Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

7 razones por las que Verstappen es el más odiado de la F1

Fórmula 1 Autobild.es Fórmula 1 Autobild.es 29/08/2016 Rodrigo Fersainz

Tal y como están las cosas, en un momento en el que los comisarios de carrera investigan -y sancionan- tantos inncidentes que antaño sólo eran 'lances de carrera', hay un prometedor novato que, además de cosechar buenos resultados, hace gala de una insultante agrasividad que empieza a escocer demasiado en el paddock: Max Verstappen, quien ya se ha convertido en el piloto más odiado de la F1 y que en el GP de Bélgica 2016 ha terminado de coleccionar enemigos. Pero, ¿cuáles son las verdaderas causas? ¿Hasta qué punto le puede beneficiar o perjudicar en su carrera profesional? Y cuidado, porque, quizás, sus peores enemigos estén en casa...

Max-Verstappen-GP-Bélgica-2016-Warm-up © Proporcionado por Axel Springer España Max-Verstappen-GP-Bélgica-2016-Warm-up

Verstappen saluda a la afición 'naranja' antes del GP de Bélgica de F1 2016. Fotos: Sutton Motorsport.

 

1.- Velocidad

Su padre, Jos, no fue un piloto tan bueno como para que llevar su mismo apellido le garantizara en la parrilla otra cosa que contactos para dar el salto a la F1: estaba claro que Max era rápido y podía hacer las cosas muy bien en Toro Rosso. Pero tenía que seguirlo demostrando en el seno del segundo equipo de Red Bull, una escudería que este año no está brillando, precisamente, por su fiabilidad mecánica ni estratégica. Y lo hizo, incluso antes de dar el inesperado paso los mejores coches de la bebida energética. Esto despertó recelos en el seno del combinado austriaco, especialmente, en el castigado Kvyat (mora el punto 7), pero hasta aquí parecía más una cuestión de envidia 'sana' que otra cosa... 

Verstappen, por el interior de la primera curva de Spa, se toca con Räikkönen -que choca con Vettel- en el GP de Bélgica de F1 2016.

 

Sin embargo, sus rivales directos e indirectos no lo tienen tan claro: "Me llevo bien con Max, me gusta cómo es y su estilo agresivo, pero creo que algunos de sus movimientos que he vivido cuando corro contra él no son correctos, especialmente en la frenada. Es posible que aún deba entenderlo, pero en la carrera de hoy ha sucedido mucho", ha indicado Vettel, según la misma fuente. "Debemos hablar y respetarnos, pero hace algunas maniobras dudosas y la parrilla no está contenta con su forma de actuar, pero es mejor hablarlo con él y no decir cosas en los medios de comunicación, ya que lo mejor es estar cara a cara y hablarlo", ha agregado el alemán.

A este respecto, Räikkönen fue menos benévolo durante la carrera: "Lo único que pretende [Verstappen] es echarme de la pista", decía por radio durante el enésimo toque con Max. 

6.- Afición holandesa

La vuelta a los circuitos de mareas naranjas en apoyo a pilotos holandeses es algo que nunca sobra en un negocio como es la F1. Sin embargo, el comportamiento de los seguidores de Verstappen están empezando a resultar incómodos, sobre todo cuando su actuación se traduce en pitos hacia el podio cuando su ídolo no está entre los tres primeros, como ha sucedido en Bélgica. De hecho, el propio Rosberg, desde lo más alto del cajón, se acabó dirigiendo a ellos, "sintiendo mucho" que Max no hubiera terminado la carrera en mejor posición. 

7.- El fantasma de Kvyat 

Sea como fuere, por envidia o por indignación sincera contra su pilotaje, algunos siguen confiando en que Verstappen, si sigue rayando los límites del 'fair play', acabe cayendo en la misma desgracia que el hasta hace poco 'niño mimado' de Red Bull, Daniil Kvyat, que volvió a Toro Rosso, precisamente, por actuaciones similares contra sus rivales (la gota que colmó el vaso -y la paciencia dentro y fuera de Red Bull- fueron precisamente sus toques con Vettel en el GP de Rusia de este año). ¿Qué sucederá en la segunda mitad de la temporada? ¿Verstappen seguirá siendo el piloto más odiado de la F1? ¿Levantará un poco pie para asegurar los resultados positivos que no ha tenido en la última carrera? ¿O preferirá, ante todo, atemorizar a sus rivales para consolidar su reputación de cara al futuro?

 

Además, te puede interesar: 

GP Bélgica F1 2016: la mejor carrera de Alonso en McLaren-Honda

Vídeo: brutal accidente de Kevin Magnussen en Spa

   

Max-Verstappen-Spa-2016 © Redacción Max-Verstappen-Spa-2016
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Fórmula 1 Autobild.es

image beaconimage beaconimage beacon