Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

8 reglas para ligar que son distintas de las del pasado. Aprende cuáles son las nuevas

Logotipo de El Confidencial El Confidencial 15/02/2017 Gonzalo de Diego Ramos

Ha llegado el momento de tirar a la basura todos aquellos trucos que te sirvieron para ganarte tu fama de Don Juan.

Si acabas de salir de una duración duradera y te toca volver al mercado, mejor que hagas un curso intensivo antes de verte superado por las nuevas normas de la oferta y la demanda del amor.

Para convertirte en todo un tiburón afectivo, siguiendo las indicaciones publicadas recientemente en ‘The New York Post’ te presentamos ocho reglas que han quedado anticuadas y cómo debes actualizarlas a una versión 2.0.

¿Centrarse en una sola persona o en varias?

Cuántas veces, por nuestra propia salud mental, nos habrán recomendado que focalicemos nuestros esfuerzos en una sola persona. Llevar varias relaciones intensas al mismo tiempo es algo que no está al alcance de cualquiera y la experiencia puede dejar al aventurado Casanova más desquiciado que triunfante.

En la época de Tinder este panorama ha cambiado radicalmente. Los encuentros con nuestras citas pueden ser más superfluos, y utilizar estas aplicaciones implica en parte que se acepte el juego de tener varias balas en la recámara. La coach experta en citas María Avgitidis explica: “Puedes tener una cita fantástica, pero cuando en tu servicio de encuentros aparecen otros tres posibles partidos, el miedo a perderlos hace su efecto”.

¿Llamo o envío un mensaje?

¿Quién no recuerda los nervios de la adolescencia, cuando teníamos que decidir si coger el teléfono para llamar a la persona que nos interesaba? En aquella época no se habían fabricado todavía los teléfonos móviles y existía incluso el riesgo de que fueran los padres de la chica o del chico de turno los que cogieran primero el auricular.

El primer contacto hoy se establece a través de los mensajes de WhatsApp. El canal es bastante poco invasivo, y ello tiene sus ventajas. Piensa que en último término lo único que se pone en riesgo es no recibir una contestación, y el tiempo que se puede dar entre cada intervención permite elaborar respuestas ingeniosas que pongan una chispa en la interacción. Eso sí, no te quedes solo en los mensajes de texto si quieres profundizar en la otra persona, solo son válidos en la primera fase.

¿Invita siempre el hombre?

Se dice a bombo y platillo que el rol masculino está en crisis. ¿Deben por tanto mantenerse las convenciones pretéritas? Las normas a la hora de invitar no están tan claras como antes y como ya vimos en un artículo, los matices en los tiempos que corren no son pocos.

Como regla general, el hombre suele ser quien apoquina, pero si una mujer no se siente cómoda, tampoco hay que insistir. Por último, si la cita ha ido mal, ¿por qué invitar? Como hemos dicho más arriba lo normal hoy es tener citas con varias personas. Está bien ser cortés, pero uno no tiene tampoco que arruinarse.

¿Quién da el primer paso?

Si uno hubiera lanzado al aire esta pregunta hace apenas una década la respuesta habría sido inmediata: los hombres. Sin embargo, el sexo masculino tiene derecho a tener inseguridades, por tanto, ¿por qué no pueden dar ellas el primer paso?

La relación que existe entre dos personas, sea del tipo que sea, es una responsabilidad compartida. Si lo pensamos detenidamente, la crisis del papel del varón también tiene sus ventajas: ¿a qué hombre no le gusta también que lo conquisten?

¿Esperar o tomar la iniciativa?

La velocidad y el ritmo en las relaciones han cambiado significativamente. Como en las películas románticas, la antigua tendencia era ir poco a poco como si fuera un juego de toma y daca. Hoy, sin embargo, esperar demasiado puede significar perder una buena oportunidad.

(iStock) © Proporcionado por El Confidencial (iStock)

Si la cita ha ido bien, esperar al día siguiente para hablar con la otra persona puede ser ya tarde. Enviar un mensaje de WhatsApp la misma noche después del encuentro es, en parte, lo que se espera. Chris Donahue, escritor experto en estos temas, advierte: “Alguien a quien has podido conocer en una app de encuentros puede haber tenido tres citas más si le has enviado un mensaje tres días más tarde”.

¿Sexo en la primera noche?

No hace mucho, irse a la cama con una cita en la primera noche era una cosa fuera de lo común para la mayoría de los mortales. Un estudio llevado a cabo por Meetic desvela que un 48% de los 'milennials' se muestra bastante receptivo a esta posibilidad si existe una fuerte atracción física.

En la actualidad no existen escalas de grises en el amor. O hay conexión o mejor que la cosa no tire para adelante. Como sugiere el editor de ‘AskMen’ Alex Manley: “Si no ha saltado la chispa, ambos estáis perdiendo el tiempo”.

¿Hay que hablar de temas controvertidos?

Si las cosas en el terreno de las relaciones van a la velocidad de la luz, ¿para qué andarse con melindres? Ciertos temas como la política e incluso opiniones morales polémicas como el aborto, el maltrato animal, etc., eran demasiado atrevidas como para ponerlas encima de la mesa en un primer encuentro.

Lo cierto es que estos temas pueden ser definitivos para comprobar si una relación marcha, por tanto, ¿por qué no mostrar las cartas desde el primer momento?

“Yo solía decir: ‘no permitas que la ideología interfiera en el camino del amor’, pero creo que cuando la gente quiere conocer a otras personas, desean también saber cuáles son sus valores y sus estilos de vida” señala Avgitidis. Apunta también esta coach que hoy está aceptado hablar incluso de las relaciones pasadas: “Nos hemos dado el permiso a nosotros mismos de tratar estas cosas, así que cada vez es más corriente encontrar a la gente charlando sobre su ex”.

¿Hay que planear las citas?

Cuántos quebraderos de cabeza nos ha causado a muchos la planificación de un encuentro para causar una buena impresión. Para los usuarios de Tinder es común, sin embargo, entablar conversaciones de unos pocos minutos y si la cosa funciona, ¿por qué esperar más? Como ya hemos indicado, la velocidad y el ritmo de las relaciones no tienen nada que ver con los de antes. ¿Toca adaptarse?

Los teléfonos móviles lo han cambiado todo. (iStock) © Externa Los teléfonos móviles lo han cambiado todo. (iStock)

Más en MSN:

Amor en el trabajo: ¿combinación perfecta o peligrosa?

Eso que te enamora de cada signo del zodiaco

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de El Confidencial

image beaconimage beaconimage beacon