Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Así evitó Mercedes que Hamilton saliese desde el pit-lane

Logotipo de Fórmula 1 Autobild.es Fórmula 1 Autobild.es 03/05/2016 Adrián Mancebo
Lewis Hamilton, en el circuito de sochi © Redacción Lewis Hamilton, en el circuito de sochi

Acabó la Q2 de la sesión de clasificación para el GP de Rusia el pasado sábado y se terminaron las opciones de Lewis Hamilton de luchar por la ‘pole position’ a causa de un fallo en una de las partes del motor, el MGU-H, encargado de la recuperación de energía procedente de los gases del escape. En una situación normal sería bastante simple pensar que, una vez sustituida la pieza dañada, el piloto debería poder salir desde la décima posición (última de la Q3, al no participar en ella), pero en la Fórmula 1 las cosas son mucho más complejas.

Las normas dicen que, para cambiar una parte del motor y no ser sancionado, el equipo debe sustituir esta parte por otra de la misma especificación… ¿y cual era el problema de Hamilton? Que Mercedes introdujo en Sochi una evolución, lo que significaba que, en caso de sustituir la parte dañada, debía salir desde el pit-lane. El británico, totalmente contrario a partir desde este lugar, y Mercedes se movilizaron entonces para encontrar una solución a más de 3.000 kilómetros y diez horas en avión de donde se encuentra la fábrica de motores de Mercedes, en Brixworth (Inglaterra).

El equipo preparó un avión gracias a la mano y experiencia de Niki Lauda en estos asuntos (fue propietario de las aerolíneas Lauda Air y 'Niki'), que debía llevar la pieza desde Brixworth hasta Sochi. La asistente de Paddy Lowe (director técnico) se encargó de organizar el aeropuerto al que debía llegar el paquete y Bernie Ecclestone fue el encargado de resolver el paso por la aduana. Justo a tiempo,  antes de la carrera, la pieza llegó al box de Mercedes, para que los mecánicos trabajaran en el W07.“Fue un esfuerzo de todo el equipo, con mucha gente involucrada”, señalaba lleno de orgullo Toto Wolff, jefe del equipo Mercedes.

Lewis Hamilton cruzó finalmente la meta en segunda posición en el GP de Rusia y, aunque le habría gustado ganar, consiguió remontar hasta el podio gracias a su gran actuación y a esta movilización. Desde el pit-lane, sin duda alguna, habría sido más difícil.

 

Además, te puede interesar:

- Pirelli comienza el desarrollo de los neumáticos de 2017

- Kevin Magnussen, piloto del día del GP Rusia F1 2016

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Fórmula 1 Autobild.es

image beaconimage beaconimage beacon