Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Zapatos que chirrían, mocasines con traje: cinco emergencias de estilo que puedes solucionar en tiempo récord

Vanitatis Vanitatis 04/12/2015 Juanjo Madrigal

No es bueno consumir moda de forma rápida. Ya que hacerlo sin mesura puede devenir en un giro (bastante) dramático de los acontecimientos. De los estilísticos. Que, a veces, se convierten en los peores. Después de que la Europa del Sur asumiera que el estío en las playas mediterráneas implica ver a los habitantes del Norte del continente con chanclas y calcetines deportivos, todavía existen errores aún más garrafales en cuanto aindumentaria masculina se refiere.Errores estilísticos que llevan al hombre a perder puntos a medida que crecen sus ansias de adquirir (a pares) esta celebérrima y nívea prenda deportiva por excelencia.

A pesar de que no es necesario seguirlas a rajatabla, ¿qué otras erratas de estilo pueden chafar un conjunto que, a priori, parecía ser todo un éxito? Aquí, el repaso.

1. El largo de las camisas

Está estudiado. Y medido por todos y cada uno de los sastres y camiseros de mayor prestigio: las mangas de las camisas deben sobresalir de la americana entre 0,5 y 1,5 centímetros. Todo aquello que se exceda de un dedo de grosor –porque el ojo de buen cubero, a veces, resulta– redundará en un efecto visual que hace los brazos más pequeños.

El efecto contrario, es decir, la camisa más corta que la chaqueta, daría la impresión de que quien viste así lleva debajo una prenda de manga corta.

2. Los botones del traje, ¿cuáles se abrochan?

El modelo Sean O'Pry es imagen de la campaña otoño-invierno 2015 de la firma Sarar © Proporcionado por Glamouratis El modelo Sean O'Pry es imagen de la campaña otoño-invierno 2015 de la firma Sarar

En toda boda de provincias que se precie, siempre surgen las mismas dudas entre tíos y primos venidos de diferentes partes de la geografía española: “¿Qué botón va desabrochado?”. Hasta no hace muchos años, sobre todo en aquellas películas del Hollywood dorado, lo habitual era ver a los galanes del cinelucir americanas y 'blazers' cerradas por completo. Un código estético permitido gracias a las aberturas (simples o dobles) que existían en la parte trasera de las mismas.

Con la democratización de este tipo de siluetas –las conocidas como el 'british style' o el 'stile italiano'–, los códigos de vestimenta masculinos han variado. Por ello, es fundamental tener en cuenta cúales se abrochan estando de pie. Sentados, la chaqueta debe estar abierta:

En una chaqueta de tres botones, solo se abrochan los dos superiores. En una chaqueta de dos botones, solo el de arriba.

3. El largo de la corbata, el eterno dilema

El efecto que proporciona una corbata demasiado larga puede aguar un estilismotan elegante y tan sobrio como lo es, a priori, acogerse a la media etiqueta. Da igual el tipo de nudo o grosor de la misma que se elija. Lo importante es que exista entre esta y la cintura del pantalón un centímetro de distancia. Algo que, añadido a la correcta botonadura de la americana, permitirá lucir un 'bajo vientre' de 10.

David Gandy como imagen de Mark and Spencer © Proporcionado por Glamouratis David Gandy como imagen de Mark and Spencer

4. ¿Los zapatos hacen ruido al caminar?

La humedad que se produce cuando la planta del pie se roza con la suela del zapato, la plantilla, a su vez, ejerce cierta fricción con la parte interior del mismo que, al caminar, hace un ruido muy desagradable. En ocasiones sucede si el calzado es nuevo. ¿La solución? Esparcir con cuidado un poco de polvos de talco para que la humedad desaparezca y repetir el proceso hasta que dejen de hacer un ruido similar a pisar un hueso de juguete para perros.

5. ¿Mocasines con traje?

No, no y rotundamente no. Es un error bastante común entre los 'preppys' de nuevo cuño en ciudades o parqués financieros. Parece que lucir un zapato castellano (con o sin escobillas) en color granate, por ejemplo, puede resultar un acierto con un traje gris o negro. Y no. Error. 

El traje masculino siempre ha de combinarse con un calzado tipo Oxford, es decir, de cordones, o bien con uno de doble hebilla si quienes los escogen buscan dar un giro a su estilismo.  


Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Vanitatis

image beaconimage beaconimage beacon