Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Robert Kubica prueba un LMP1 y piensa en el WEC para 2017

Fórmula 1 Autobild.es Fórmula 1 Autobild.es 21/11/2016 Adrián Mancebo
prueba-robert-kubica-bahrein © Redacción prueba-robert-kubica-bahrein

Robert Kubica ha realizado su primer test con un coche del Mundial de Resistencia (WEC) este domingo en el Circuito de Bahréin. El polaco se ha puesto a los mandos de un LMP1 del equipo ByKolles y, lo más importante, se ha sentido tan bien que ha puesto el campeonato entre sus objetivos para 2017.

Una de las grandes dudas antes de que Kubica se pusiese al volante del prototipo del equipo de Colin Kolles era si podría pilotar de forma cómoda el monoplaza con los problemas de movilidad en el brazo derecho que arrastra desde su accidente en un rally italiano en el año 2011. El polaco, que ha vuelto a competir este año en circuitos,  no lo hacía desde el final de la temporada 2010 de Fórmula 1, última en la que compitió antes del accidente.

Kubica ha completado 27 vueltas al circuito de Bahréin con el prototipo, superando los tiempos de Pierre Kaffer, piloto titular del equipo. En conversación con la web Sportscar365, el polaco definía el LMP1 como un “Fórmula 1 con ruedas cubiertas” y admite que lo más importante de la prueba de hoy es comprobar si se sentiría cómodo pilotando.

“Al ser algo nuevo, no estoy seguro de que me vaya a gustar, pero por otra parte cada nuevo reto te da una motivación extra para ver si puedes hacerlo bien”, señala Kubica. “Por supuesto, si decido competir es porque quiero hacerlo, no porque no tenga nada más que hacer. He venido aquí para resolver las dudas que tengo”, agrega.

“No es fácil, preferiría hacerme un asiento en la fábrica antes de correr. Ha ido bastante bien y ha sido cómodo, aunque no al cien por cien, pero aún así podía competir. Lo he usado como una prueba, para comprobar si me sentía bien en el coche y ha ido bien. Por mis limitaciones, las carreras de resistencia son difíciles, porque hay cambios de piloto que tienes que hacer muy rápido.  No puedes construir el cockpit alrededor de ti mismo”, comenta.

Kubica ha admitido que le habría gustado haber cerrado sus planes definitivos para el año próximo en el mes de octubre, pero finalmente no ha sido así. Uno de sus posibles planes era correr en DTM, algo que no ha conseguido, afectado por la reducción de ocho a seis coches por marca. Ahora, tras esta prueba, tendrá que analizar las distintas opciones que puede tener sobre la mesa y elegir una para seguir corriendo.

Si es el WEC, Kubica espera pasárselo en grande. “La categoría tiene un nivel muy alto y yo creo que está creciendo mucho a pesar de que Audi se haya marchado, lo que es una pena, pero sin duda las carreras de resistencia junto a Le Mans hacen algo muy atractivo”.

 

Además, te puede interesar:

- Vídeo: los adelantamientos de Max Verstappen en Brasil 

- McLaren admite conversaciones con Apple

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Fórmula 1 Autobild.es

image beaconimage beaconimage beacon