Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Al volante del Mitsubishi Eclipse Cross 2018: Empieza la nueva era “Mitsu”

Logotipo de Car and Driver Car and Driver 27/11/2017 Car and Driver

La familia SUV Mitsubishi estará compuesta por tres modelos –el Montero desaparecerá pronto– y en el centro de esa nueva gama se sitúa el Eclipse Cross. El futuro ASX será más pequeño que el actual y el nuevo Outlander algo más grande. Pero de momento el Eclipse Cross estrena una silueta completamente distinta en la que prima el aire cupé que ahora tanto gusta en los SUV. Mide 4,40 metros de largo, cuatro centímetros más que el ASX y su aspecto está realmente conseguido, con una trasera vistosa por diseño aunque poco práctica desde el interior ya que limita la visibilidad trasera.

© Proporcionado por Hearst Magazines S.L.

La presentación interior es mucho más atractiva que en otros modelos de la marca, con detalles cuidados y un aspecto vistoso. Sigue siendo curiosa la distribución de mandos en el salpicadero, con algunos de ellos casi inaccesibles pero por lo general todo transmite sensación de buena calidad. Por dentro el Eclipse Cross es más amplio de lo que parece por fuera y la caída del techo en la parte trasera no supone una limitación para los ocupantes de la parte trasera, aunque la forma de las puertas traseras sí que obliga a agacharse algo más para poder acceder al interior. La anchura es normal, pero la cota longitudinal y la altura son buenas en todas las plazas.

© Proporcionado por Hearst Magazines S.L.

El único “pero” es la resolución de la banqueta trasera, dividida en partes asimétricas, con un sistema que casi inutiliza la plaza central que, además, tiene el reposacabezas desplazado hacia la izquierda, no está centrado, por lo que cualquiera que se siente en esa posición viajará incómodo. La banqueta tiene un práctico desplazamiento longitudinal de casi 20 centímetros que permite variar el espacio para los pasajeros y la carga lo que da lugar a que el maletero ofrezca entre 378 y 485 litros en función de la posición de la banqueta. El respaldo del asiento trasero también se puede regular en inclinación, con seis posibles posiciones.

El Eclipse Cross utiliza la misma plataforma del ASX, con idéntica distancia entre ejes y una mayor anchura de vías. La suspensión es independiente en las cuatro ruedas, con McPherson delante y multibrazo detrás, sea cual sea el sistema de tracción. De momento el único motor disponible es un gasolina de 1.5 litros con turbo y 163 caballos de potencia, acoplado a un cambio manual de seis relaciones o uno opcional automático de variador continuo y ocho marchas predeterminadas, con tracción delantera o total. Más adelante llegará un Diesel de 2.2 litros del que no se ha anunciado la potencia y que irá acoplado a un cambio automático de convertidor de cocho marchas, y una versión híbrida tradicional, no enchufable.

El sistema de tracción total cuenta con tres modos de funcionamiento, uno denominado Auto, que hace que funcione la mayor parte del tiempo casi como un tracción delantera enviando solo un 20% al eje trasero. En los modos Snow y Gravel, para situaciones más difíciles de adherencia, se envía más par al eje trasero, además de tener la posibilidad de bloquear el embrague central que hace las veces de diferencial, con lo que cada eje recibe la misma fuerza.

Durante la presentación pudimos conducir la versión más equipada, con tracción total y cambio automático en acabado Kaiteki, el más completo y lujoso de los tres disponibles en la gama. El Eclipse Cross es un coche muy agradable, con una suspensión suave aunque sin llegar a ser blanda, que ofrece un elevado confort de marcha y un buen nivel de silencio interior. El motor tiene empuje y una buena respuesta hasta las 4.000 vueltas aunque por encima de ese régimen su empuje es menos apreciable. Si se requiere una conducción más ágil la caja automática de variador continuo no resulta el mejor aliado porque tiene el mismo efecto que todas las cajas de este tipo, si se acelera a fondo el motor se revoluciona y la sensación de aceleración no va en consonancia con el sonido del motor.

© Proporcionado por Hearst Magazines S.L.

El cambio cuenta con tres modos de funcionamiento, uno normal, otro ECO que limita la respuesta del acelerador y otro Sport. Si se quiere una respuesta más rápida hay que recurrir al modo manual con la palanca o las levas y aprovechas las ocho relaciones establecidas porque de este modo mejora ligeramente la respuesta.

El equipamiento es muy completo y se enriquece a medida que subimos de acabado, ya que son equipamientos cerrados. El Eclipse Cross puede llevar Head up display proyectado en una pequeña pantalla de plástico, cámaras perimetrales, alerta de ángulo muerto, aviso de cambio involuntario de carril, sistema de frenada de emergencia con detección de obstáculos, sistema multimedia con manejo mediante una superficie táctil situada en la consola central y control de crucero adaptativo. La gama Eclipse Cross comienza en los 26.300 euros del 4x2 en acabado Challenge y llega hasta los 36.000 euros del Kaiteki con tracción total y cambio CVT, aunque estos precios se reducen en función de si se financia o no y de las promociones y descuentos existentes.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Car and Driver

image beaconimage beaconimage beacon