Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

La clave del doblete de Mercedes en el GP Brasil 2016

Fórmula 1 Autobild.es Fórmula 1 Autobild.es 16/11/2016 Adrián Mancebo

Mercedes dominó el GP de Brasil 2016 y, según él mismo nos hizo ver durante la carrera, la victoria de Hamilton nunca llegó a estar en duda dado el gran ritmo que el británico mostró. Sin embargo, sí que hubo una clave en el doblete de Mercedes, que fue el cambio de configuración de seco a mojado durante la primera bandera roja... ¿habría sido el resultado el mismo?

Los técnicos de Mercedes tomaron esta decisión tras la primera bandera roja, provocada tras el accidente de Marcus Ericsson. Debieron pedir permiso al Delegado Técnico de la FIA, Jo Bauer, que debió dar luz verde al cambio de componentes de la suspensión, que en ningún caso debían ser menos pesados que en la configuración en la que habían comenzado la carrera.

"El coche estaba configurado para seco", declaraPaddy Lowe, jefe de equipo de Mercedes, a Motorsport.com. "El coche tiene que estar configurado para seco, a menos que puedas predecir que toda la carrera será en mojado, lo que es arriesgado. Sin embargo, una vez empezada la carrera tuvimos claro que no iba a parar de llover, por lo que cambiamos el set-up àra tener un mejor equilibrio en mojado", explica.

"Tuvimos que tener cuidado de que las nuevas partes pusiéramos en el coche no pesaran menos. Llevábamos unas básculas de cocina para asegurarnos que todo estaba bien", agrega Lowe.

Con esta nueva configuración, Mercedes facilitó la conducción a sus pilotos, que no cometieron errores y pudieron imponerse. Nunca sabremos qué habría pasado sin la bandera roja, aunque seguro que Max Verstappen (que acabó tercero a 10 segundos de Rosberg y a 21 de Hamilton) habría estado mucho más cerca de los dos primeros puestos.

Lowe siguió una estrategia similar cuando trabajaba para McLaren. Fue en el GP de Canadá de 2011. Allí se impuso Jenson Button tras poder configurar el monoplaza de forma que castigara menos los neumáticos y los frenos.

 

Además, te puede interesar:

- Ron Dennis, forzado a dejar el mando de McLaren

- Felipe Massa se despide de la F1 entre lágrimas

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Fórmula 1 Autobild.es

image beaconimage beaconimage beacon