afirman que George Lucas no dio más instrucciones sobre lo que quería salvo que tenía que ser especial. Para elaborarlo, se realizó un molde del torso de la actriz que garantizaba un perfecto ajuste y se hicieron varias versiones para que se viera bien en diferentes tomas. "Una era de metal duro y la llevaba cuando no hacía ninguna acrobacia y otra de goma que hicimos para que se sintiera cómoda en las escenas de acción. Ambas estaban forradas con cuero para que no le dañara la piel", recuerdan.

1 © Proporcionado por Glamour 1

Los responsables de vestuario Aggie Guerard Rodgers y Nilo Rodis-Jamero nunca imaginaron que su diseño se convertiría en la fantasía de Ross Geller en Friends y en la de tantos otros a este lado de la pantalla. Y mucho menos que las reacciones se sucederían tantos años después.

En 2015, la actriz Carrie Fisher respondía en The Wall Street Journal a las críticas de un padre airado que había solicitado la prohibición de la figura Disney “Esclava Leia”, por el mal rato que había pasado cuando sus hijas le preguntaron por qué iba así vestida y con una cadena al cuello: “Dígales que una babosa gigante me capturó y me obligó a usar ese traje. Luego la maté y me lo quité cuando acabó la escena”. Amén.

1 © Proporcionado por Glamour 1

En 2017, la versión millennial del bikini dorado de Leia casi parecía el dress code oficial del festival australiano Splendour in the Grass. Celebrado a finales de julio en Byron Bay, el Coachella de las Antípodas elevó a la enésima potencia el look que las californianas llevaban anticipando en las últimas ediciones. Y en lugar de las cadenitas múltiples, se impusieron algunos diseños más atrevidos que llevaban bajo la camiseta, encima o sin ella, cortesía de Grace Bijoux.

 

Minka bralette 🔥🔥🔥 @paris_hulme with @tacoolabikini 📸 @tinydarkcastle

Una publicación compartida de G r a c e B i j o u x ™ (@grace_bijoux) el 30 de Jul de 2017 a la(s) 2:48 PDT

Esta marca australiana fue la más repetida entre las asistentes pero no sólo ellas se han hecho con uno de sus bestsellers. Candice Swanepoel o Rocky Barnes son clientas habituales y “acabamos de enviarle algunos a Ellie Goulding para el vestuario de su gira”, añade la diseñadora y propietaria de la firma: “Estoy deseando verla”. Aunque a Lisa Mcdonald a quien realmente le gustaría ver con una de sus piezas es a la reina Rihanna, claro.

1 © Proporcionado por Glamour 1

¿Y no resulta incómodo? Se preguntan desde los comentarios en las redes sociales. Ella asegura que no, pero recomienda usarlo sobre un bralette de tela o con pegatinas protectoras para la zona de los pezones si tienes la piel sensible.

De momento, Nina Agdal, Bianca Balti o Kate Upton ya han demostrado desde el último especial baño de Sports Illustrated que sus chain bra se ajustan a diferentes tamaños y formas. “Cuando me llamaron de la revista casi me caigo de la silla. Siempre es una lotería ya que no puedes saber si finalmente utilizarán alguno de tus diseños pero fui muy feliz al ver el resultado”, cuenta la australiana. Sin embargo, reconoce que las tallas más pequeñas son las que más éxito tienen en su web.

1 © Proporcionado por Glamour 1

Su modelo más popular actualmente, Anouk, cuesta aproximadamente 93€ pero encontramos otras versiones en Jaquie Aiche, Bagatiba y tiendas low cost como Forever 21 o Asos, donde los tops de Sacred Hawk se agotan por momentos.

1 © Proporcionado por Glamour 1

Lejos queda la sutileza de las body chains que tanto le gustan a Emily Ratajkowski, puestos a adornar el busto que sea con la prenda estrella de la lencería –el bralette– hecha joya. Con un bikini metálico que había conseguido eludir todas las predicciones sobre los estilismos que serían rescatados de los 80 y que sólo la resistencia, mujeres como ellas, como Carrie Fisher o Bella Hadid, podrían convertir en uniforme de batalla.

 

Chain bra 🙏🏻 #chainbra #fashiontrend #thingswelove 😍

Una publicación compartida de Shop LouLou (@shop_loulou) el 27 de Jul de 2017 a la(s) 5:11 PDT

Sirva como homenaje a Carrie Fisher o quede como la penúltima tendencia en ver su onda expansiva limitada los festivales, ¿será cuestión de tiempo que haga acto de presencia en el armario de tu amiga?

www.glamour.es

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Glamour

image beaconimage beaconimage beacon