Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

¿Debe ser eléctrica la Fórmula 1 del futuro?

Logotipo de Fórmula 1 Autobild.es Fórmula 1 Autobild.es 15/12/2016 Adrián Mancebo

Se avecina un nuevo debate en la categoría reina del automovilismo: ¿debe ser eléctrica la Fórmula 1 del futuro? La industria del automóvil se mueve en ese camino y cada vez hay más campeonatos con vehículos eléctricos. Puede que sea un sacrilegio, pero es probable que sea la única forma de atraer fabricantes al gran circo.

Ross Brawn es, probablemente, la persona que mejor sepa cómo funciona la Fórmula 1 del pasado y de la actualidad. El británico cree que la categoría reina avanza según lo hace la industria automóvil y el futuro, sin duda, es eléctrico. Por esto, quien fuese ingeniero de Benetton, Ferrari o Brawn GP en sus épocas gloriosas, augura una nueva revolución en los motores de la categoría reina.

"La F1 debe revisar qué quiere para los motores. En los últimos años se han alineado con los coches de calle. Tenemos una revolución en marcha y los coches de calle que tendremos dentro de 5 o 10 años serán completamente diferentes", ha declarado Brawn a la revista de la FIA, según publica Motorsport.com.

La alternativa  a esta revolución sería dejar de avanzar según lo hacen los coches de calle. "¿Podemos mantener la maravilla tecnológica de la F1, pero reconocer que quizás sea tiempo de divergir de los coches de calle? Si no se puede, la lógica dice que la F1 deberá tener motores eléctricos o de pila de combustible dentro de pocos años", ha comentado.

También piensa Brawn que la F1 debería empezar a pensar en sí misma y en el espectáculo. No tendría sentido pensar en motores eléctricos estando en marcha la Fórmula E. "Puede que haya llegado el momento de decir "tenemos esta maravilla tecnológica, pero vamos a dar un paso atrás y pensar lo que la F1 realmente quiere para los motores, lo que tal vez depare en tecnologías que sean relevantes. Hay que sentarse con equipos y fabricantes para dejar claro qué se quiere para 2020", declara Brawn.

Está claro que la Fórmula 1 del futuro va a cambiar y, ojalá, sea a mejor. El "circo" del que habla Brawn debe atraer a más aficionados y él, si finalmente se convierte en asesor de Liberty Media, nuevos dueños de la F1, tendrá que trabajar para ello.

 

Además, te puede interesar:

- El duelo que sí ha ganado Fernando Alonso en 2016

- El vídeo que te ayudará a entender el reglamento de F1 2017

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Fórmula 1 Autobild.es

image beaconimage beaconimage beacon