Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Conducimos el Seat Arona: El Ibiza se viste de SUV

Logotipo de Car and Driver Car and Driver 24/10/2017 Car and Driver

Ocho centímetros más largo y casi once más alto lo diferencian de un Ibiza, con el que comparte plataforma y aunque sus rasgos estéticos son muy similares; el Seat Arona ofrece muchas más posibilidades de personalización, sobre todo gracias a su pintura bicolor, un elemento casi imprescindible en este segmento. Sus proporciones son las de un verdadero SUV compacto, con una distancia libre al suelo de 19 centímetros, por encima de la media, y unas líneas angulosas que refuerza su imagen de robustez.

Por dentro ofrece algo más de amplitud que un Ibiza, especialmente por su mayor altura hasta el techo, lo que permite que todos los pasajeros vayan sentados en una posición más vertical con lo que se consigue más espacio para las piernas y una mayor sensación de holgura. La postura de conducción no es tan elevada como en la mayoría de los SUV, pero suficiente para estar ligeramente por encima del resto del tráfico y hacer que para algunas personas el entrar y salir sea más fácil que en un turismo normal. El maletero, con 400 litros, consigue casi 50 litros más de capacidad que en el Ibiza. La presentación del habitáculo es casi idéntica a la del famoso urbano, realizada con un ajuste y unas terminaciones excelentes pero con materiales duros, poco vistosos y un aspecto visual demasiado sobrio,, sobre todo comparado con algunos de sus recientes rivales, mucho más coloristas y con muchas posibilidades de personalización. 

© Proporcionado por Hearst Magazines S.L.

La plataforma empleada es la misma del Ibiza con una distancia entre ejes solo dos milímetros mayor. La suspensión delantera es independiente, McPherson, y detrás hay un eje torsional semiindependiente, la única posibilidad disponible ya que ni siquiera el TSI de 150 CV llevará un sistema multibrazo independiente. La tracción total tampoco estará disponible con ninguna de las motorizaciones ya que el mercado 4x4 en este segmento es realmente pequeño. No hay control de descenso de pendientes ni ningún programa del Drive Profile especialmente indicado para conducción fuera del asfalto, pero si cuenta, en el acabado FR, con la opción de la suspensión adaptativa de amortiguadores de dureza variable. También cuenta con el diferencial electrónico XDS, que hace las funciones de autoblocante, en los motores de más de 100 CV.  

© Copyright © 2017 Hearst Magazines, S.L.

La gama de motores está compuesta por dos variantes del tricilíndrico 1.0 TSI, con 95 y 115 CV y una primera versión del 1.6 TDI con 95 CV a la que se unirá otra de 115 CV en pocos meses. También llegará un 1.5 TSI de 150 CV y un TGI con motor gasolina-gas natural y 95 CV. El cambio es manual de cinco marchas en el gasolina pequeño y de seis en el resto pero el gasolina de 115 CV puede llevar el cambio automático de doble embrague DSG de siete relaciones. Todos son propulsores conocidos y con un funcionamiento intachable. Hemos podido probar el gasolina 115 CV con el cambio DSG y es una verdadera delicia, con un empuje excelente y una sonoridad muy contenida; tan solo se aprecia ligeramente en el sonido que se trata de un tricilíndrico en recuperaciones o cuando aceleramos desde muy pocas vueltas, pero responde con bastante inmediatez gracias a su buena elasticidad.

© Proporcionado por Hearst Magazines S.L.

El equipamiento en cuanto a las ayudas a la conducción se refiere está al mejor nivel, con sistema de frenada de emergencia, control de crucero activo y alerta de ángulo muerto. El sistema multimedia por su parte, también es compatible con dispositivos Apple y Android, tiene una pantalla táctil de ocho pulgadas y estrena el asistente Amazon Alexa, un sistema de ayuda para todo tipo de servicios controlado por voz y que estará disponible a partir de 2018.

Los precios del Arona empiezan en los 17.300 euros del 1.0 TSI de 95 CV en acabado Reference y llegan hasta los 23.270 del 1.0 TSI de 115 CV con cambio DSG en acabado FR, de momento el más caro de los que se comercializan hasta la llegada de los nuevos motores Diesel y el gasolina más potente. Los acabados son cuatro, Reference, Style, Xcellence y FR, éste último el más deportivo como en el resto de modelos de la marca.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Car and Driver

image beaconimage beaconimage beacon