Un alto porcentaje e conductores confiesa que ni revisa la presión de los neumáticos con regularidad. Esto es preocupante ya que son un elemento clave en la seguridad del vehículo. Pero tan inquietante es no vigilar si las ruedas llevan aire suficiente como creer algunos de los falsos mitos que circulan en torno a este elemento. 

De la mano de los expertos de Nokian Tyres, repasamos qué es verdad y qué es mentira en las creencias más extendidas sobre la presión de los neumáticos.

Conducir con menos presión de la indicada es más cómodo. Falso

Los fabricantes de automóviles y de neumáticos determinan un nivel de presión de los neumáticos recomendado que garantiza un comportamiento seguro de los mismos, incluso en circunstancias extremas.

Un neumático con una presión baja es demasiado flexible, lo que lo hace incontrolable. Esta es,  probablemente, la falsa creencia más peligrosa en relación con la presión de los neumáticos. 

Este manómetro digital de Michelin para medir la presión y el desgaste de tus ruedas está rebajado a 17 euros © Redacción Este manómetro digital de Michelin para medir la presión y el desgaste de tus ruedas está rebajado a 17 euros

Una presión aumenta el desgaste central del neumático. Falso

Los expertos de Nokian Tyres, explican que "el patrón de desgaste de un neumático moderno con cinturón de acero depende de la presión".

"Los neumáticos de tracción son ligeramente más propensos al desgaste central, porque su superficie central hace más trabajo durante la aceleración", afirman. "Para que los neumáticos se desgasten de forma uniforme, hay que cambiarlos de sitio, es decir, los traseros por los delanteros y viceversa, siempre de forma oportuna", aclaran.

Se debe aumentar la presión de los neumáticos delanteros cuando se tira de un remolque. Falso

La respuesta es no. A este respecto, los expertos de Nokian Tyres explican que es la presión de las ruedas traseras la que hay que aumentar cuando el coche tira de un remolque

El aumento del peso en la barra de tiro incrementa la carga del eje trasero. Una presión de neumáticos demasiado baja provoca un sobreviraje en situaciones de viraje. La parte trasera empieza a moverse sin control, lo que hace que un vehículo cargado sea difícil de dirigir.

Cómo conducir un coche con un remolque © Proporcionado por autobild.es Cómo conducir un coche con un remolque

Es mejor circular con presión alta que baja. Verdadero

Una presión de los neumáticos demasiado alta no es motivo de preocupación: mejor por encima que por debajo. 

Una presión demasiado baja aumenta la resistencia a la rodadura, el desgaste de los neumáticos y el consumo de combustible, además de reducir la manejabilidad. Esto se aplica tanto en verano como en invierno.

La temperatura exterior influye en la presión de los neumáticos. Verdadero

Cuando la temperatura baja diez grados, la presión de los neumáticos disminuye 0,1 bares. Por contra, cuando la temperatura sube, la presión de los neumáticos aumenta. 

Además, las temperaturas por debajo de cero el acero de la llanta se encoge. La consecuencia es que, a temperaturas bajo cero, un neumático con una presión demasiado baja puede desprenderse de la llanta si el coche golpea un bordillo en una curva a gran velocidad. 

Llantas para Audi A3 © Redacción Llantas para Audi A3

Llevar la presión correcta alarga la vida útil de los neumáticos

Esto es verdad, verdadera. Cuanto más baja es la presión de los neumáticos, mayor es el desgaste lateral. Además, circular con la presión correcta ayuda a reducir el riesgo de pinchazos, cortes y  averías.

Si un neumático rueda con una presión demasiado baja en comparación con la carga, su forma se ve demasiado afectada durante la conducción. Su estructura se calienta, lo que puede provocar roturas entre los componentes.  Mientras que una presión correcta facilita el control del vehículo y reduce las correcciones innecesarias del volante.