Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

6 deportivos de los 90 que serán futuros coches clásicos

Logotipo de Autopista Autopista hace 6 días Pablo Mallo. Twitter: @p__mallo
Automóviles deportivos de los 90, futuros clásicos Automóviles deportivos de los 90, futuros clásicos

BMW 850i

El BMW 850i es uno de ellos, además cuenta con el aliciente de equipar un motor V12 atmosférico, algo bastante exótico en nuestros días por culpa de la tendencia hacia el 'downsizing' y las normativas anticontaminación, que muchas veces obligan a reducir cilindros y cilindrada para cumplir objetivos de emisiones, compensando mediante la sobrealimentación la pérdida de rendimiento. Pero, sin duda, la mejor potencia sigue siendo la que procede de altas cilindradas y, cuantos más cilindros, mejor. Eso sí, la complicada distribución de un V12 hace que su mantenimiento llegue a ser una tortura, por eso en el caso del BMW Serie 8 llega a estar incluso más demandado el 840Ci, cuyo fiable motor V8 también resulta muy atractivo. En cualquier caso, el peso resulta elevado, por lo que no hay que esperar un comportamiento deportivo, sino que estamos ante un cómodo Gran Turismo repleto de equipamientos muy innovadores para su época, algo que también puede ser fuente de complicaciones a nivel electrónico. El máximo exponente de la gama Serie 8 de BMW era el 850 CSi, con el motor V12 muy retocado para alcanzar 379 CV, cambio manual y cuatro ruedas directrices. 

Chevrolet Corvette (C4)

Con un planteamiento técnico mucho más sencillo, un chasis de suspensión trasera por ballestas y motor V8 de alto cubicaje, el Chevrolet Corvette es otro de esos deportivos que puedes encontrar a buen precio, sobre todo la cuarta generación C4 —la quinta (C5), también podría estar dentro de esta clasificación, ya que ambas estuvieron en producción en los años 90—. Un sinfín de variantes vieron la luz, aunque quizá el más famoso fuera el ChevroletCorvette ZR-1, que llegó a rendir 405 CV en sus últimas versiones de producción. Su motor V8 de 5,7 litros estaba asociado a un cambio manual de 6 velocidades fabricado por ZF, y Lotus tuvo mucho que ver en el desarrollo del modelo. 

Mazda RX-7

Otro automóvil deportivo mítico es sin lugar a dudas el Mazda RX-7, cuya tercera generación estaba impulsada por un motor rotativo biturbo, con tres escalones de potencia según el año de producción, 256, 265 y 280 CV. La compleja sobrealimentación, de tipo secuencial, hacía funcionar el primer turbo a partir de 1.800 rpm, mientras que el segundo soplaba a partir de 4.000 rpm. Los problemas de fiabilidad han salpicado a esta mecánica desde sus inicios. 

Mercedes 500 E

Todo lo contrario ocurre con el sólido Mercedes 500 E —o E 500, tras el restyling, en 1994—, realizado en colaboración con Porsche y animado por un brillante motor V8 de 5 litros y 326 CV.Porsche se encargaba de fabricar a mano cada Mercedes 500 E, que requería 18 días completos. Su producción quedó limitada a 10.479 unidades, de las que todavía se pueden encontrar ejemplos en muy buen estado de conservación. Toda una exclusiva berlina de altas prestaciones que se merece un puesto de honor entre los futuros clásicos. 

Nissan 300ZX

Otro deportivo japonés de lo más interesante es el Nissan 300ZX, cuyas versiones Twin Turbo alcanzaban los 305 CV y disponían de una carga tecnológica considerable. Se podía encargar con sistema de cuatro ruedas directrices, denominado Super HICAS (High Capacity Actively Controlled Steering), pensado no sólo para incrementar la capacidad de maniobra, sino también para mejorar el dinamismo en curva. Tenía la velocidad máxima autolimitada a 250 km/h. 

Porsche 968

Con el nuevo 718 Boxster volviendo a un motor de 4 cilindros, el interés por el Porsche 968 se podría reavivar. El sucesor del Porsche 944 montaba un 4 cilindros atmosférico de alta cilindrada, nada menos que 3 litros, colocado en disposición delantera y unido a una transmisión transaxle sobre el tren posterior. Las primeras versiones rendían 241 CV, aunque hubo versiones turboalimentadas mucho más exclusivas y potentes, de limitadísima producción, los 968 Turbo S y 968 Turbo RS, que llegaron a rendir 309 y 354 CV, respectivamente. 

Aún no tienen un precio tan disparatado como algunos de sus coetáneos y, aunque no son baratos ni de adquirir ni de mantener, pueden ser una inversión de cara al futuro. © Motorpress Ibérica Aún no tienen un precio tan disparatado como algunos de sus coetáneos y, aunque no son baratos ni de adquirir ni de mantener, pueden ser una inversión de cara al futuro.


Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Autopista

image beaconimage beaconimage beacon