Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

A la nueva Fórmula 1 le importarán los aficionados

Logotipo de Fórmula 1 Autobild.es Fórmula 1 Autobild.es 24/01/2017 Adrián Mancebo
© Redacción

El británico Ross Brawn es una de las personas que mejor conoce los entresijos de la Fórmula 1. Ha vivido desde dentro el funcionamiento de la categoría, como mecánico, como ingeniero y como dueño de equipo. Ahora utilizará todo su conocimiento para mejorar la F1 y hacerla más rentable, como empleado de Liberty Media, los nuevos dueños del “Gran Circo”.

Brawn es el nuevo director general deportivo de la Fórmula 1, por lo que sobre él recaerán todos los asuntos que tengan que ver con las carreras. Desde posibles cambios de formato, horarios y gestión de lo que suceda durante los grandes premios. Todo lo necesario para mejorar el producto. Será el nexo de unión entre Liberty Media y la FIA, donde tiene a quien fue su compañero durante mucho tiempo en Ferrari, Jean Todt.

“Es fantástico volver a la Fórmula 1. Me he divertido como consultor de Liberty Media los últimos meses y ahora estoy deseando trabajar con Chase, Sean y el resto del equipo de la Fórmula 1 para contribuir a la evolución del deporte”, ha declarado Brawn. “Tenemos una oportunidad sin precedentes para trabajar juntos con los equipos y promotores para mejorar la Fórmula 1 para ellos y, sobre todo, para los aficionados”.

Uno de los objetivos de la nueva directiva de la categoría reina es que la Fórmula 1 sea rentable para todos los que participan de ella. Desde equipos hasta circuitos,  promotores y televisiones. En cierta forma, quieren hacer que todos vuelvan a estar interesados en llegar a la F1 debido a su popularidad.

Destaca en las palabras de Brawn que los aficionados deben ser el pilar fundamental de la F1, pues no hay que olvidar que son los “consumidores”, los que siguen las carreras por televisión, en internet, y viajan hasta los circuitos de todo el mundo. Cuantos más interesados haya en la F1, más rentable será, pero para que todo esto suceda debe ser un campeonato atractivo. Entre otras ideas, Brawn tiene en la cabeza poner un techo presupuestario, atraer a más coches a la parrilla y hacer que los motores sean más baratos.

 

Además, te puede interesar:

- Oficial: Bernie Ecclestone, despedido de la Fórmula 1

- La nueva directiva de la F1 post Ecclestone

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Fórmula 1 Autobild.es

image beaconimage beaconimage beacon