Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

BMW 225xe 2016 por km77.com

Km77 Km77 10/12/2015 km77.com

El BMW 225xe es una versión del monovolumen Serie 2 Active Tourer con un sistema de impulsión híbrido enchufable. BMW admite pedidos desde diciembre de 2015, estando a la venta por 40 250 euros (los primeros pedidos se entregarán en marzo de 2016). Este modelo, por su coste, no se beneficia de la subvención del plan MOVEA, limitada a vehículos cuyo importe no supere los 32 000 euros.

Actualmente no hay ningún monovolumen híbrido enchufable en el mercado. El Toyota Prius+ y el Peugeot 3008 Hybrid4 son dos monovolúmenes híbridos de tamaño parecido y potencia inferior, que no admiten recarga a través de la red eléctrica. BMW también comercializa el monovolumen híbrido de menor tamaño i3 REX —ficha comparativa—.

El 225xe tiene dos motores, uno eléctrico que mueve las ruedas traseras y uno de gasolina de tres cilindros que mueve las ruedas delanteras, por lo que la tracción puede ser delantera, trasera o total. El motor de gasolina es de tres cilindros, 1,5 litros de capacidad y está sobrealimentado. Da 136 caballos. Transmite la potencia a las ruedas a través de una transmisión automática Steptronic de seis relaciones.

BMW 225xe 2016. Imágenes exteriores © Proporcionado por Km77 BMW 225xe 2016. Imágenes exteriores

El motor eléctrico es de tipo síncrono y produce 88 caballos. Está alimentado por una batería de iones de litio de 7,7 kWh de capacidad. La potencia máxima entre ambos motores es 224 caballos. BMW dice que empleando la potencia de ambos motores el 225xe acelera de 0 a 100 km/h en 6,7 segundos y alcanza 202 km/h. En modo completamente eléctrico la autonomía es 41 km. El consumo medio homologado en combinación de ambos motores es 2,1-2,0 l/100 km —valores en función del tamaño de los neumáticos—, muy por debajo de la cifra de consumo homologado del Peugeot 3008 Hybrid4 —3,5 l/100 km—.

Al igual que en el resto de versiones híbridas de BMW, a través de un mando en la consola se seleccionan los modos de gestión de la energía: AUTO eDRIVE, MAX eDRIVE y SAVE BATTERY. Con otra tecla que BMW denomina «Driving Experience Control» se seleccionan los modos de conducción: SPORT, COMFORT y ECO PRO. Con estos se modifica la velocidad de respuesta de la dirección —así como su dureza—, el cambio de marchas y el acelerador. Solo en el modo ECO PRO se activa la función de avance por inercia.

En el modo AUTO eDRIVE, que se activa por defecto al arrancar, el sistema gestiona de forma autónoma la entrada en funcionamiento de cada motor. Permite circular hasta 80 km/h en modo eléctrico —si el nivel de carga es inferior a siete por ciento, la velocidad desciende a 55 km/h y si es inferior a tres por ciento, el motor de combustión se pone en marcha—. Si se activa el modo MAX eDRIVE aumenta hasta 125 km/h la velocida máxima hasta la que se puede circular con propulsión eléctrica. En el modo SAVE BATTERY, el sistema mantiene el nivel de carga de la batería para poder emplearla en otro momento (por ejemplo al entrar en ciudad). Si la carga inicial es inferior a 50%, se recarga la batería mientras el coche circula hasta superar este umbral. En todos los modos, ambos motores entran en funcionamiento si el conductor pisa el acelerador hasta activar el «kick-down» o si pone el selector de marchas en posición S.

La batería del 225xe va alojada debajo de los asientos traseros. Por esta razón, según BMW, la banqueta trasera está situada 30 mm más alta que en el resto de versiones de la gama Serie 2 Active Tourer y el volumen de carga del maletero es 400 litros —frente a 468 litros del resto de la gama Serie 2 Active Tourer; ficha comparativa—. El alternador de arranque que conecta con una polea al motor de combustión interna ejerce varias funciones. Durante las demandas de alta potencia agrega la impulsión del motor eléctrico a la del motor de combustión. En fases de deceleración y frenado actúa como alternador, cargando la batería. En caso de ser necesario, el motor de combustión también aporta carga eléctrica a través del alternador.

BMW 225xe 2016. Imágenes técnicas © Proporcionado por Km77 BMW 225xe 2016. Imágenes técnicas

Además de la recarga en marcha, el 225xe permite ser recargado conectándolo a una toma de corriente doméstica —una recarga completa toma tres horas y quince minutos— o, en opción, al sistema BMW i Wallbox, consistente en una consola de recarga de capacidad 3,7 kW —emplea dos horas y quince minutos— que se adquiere por separado. BMW ofrece un servicio denominado ChargeNow que localiza puntos de recarga, bien empleando el equipo multimedia del coche —BMW ConnectedDrive—, bien a través de una aplicación para dispositivos móviles —BMW ConnectedDrive App o ChargeNow App—.

El sistema BMW ConnectedDrive permite conocer el nivel de carga, gestionar o programar la climatización, entre otras funciones, bien desde la pantalla del coche, bien desde un teléfono móvil inteligente. El sistema de navegación del BMW 225xe gestiona anticipadamente la energía analizando la ruta seleccionada, función presente también en el resto de versiones del Serie 2 Active Tourer.

BMW ha anunciado el equipamiento específico de esta versión, cuyo nivel de equipamiento es «Advantage». Incluye de serie climatizador de dos zonas, volante deportivo multifunción, sensor de lluvia y luces, paquete de compartimentos, paquete de retrovisores exteriores abatibles eléctricamente, accionamiento automático del portón trasero, radio BMW Professional, llantas de aleación de 17 pulgadas y sistema de navegación.

El 225xe se comenzará a fabricar a finales de 2015 en la planta que BMW tiene en Leipzig.

Gestión anuncios
Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon