Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El Mercedes-AMG E 63 S se pone al día gracias a Posaidon

Logotipo de Car and Driver Car and Driver 05/01/2018 Car and Driver

Todos conocemos de lo que es capaz la nueva generación del Mercedes Clase E, especialmente en sus versiones más deportivas firmadas por AMG, con el nuevo propulsor V8 de 4.0 litros y sus más de 600 caballos con el conocido ‘modo drift’ que ya os hemos mencionado en alguna ocasión. Sin embargo, algunos preparadores siguen centrando su trabajo en la anterior generación de la berlina alemana y a juzgar por los resultados, parece que tiene muy buena pinta.

En Alemania existen multitud de especialistas consumados en el mundillo del aftermarket que realizan sus trabajos sobre los mejores coches del momento, mostrando todas sus capacidades. No obstante, algunos menos conocidos como Posaidon han centrado sus esfuerzos en el Mercedes-AMG E 63 S de la anterior generación, es decir el W212.

© Copyright © 2018 Hearst Magazines, S.L.

Quizás pueda parecer una preparación obsoleta pero el enorme potencial que han sacado del propulsor V8 de 5.5 litros supera cualquier expectativa. Estos chicos alemanes han pensado que los 585 caballos originales no son suficientes y para ello han realizado modificaciones en los turbocompresores, en el sistema de refrigeración, en la ECU, la admisión del motor, la línea de escape y muchas otras cosas. Además, ofrecen la opción de aumentar el desplazamiento del V8 hasta los 6.5 litros.

El resultado se traduce, sin modificar la cilindrada, en unos salvajes 920 caballos con 1.350 Nm de par máximo. Pero si esta cantidad no termina de convencerte podrás optar por el aumento de capacidad y ascender hasta los 1.000 caballos y 1.350 Nm, ahí es nada. Como es lógico, la transmisión de siete relaciones ha sido reforzada para poder soportar toda esa energía mecánica que deben soportar los engranajes. Además, se han añadido diferenciales de deslizamiento limitado tanto en el eje delantero como en el trasero, capaces de digerir hasta 1.500 Nm.

Por lo demás, recibe unos muelles deportivos en la parte delantera y otros de ajuste electrónico en la trasera, elementos de fibra de carbono en la carrocería y mantiene elementos como las llantas AMG y los frenos carbo-cerámicos originales. Con estas mejoras el E 63 S es capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en apenas 2,8 segundos; como decimos, nada que envidiar a la generación actual.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Car and Driver

image beaconimage beaconimage beacon