Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Subaru XV. Oro molido

Logotipo de AutoScout24 AutoScout24 19/12/2017 AutoScout24.es

Video

En AutoScout24 sabemos a ciencia cierta que comprar un coche, ya sea nuevo o de ocasión, responde a una decisión de carácter aspiracional. Queremos productos porque representan esto o lo de más allá, nos agarramos a las etiquetas (lo ‘chic’, lo ‘premium’…) o simplemente nos dejamos llevar por las garras de los logos. Pero, como ocurre en muchos aspectos de la vida, no es oro todo lo que reluce. Las exigentes campañas de promoción y marketing de las marcas más poderosas han conseguido que los clientes se decanten por un producto incluso antes de probarlo, algo que no es malo en sí mismo, pero injustamente deja en la sombra productos realmente buenos que no tienen la oportunidad de lucirse de la misma manera.

El Subaru XV, que acaba de renovarse por completo, es un gran ejemplo de esto. Es un gran producto, tanto en su relación calidad-precio como en el planteamiento con el que se ha creado. Seguridad, robustez y tracción integral son sus tres ingredientes principales. Nos hemos subido en él y estas son nuestras conclusiones. ¿Te subes?

En la cresta de la ola

Cuando el XV hizo su aparición en el mercado, allá por 2012, los compradores vislumbraban la posibilidad de hacerse con un modelo SUV a corto-medio plazo. Ahora, ese momento ya ha llegado, estamos en la cresta de la ola y no hay más que ver los datos de matriculaciones para entender que lo que quiere el público son SUV utilitarios y SUV compactos.

El nuevo Subaru XV se posiciona, con sus 4,46 metros en el segmento de los C-SUV, entre todos los todocaminos derivados de hatchbacks como pueden ser el Peugeot 3008, el Volkswagen Tiguan, el Seat Ateca o el Renault Kadjar. El XV estrena en esta generación una nueva plataforma modular global de la que derivarán futuros modelos de la marca y que tiene como principal característica su alta rigidez (es casi el doble que el XV que recibió el facelift en 2016). Esta plataforma le ha permitido estirarse un poco y crecer 1,5 cm en longitud y 3 cm en batalla. Más espacio para los ocupantes, una boca de carga más cómoda y un centro de gravedad un poquito más bajo. Todo ventajas, en principio.

¿En qué ha cambiado?

Pero, ¿qué es lo que hace realmente diferente a un XV del resto de sus competidores? Básicamente dos cosas: que tiene más altura libre al suelo que ninguno de ellos (22 cm) y que cuenta con un sistema de tracción total permanente. Esto es, tiene cualidades off-road que no son habituales en el segmento y que luego las contaremos a fondo.

Estéticamente, encontramos las diferencias con el modelo anterior en el frontal, donde ha cambiado el paragolpes delantero, la posición de los antinieblas y el diseño de los faros (que ahora pueden ser de LED). También son nuevos los pasos de rueda laterales que ahora están mejor reforzados y, en la zaga, los grupos ópticos están colocados en el exterior subrayando la anchura del coche.

Ficha técnica

Menos opciones, pero mejores (y adiós al diésel)

La gama de motores del nuevo Subaru XV es sencilla: hay dos motores de gasolina dispuestos en posición longitudinal (y por su puesto de tipo bóxer), de cuatro cilindros, y que van asociados los dos a un cambio automático de tipo CVT (Lineartronic) que, aunque no es precisamente nuestra debilidad, en el XV consigue un rendimiento bastante suave y equilibrado. Se trata de motores 1.6 de 114 cv y de un 2.0 con 156 cv, los mismos que traía el modelo anterior pero más ligeros (al menos 12 kilos de ahorro en el motor de dos litros), ya que se han sustituido y evolucionado prácticamente hasta un 80% de las piezas. El cambio automático es de 6 marchas en el caso del motor menos potente y de 7 marchas con levas en el caso del 2.0, el cual por cierto también es de inyección directa.

Hemos podido circular con ambos por carretera y en general, hemos notado el menos potente de ellos lo suficientemente potente y lo suficientemente elástico como para circular con 4 pasajeros y equipaje de manera habitual. A pesar de que, incluso con una demanda de aceleración baja, el cambio CVT sube de vueltas bastante el motor (es atmosférico, que no se nos olvide), el ruido que llega al habitáculo es pequeño. Se nota mejoría con respecto al modelo anterior, probablemente porque se han mejorado las dos cosas, la gestión del motor y la insonorización del habitáculo. Como decimos, nos parece un motor lo suficientemente potente como para disfrutar de este coche en casi todas las circunstancias. Además, tiene la peculiaridad de que tiene una función “low” que simula el funcionamiento de una reductora.

El motor 2.0 de 156 cv presenta algunas ventajas más, más allá de que bastante más par (194 Nm frente a 150 Nm) y que puede con mucha más carga (de remolque o de peso en el habitáculo). El cambio CVT tiene 7 marchas, se puede gestionar con levas en el volante y permite circular con un gran desahogo del motor a velocidad de crucero. Además, el consumo de combustible homologado solo se ve penalizado en medio litro con respecto al 1.6 (6,4 litros frente a 6,9). La diferencia de un motor y de otro es de 2.300 euros a igualdad de equipamiento.

Por cierto, si a estas alturas te estás preguntando cuándo llegan los motores diésel, la respuesta te va a decepcionar un poco, ya que no llegarán nunca. Subaru tiene previsto desvincularse de los motores de gasoil básicamente porque no cree en ellos y segundo porque sus clientes cada vez lo piden menos (2 de cada 3 ventas hasta hoy son de motores gasolina).

Calidad interior y capacidad mejorada

Uno de los aspectos que más nos gusta del XV es que los materiales empleados, sin ser de una calidad alta, están ajustados y ensamblados muy bien. No hay crujidos, plásticos con mal tacto, juntas con bordes cortantes… nada. Todo es duro, no hay vibraciones y la sensación que transmite tanto al conductor como a los acompañantes es que se puede tragar todos los baches que se le pongan por delante sin miedo alguno.

Con respecto al modelo anterior ha cambiado la consola central, hay una nueva pantalla de 8 pulgadas, tiene asientos mejorados y hay un marco plateado que decora tanto el cuadro de mandos como las salidas de ventilación. El volante también es un poco más pequeño y son nuevos tanto los paneles de las puertas como los espacios portaobjetos, ahora con mayor capacidad. Este modelo tiene, además, 5 cm más de anchura en el habitáculo, con lo que se da un pequeño plus de confort a sus ocupantes, especialmente cuando viajan tres personas en la fila trasera. El maletero también es un poco más grande y ofrece 385 litros de capacidad inicial, ampliables hasta 835 en caso de abatir los respaldos de la segunda fila. Al menos en las primeras unidades no habrá rueda de repuesto, sino un kit reparapinchazos. Si llevara rueda de repuesto normal, la capacidad inicial sería de 345 litros.

‘Eyesight’ para controlarlos a todos

Hay cuatro niveles de acabado disponibles (Sport, Sport Plus, Executive, y Executive Plus). La buena noticia es que el conocido sistema EyeSight de Subaru (ahora en tercera generación) está incluido en todas las versiones. Para el que no lo sepa, se trata de un sistema basado en dos cámaras estereoscópicas en HD situadas en la parte alta del parabrisas que puede detectar y reconocer obstáculos y actuar en consecuencia sobre frenos, motor y transmisión. Entre otras cosas, puede detectar peatones o ciclistas, detener el coche totalmente en caso de posible choque hasta una velocidad de 50 km/h, sirve para hacer funcionar el control de crucero adaptativo y además ofrece la advertencia ante el cambio involuntario de carril.

En cuanto a la puesta al día del resto de equipamiento, hay que destacar la mejora realizada en materia de conectividad (App Starlink compatible con Car Play y Android Auto) y la doble pantalla fabricada por Harman/Kardon (6,5 y 8 pulgadas). El hecho de que se haya mejorado la conectividad ha hecho que cosas como el navegador ya no puedan pedirse ni siquiera como opción. Es algo que no gustará a todos, pero en este nuevo XV es así.

Cuanto más difícil, mejor

Durante la presentación nacional de este modelo pudimos comprobar cómo se desenvuelve en un escenario offroad puro y el resultado no pudo ser más satisfactorio. Pese a no dejar de ser un compacto, el XV tiene rasgos muy buenos para moverse en escenarios de conducción todoterreno. En el vídeo puedes ver con qué naturalidad resuelve puntos en los que, por ejemplo, se queda con dos ruedas sin contacto con el suelo. Especialmente buenos son los ángulos ventral y de salida (21,6 y 29 grados) y sobre todo su altura libre al suelo de 22 cm.

El coche trae un modo de circulación todoterreno (X-Mode) que coordina el motor, la tracción y los frenos de la mejor forma posible para superar, por ejemplo, una bajada muy pronunciada. Se puede soltar totalmente el acelerador y dejar que el coche controle la caída manteniendo una velocidad constante y dando esa seguridad que puede faltarle a los conductores más inexpertos. El reparto de par entre ejes es del 60:40 de entrada, aunque con el X-Mode activo el reparto queda simétrico.

Además de un modo todoterreno, este modelo también incluye sistemas que pueden ayudar mucho en asfalto como el control activo de par, que puede repartir par entre ruedas del mismo eje para controlar subviraje si nos gusta subir fuertes los puertos de montaña.

Desde 21.900 euros

El Subaru XV está disponible con el motor 1.6 y acabado Sport desde 21.900 euros, un precio muy competitivo en el que ya se incluyen las llantas de nuevo diseño de 17”, 7 airbags, sensor de lluvia y luces, asientos calefactables, el climatizador y 7 airbags. Por este dinero no encontramos en el mercado una alternativa que sea capaz de asumir tantas ‘perrerías’ fuera del asfalto y que, además, esté equipada al mismo nivel. En definitiva, es un producto único.

El acabado Sport+ (desde 23.900 con motor 1.6 y 26.200 con motor 2.0) añade a todo esto las llantas de 18”, cámara trasera, barras en el techo, luces LED diurnas y los faros delanteros direccionales.  Si nos queremos ir al acabado Executive Plus, donde se incluye el techo solar eléctrico, los asientos de cuero o las regulaciones eléctricas del asiento del conductor) entonces la única opción es el motor 2.0 y el precio es de 28.200 euros.

Subaru XV. Oro molido

Subaru XV. Oro molido
© AutoScout24.es
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Autoscout24

image beaconimage beaconimage beacon