Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El cabecilla de los yihadistas del kalashnikov tiene antecedentes en Argelia y entró a España en patera

Logotipo de El Mundo El Mundo 14/10/2021 GEMA PEÑALOSA
Detención de uno de los presuntos yihadistas. © Unidad Editorial, S.A. Detención de uno de los presuntos yihadistas. Una patera fue la puerta de entrada a España del hombre argelino que la Policía Nacional sitúa al frente de la célula yihadista asentada en Barcelona que preparaba un atentando inminente. El líder del grupo -conocido como Sheikh (Jeque)- arribó en cayuco a las costas andaluzas a finales del pasado mes de marzo y de ahí se desplazó hasta Cataluña, según revelaron fuentes de la investigación, y eligió Barcelona como base de operaciones. Sheikh, según apuntaron las mismas fuentes, dejó en su país un generoso historial delictivo que descansaba sobre el adoctrinamiento activo que, entre otros delitos, se le atribuye en España. Además, fue detenido en 2016 en Turquía cuando intentaba entrar en zona de conflicto para unirse a la organización terrorista Daesh. La Policía Nacional desbarató los planes de la célula tras una operación que se precipitó al tener conocimiento los agentes de la Comisaría General de Información de que uno de sus miembros ultimaba la compra de un kalashnikov. Los cuatro hombres que integraban el grupo, arrestados en la ciudad condal y Madrid, ya están en prisión. La operación se desarrolló bajo la dirección del Juzgado Central de Instrucción número 6 y la coordinación de la Fiscalía de la Audiencia Nacional. El dispositivo se activó la pasada Navidad, cuando los investigadores detectaron la entrada en España de un presunto miembro de Daesh. Tras varias gestiones, fue arrestado en el mes de enero junto con dos acólitos en Barcelona.

Delincuentes argelinos en Barcelona

Durante esa primera fase de la operación, bautizada como Arbac, los investigadores comprobaron que los detenidos contaban con la ayuda de un hombre que, desde Argelia, coordinaba las medidas de seguridad de los recién llegados a España para evitar que los servicios de seguridad les detectaran. Era Sheikh, que se convirtió entonces en una pieza preferente de la investigación. Los policías ya no dejaron de seguir sus movimientos. A finales del pasado mes de marzo detectaron su entrada en España vía patera. Los agentes constataron que el líder del grupo se instalaba en Barcelona, tal y como habían hecho sus predecesores. El control de su actividad en la capital catalana reveló que se había rodeado de un grupo de jóvenes delincuentes de nacionalidad argelina que se dedicaba de manera organizada al robo a turistas. Desde su llegada a España, la Policía comprobó que varios de ellos mostraban altos signos de radicalización. Los agentes constataron la vinculación de Sheikh con el Daesh desde el año 2016, cuando fue detenido en Turquía. Una vez puesto en libertad, según verificaron, recorrió varios países como Malasia, Tanzania y Argelia, donde continuó realizando labores de captación para la organización. En el dispositivo que desembocó en las detenciones, los agentes registraron tres casas y una celda en una prisión catalana. En el domicilio del líder de la célula se hallaron tres machetes (de 60, 57 y 51 centímetros) y unos 70 cartuchos. Los cuatro detenidos están imputados por pertenencia a organización terrorista y autoadoctrinamiento.
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más el El Mundo

image beaconimage beaconimage beacon