Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Vuelve la Navidad, ¿te acuerdas de cómo era?

Zeleb.es Zeleb.es 14/12/2014

Olvídate de la carrera contra reloj para comprar los regalos, de los atascos, de las calles abarrotadas. IKEA nos propone un curioso experimento para recordar qué es exactamente eso que llamamos Navidad. Y sin salir de casa;-)

Compartir nuestro tiempo

¿Por qué hay gente que ama la Navidad y para otros, sin embargo, es el momento más estresante del año? ¿Será que la Navidad se ha convertido en una carga, en una fiesta consumista en la que cumplir con los compromisos, gastar lo que no tenemos, echarnos todos a las calles, a la vez, y con un único fin, el de comprar, casi por obligación? ¿De verdad necesitamos cumplir con todos estos rituales que nos dejan exhaustos? ¿Es esa la auténtica Navidad?

Para poner las cosas en su sitio, IKEA ha realizado un pequeño experimento entre niños de 4 a 9 años, pidiéndoles que escribieran una carta a los Reyes Magos y después otra carta, en la que tenían que pedir cosas a sus padres. ¿Y cuál fue el resultado? Podemos imaginarlo: el regalo más preciado para los niños es… tiempo. Todos estaban de acuerdo en que querían pasar más tiempo con sus padres. Esta es la Otra Navidad, la auténtica; la que no tiene nada que ver con los atascos ni los atracones, la tarjeta de crédito echando humo o las copas de empresa. La que ellos quieren es la Navidad en el hogar, junto a los nuestros; de largas tardes alrededor de una mesa, leyendo, charlando o jugando. ¡O todo a la vez!

Divertirnos en casa

El olor de las velas, el árbol, un fuego de chimenea, canela y mazapán…cada uno atesora en su memoria los aromas, las imágenes y sensaciones que nos hacen revivir las navidades tal y como eran. ¿Por qué no alimentar la memoria de nuestros niños para el futuro?

Las Navidades son la mejor época para reforzar los lazos familiares y los valores que asociamos con ellos; también para compartir – no solo regalar – y valorar lo auténtico y verdaderamente importante. Cuántas veces no habremos oído decir a nuestras madres que el mejor regalo es estar junto a nosotros…y eso, no se vende en ninguna tienda.

¡Fuera hace frío y en casa se está tan bien! ¿Por qué no convertir nuestra cocina en un laboratorio culinario del que salga la decoración de nuestro árbol? Además, cuenta con una ventaja imbatible: ¡se puede comer!

Y no solo eso; aprovechemos esos momentos de calidad para intercambiar confidencias, gastar bromas, interesarnos por sus progresos…También, podemos improvisar un taller de manualidades en la mesa de la cocina: papel, tijeras, pegamento y grandes dosis de creatividad. De allí pueden salir los Reyes Magos con sus camellos pero si dejamos libertad creativa, también pueden llegar de Oriente subidos en… ¡dinosaurios! ¿Y un Papá Noel festivo con gafas de sol y camisa tropical? Y para una Navidad clásica, montemos una sesión de lectura colectiva, recreándonos con el Cuento de Navidad de Dickens. Cada uno lee un papel (aunque nadie querrá ser el señor Scrooge). Seguro que es todo un éxito.

¡Disfrutemos de La Otra Navidad que propone IKEA! Lo importante es recuperar su espíritu: compartir, pasar tiempo junto, disfrutar de las pequeñas cosas en nuestro hogar. Bienvenidos a La Otra Navidad…

Volver a reproducir vídeo

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Zeleb

image beaconimage beaconimage beacon