Los coches exclusivos no son los únicos objetos por los que coleccionistas de todo el mundo están dispuestos a pagar cantidades enormes de dinero. También los objetos relacionados con el mundo del automóvil tienen un elevado potencial coleccionable. Pero, ¿comprar una matrícula de coche por 140.000 euros es algo lógico? Al parecer, hay un pujador de una subasta celebrada hace una semana que quería añadir esa placa de matrícula a su colección.

Lo que las letras de la matrícula 'dicen' de tu coche

La matrícula en cuestión es una placa del Reino Unido con la identificación “O 10”. La historia cuenta que el abuelo del vendedor era la décima persona en la fila para obtener una placa de matrícula cuando se emitieron por primera vez en Birmingham en 1902. Charles Thompson, el abuelo del vendedor, tenía una empresa que vendía material de oficina y, tras su muerte en 1955, su hijo heredó todos sus bienes, incluidos coches y la matrícula en cuestión.

¿Comprarías una matrícula de coche por 140.000 euros?

Barry Thompson, el hijo, utilizó la susodicha matrícula en diferentes coches, incluyendo un Austin A35, un Mini, un Ford Cortina y un Jaguar. Después de su muerte en 2017, la Agencia de Licencias de Conductores y Vehículos local retuvo la matrícula y el pasado fin de semana se sacó a subasta de la mano de Silverstone Auctions en un evento exclusivo llevado a cabo a través de Internet. 

La venta se realizó por unas 128.800 libras, o lo que es lo mismo, 144.325 euros al tipo de cambio actual. La matrícula tiene un valor tan alto al tratarse de una de las diez placas emitidas por primera vez en una ciudad tan importante como Birmingham, además del hecho de tener casi 120 años de historia a sus espaldas. Por otro lado, en el Reino Unido, la matrícula no va ligada al vehículo, sino que se trata de un título que un usuario puede tener en posesión durante décadas, e incluso siglos, como es este caso.

Quizá, otra persona hubiera preferido comprar un coche nuevo con esos más de 140.000 euros, cifra con la que puedes adquirir un BMW M5 o un Nissan GT-R Track Edition con algunos extras opcionales. Sin embargo, los acaudalados coleccionistas de coches prefieren este tipo de objetos, y no somos nadie para decirles cómo deben gastar su fortuna…

Fuente: Silverstone Auctions