Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Toyota Land Cruiser. La leyenda sigue viva

Logotipo de AutoScout24 AutoScout24 13/02/2018 AutoScout24.es

No hay duda de que el Land Cruiser, nacido en 1951 y comercializado todavía en 190 países, es un producto único en el mercado. Estamos hablando de unos de los mayores referentes en el segmento de los todoterrenos puros, un nicho de mercado cada vez más pequeño donde ya quedan pocos supervivientes debido a los exigentes cambios de las normativas de emisiones y a la evolución del mercado hacia todocaminos de menor tamaño. El cliente del Land Cruiser es un cliente que ya llega aprendido al concesionario y que, lejos de lo que ocurre con los SUV del segmento B o C, tiene como razones de compra la fiabilidad, la durabilidad y, por encima de todo, las excelentes cualidades dinámicas fuera del asfalto.

Aspecto mejorado

Aunque estemos hablando de un lavado de cara, no de una renovación completa, el nuevo Land Cruiser tiene nuevos elementos interesantes aunque sigue conservando su estética conservadora. Lo más destacable a nivel de diseño está en el frontal, donde además de una línea de ataque más elevada hay nuevos diseños de parrilla y faros. Son también nuevos los pilotos traseros y el diseño de las llantas.

En el interior, los cambios principales se centran tanto en la consola central como el ordenador de a bordo al completo. También se han mejorado algunos materiales, como los asideros de las puertas, y hay otros elementos heredados de otros modelos, como el volante multifunción o la palanca de cambios, que proceden del LC200. A nivel de equipamiento, son nuevas las pantallas de 8 pulgadas de la consola y la de 4,2 pulgadas del cuadro de instrumentos, además de la posibilidad de equipar asientos delanteros climatizados y ventilados así como climatización en la parte posterior.

Mismo motor, pero mejores cualidades

Nada cambia en cuanto al motor, y muy poco en lo que se refiere a sus capacidades offroad. Toyota sigue apostando por el 2.8 D-4D de 177 cv como única opción en España (en otros mercados se vende con motores V8 e incluso hasta con un diésel atmosférico de 94 cv) y que puede montarse con cambio manual o automático, ambos de seis marchas. Con este grupo propulsor el Land Cruiser ofrece un consumo medio homologado de 7,4 litros, una aceleración 0 a 100 km/h en 12,1 segundos y una velocidad máxima de 175 km/h.

Lo mejor del Land Cruiser sigue siendo la buena nota con la que pasaría un examen o ojos de los aventureros y amantes del offroad más puristas. Sigue siendo un chasis de largueros de tipo ‘body on frame’ y no monocasco, lo cual garantiza una rigidez y seguridad máxima, tiene reductora y diferenciales central y trasero bloqueables, sus ángulos de ataque, salida y ventral son excelentes y la suspensión trabaja de forma excelente para garantizar en todo momento el máximo apoyo posible. Sin duda es una opción única en el mercado, ya que su modelo más parecido por precio y dimensiones, el Land Rover Discovery, cuenta con un chasis monocasco, por lo que ya de entrada el planteamiento es diferente.

Es importante mencionar también la incorporación en el Land Cruiser de una amplia variedad de modos de conducción, tanto a nivel de conducción general como de conducción en offroad. Los primeros son los modos NORMAL, ECO, COMFORT, SPORT y SPORT+ y afectan a la capacidad de aceleración, asistencia de la dirección, recorrido de suspensión y también a la mayor o menor intervención del climatizador para favorecer el ahorro. Por su parte, los modos de conducción offroad (solo disponibles en equipamiento Limited) se controlan a través del sistema MTS y son específicos para zonas de Rocas, Gravilla, Arena, Polvo y Rocas, Baches y el modo Auto. En las versiones más equipadas se puede reforzar todavía más el paso por tramos complicados gracias a una cámara que permite ver el asfalto sin necesidad de bajarnos del vehículo.

Imparable

Durante la presentación de este modelo, celebrada a las afueras de Madrid, la organización de Toyota preparó una serie de pruebas entre dubbies, fosos, planos inclinados y un amplio circuito todoterreno que, debido a la lluvia de los últimos días, contaba con muchísimo barro y además muy blando. Lo más destacable del tema es que realizamos todas estas pruebas con neumáticos de asfalto, por lo que pudimos comprobar hasta donde se puede llegar con el coche en su configuración más habitual. Aunque durante casi toda la mañana llevamos el Land Cruiser ‘de lado’ por el barro, la tracción permanente garantiza siempre unas reacciones nobles al volante y apenas perdimos la capacidad de orientarlo por donde queríamos a base de contravolantes. Especial atención tuvimos que prestar al circular por roderas profundas, ya que el escaso agarre de estos neumáticos nos ‘escupía’ muchas veces las ruedas delanteras, lo cual requería atención máxima ya que podíamos chocar contra los árboles que delimitaban el camino

Más tarde, en las pruebas técnicas, lo que más nos llamó la atención fue la gran comodidad y el aislamiento que se percibe en el interior del habitáculo incluso cuando el coche está las condiciones de agarre más precarias, como por ejemplo, clavado de morro, con alguna rueda al aire o superando el plano inclinado. Aquí es fundamental la suspensión, que con recorridos muy largos y con configuración de tipo independiente en el eje delantero y de eje rígido detrás, garantiza un compromiso perfecto entre la comodidad necesaria en el asfalto como la efectividad de las zonas más técnicas.

En los puntos más complicados hay ayudas que pueden sacarnos de apuros además de la propia reductora, como por ejemplo, el control de descenso - que funciona tanto hacia delante como circulando marcha atrás -  o el diferencial del eje trasero, que puede ser de tipo abierto o bien uno de deslizamiento limitado de tipo Torsen. Por lo general, es difícil buscar límites a una carrocería ya de por sí adaptable a las circunstancias más adversas, con unos ángulos de ataque, salida y ventral excelentes (31, 25 y 22 grados respectivamente) así como una altura libre de 21,5 cm.

El cinco puertas, desde 44.600 euros

Aunque en este modelo 2018 sigue habiendo versión de tres puertas (disponible desde 40.600 euros), el modelo de cinco puertas será el que más salida tenga y su precio de partida se fija en 44.600 euros con acabado NX (orientado a flotas básicamente). Las versiones de clientes particulares serán VXL (57.000) y LIMITED (66.400 euros) y en ambas se equipan el Toyota Safety Sense, llantas de 19”, asientos ventilados y calefactados, el diferencial trasero de tipo Torsen, Techo solar, Sensor de lluvia y el sistema de suspensión adaptativa KDSS. Básicamente, se diferencian porque la versión LIMITED añade Alerta de Tráfico Trasero, Detector de Ángulo Muerto, Sistema de Avance Activo, el MTS con cinco modos de conducción OffRoad y la suspensión variable adaptativa, además del sistema de visión 360º con cámara bajo el vehículo incorporada.

Toyota pone así en el mercado la versión más actualizada de un icono, no solo de la propia marca sino en general del mundo del mundo offroad. A día de hoy, este todoterreno es el líder de su segmento en muchos países del mundo, diez de los cuales son europeos. A nivel del mercado español, Toyota pretende matricular este año 2.500 unidades, fijándose así un ambicioso objetivo de crecimiento de un 20% y afianzar todavía más el liderazgo absoluto conseguido en los últimos tres años.

Toyota Land Cruiser. La leyenda sigue viva

Toyota Land Cruiser. La leyenda sigue viva
© Proporcionado por AutoScout24 España S.A.U.
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Autoscout24

image beaconimage beaconimage beacon