Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Al volante del Skoda Karoq: Todocamino sin ‘peros’

Logotipo de Car and Driver Car and Driver 03/11/2017 Car and Driver
© Proporcionado por Hearst Magazines S.L.

Hermano menor del Kodiaq o el primo checo del Seat Ateca si lo prefieren, el Skoda Karoq ya está aquí y efectivamente, comparte plataforma mecánica y numerosos componentes con ambos, calcando además las dimensiones del segundo. De hecho, al primer vistazo no transmite el efecto sorpresa que pueden generar otros modelos inéditos debido a esto y también a la línea estética adoptada por la marca centroeuropea, más sobria y elegante que llamativa algo que por otro lado, promete otorgarle mayor vigencia en el tiempo.

© Proporcionado por Hearst Magazines S.L.

Su nombre, 'Karoq', unifica los conceptos de coche y flecha en el dialecto de Alaska de igual forma que este modelo quiere aunar la habitabilidad de un familiar con las aptitudes camperas de un buen 4x4. En este sentido, se distancia claramente de algunos de sus competidores, más limitados en el primer aspecto y más enfocados al asfalto y desde luego, estas dos características son las que más llaman nuestra atención desde los primeros kilómetros.

© Proporcionado por Hearst Magazines S.L.

Este SUV medio nos brinda una postura de conducción inmejorable, elevada y confortable, más similar a la de un monovolumen que a la de un turismo pues las banquetas de los asientos son cortas y altas lo que deja las piernas en una posición muy descansada. Además, garantiza una visibilidad perfecta, cualidad que unida a sus compactas dimensiones, su suavidad de dirección y su buen radio de giro le permite ofrecer una maniobrabilidad que sorprende casi tanto como lo espacioso que resulta por dentro. A diferencia del Kodiaq, no se puede configurar con siete plazas pero sí con cinco modulables. Opcionalmente, la banqueta trasera se divide en tres asientos independientes denominados VarioFlex porque pueden desplazarse longitudinalmente, plegarse, abatirse y hasta desmontarse de forma relativamente sencilla.

© Copyright © 2017 Hearst Magazines, S.L.

El Karoq resulta cómodo en cuatro de sus plazas y una quinta –central trasera– sólo echamos en falta algo más de anchura para que un adulto de talla media viaje soporte largos recorridos sin acusar el cansancio. Pero lo mejor de todo es el maletero, directamente el más amplio de la categoría con 521 litros de capacidad y una rueda de repuesto de emergencia situada debajo del mismo. Además, podemos ampliarlo hasta los 588 desplazando hacia delante los asientos posteriores, hasta los 1.630 abatiéndolos y superar los 1.820 retirándolos por completo, una solución más que interesante ésta para el transporte de bicicletas u otros objetos voluminosos.

La habitabilidad es uno de sus puntos fuertes, pero el interior también presenta materiales de buena factura y unos ajustes más que correctos para un vehículo de su precio. El aspecto general recuerda mucho al del Ateca, pero encontramos elementos que el Seat no puede incorporar –al menos de momento– como una gran pantalla táctil de hasta 9 pulgadas con control gestual o un cuadro de instrumentación digital con cuatro vistas diferentes que eso sí, todavía no hemos podido probar porque las primeras unidades que lo montan no saldrán de fábrica hasta principios de 2018. De todos modos, hablando de tecnología, resultan todavía más valiosos los asistentes a la conducción disponibles, hasta 19 para ser exactos, incluyendo el control de velocidad adaptativo ACC, el line assist, que te mantiene en el carril correcto o el trafic jump assist, que conduce sólo en atascos o el park assist, que maneja el volante de forma autónoma para aparcar.

Los asistentes a la conducción funcionan bien y sólo el line assist puede resultar invasivo en ocasiones. Todos refuerzan la seguridad pero también el confort.

En marcha, el SUV medio de Skoda se revela como uno de los más equilibrados de su clase. La suspensión de serie ofrece una puesta a punto envidiable permitiéndonos enlazar curvas con precisión y velocidad en zonas de asfalto ondulado o roto, algo que pudimos comprobar especialmente bien en la escarpada isla de Sicilia, al sur de Italia. Opcionalmente, puede incluir unos amortiguadores adaptativos que aunque no pudimos probar, cuestionamos que reporten una mejora dinámica importante. No sucede lo mismo en el caso de la tracción total, que brinda una motricidad excelente en este tipo de firmes y que sin embargo, sólo está disponible con el motor 2.0 TDI –de momento–. Todo lo contrario ocurre con el cambio automático y lo celebramos, porque la transmisión DSG de doble embrague y siete marchas reporta rapidez, eficiencia y comodidad a la conducción y se puede equipar en cualquiera de los motores, desde el 1.0 TSI de 115 caballos, al 1.5 TSI de 150 –con desactivación de cilindros– pasando por el 1.6 TDI de 115 caballos que escogimos para iniciar la prueba.

© Proporcionado por Hearst Magazines S.L.

Con esta mecánica el Karoq responde bien al acelerador y presenta unos consumos realmente contenidos pero es que además resulta relativamente suave y aprovechable a bajo y medio régimen gracias a una caja manual de seis marchas con desarrollos bien ajustados y un manejo preciso. No es necesario recurrir demasiado a este cambio para afrontar pendientes elevadas aunque sí para adelantar, especialmente con carga elevada. De todos modos, las mecánicas gasolina del Karoq también están entre las más eficientes del momento, especialmente el tricilíndrico 1.0 TSI de idéntica potencia. Por encima de éste se ha situado un inédito 1.5 TSI con desactivación de cilindros, un propulsor que pudimos conducir brevemente asociado a un cambio DSG y que definitivamente, destaca más por sus niveles de consumo contenido que por sus prestaciones, pues no entrega sus 150 caballos de forma inmediata sino que pide apurar la gama de revoluciones para mostrar todo su potencial.

Sorprende la versión 1.6 TDI con la suspensión de serie y las llantas de 18 pulgadas, gasta poco, responde bien, es suave y más dinámica de lo que esperábamos.

Por otro lado, el 2.0 TDI llegará próximamente en su variante de 190 caballos, disponible ya en el Ateca pero no así en el Karoq inicialmente. En cualquier caso, con 150 CV y un par máximo más que considerable –340 Nm–, este propulsor se basta y se sobra para 'tirar' de este SUV compacto incluso añadiendo el DSG y también el 4x4 que es obligatorio en esta versión algo que favorece sus prestaciones y su uso off roada costa de penalizar algo el consumo.

A la venta desde 19.700 euros con el 1.0 TSI de 115 caballos y cambio manual –21.700 con DSG–, este Skoda Karoq incluyen “3.700 euros de equipamiento” tal y como reza el eslogan de la marca que hace hincapié en que la gama de este modelo arranca en el acabado Ambition, habitualmente intermedio en todos sus modelos.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Car and Driver

image beaconimage beaconimage beacon