Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El insostenible discurso de Madrid

Logotipo de La Vanguardia La Vanguardia 03/12/2019 Asier Martiarena
Greenpeace cambió el lema “Madrid Green Capital” por el de “Madrid Grey Capital” en la Puerta de Alcalá © Image LaVanguardia.com Greenpeace cambió el lema “Madrid Green Capital” por el de “Madrid Grey Capital” en la Puerta de Alcalá

Madrid se acostó la víspera de la cumbre del clima COP25 con todo listo para lucir su mejor cara. Banderolas, lemas ecologistas y carteles de una misma paleta verde de colores engalanaban los principales puntos emblemáticos de la ciudad. Pero la imagen de postal que debía proyectarse por todo el mundo duró poco y la Puerta de Alcalá amaneció el lunes de un gris menos publicitario, pero más realista: un grupo de activistas de Greenpeace boicoteó las letras vegetales que componían el lema Madrid Green Capital alterando la terminación “en” por “y” de forma que el eslogan quedó en Madrid Grey Capital con el que denuncian “la inacción del Ayuntamiento contra el cambio climático”.

La iniciativa ecologista es una metáfora perfecta de lo que la corporación municipal ha tratado de vender desde que se conociera, hace apenas un mes, que la cumbre del clima que debía celebrarse en Chile iba a aterrizar en Madrid. Cuatro semanas de vértigo en las que el alcalde José Luis Martínez Almeida (PP) y la vicealcaldesa Begoña Villacís (Cs) han tratado de disfrazar la hoja de ruta que trazaron en junio al llegar a la alcaldía de la mano de Vox. Una estrategia de contención de gasto que pasa por reducir carriles bici, la destrucción de zonas peatonales y la desinversión en transporte público.


El Consistorio, denunciado por adueñarse del sello europeo Green Capital

En su reconversión a la causa, Almeida no ha dudado en apropiarse de las bondades de Madrid Central que según un último estudio ha reducido en un 20% la contaminación en la ciudad. Ocultando que la promesa estrella de su campaña electoral fue su reversión, el concejal ha pasado por alto durante su intervención en Ifema el pequeño matiz de que la zona de bajas emisiones instaurada por Manuela Carmena sigue en activo por imperativo legal. Hasta tres resoluciones judiciales de otros tantos magistrados tumbaron el artificio administrativo esgrimido por el PP para su reversión dictaminando que “los derechos al medio ambiente y a la salud priman sobre las multas”.

Cegado por la coyuntura de la COP25, Almeida incluso ha presumido de su próximo reemplazo por Madrid 360. “Una estrategia más ambiciosa que actuará sobre el conjunto de la ciudad y de las fuentes de contaminación”, ha añadido, pese a que sus primeros postulados ya han sido cuestionados por diversas asociaciones ecologistas por permitir que, contrariamente a lo que sucede ahora, los coches contaminantes con etiqueta C puedan acceder libremente a la zona de exclusión.


Almeida se apropia de las bondades de Madrid Central, en vigor por imperativo legal

La necesidad de aparentar un compromiso ecologista ha llevado al Consistorio a vender unos valores de los que Madrid carece intentando, incluso, apropiarse de la denominación Green Capital. Este es un distintivo otorgado por la CE para reconocer a las ciudades que “mejor se ocupan del medio ambiente y del entorno vital de sus habitantes” y que en España solo posee Vitoria.

Pero la enmienda no acaba ahí ya que, salvo acuerdo de última hora, la pantomima verde municipal sufrirá este martes otro revés cuando los trabajadores de la Empresa Municipal del Transporte prosigan con su calendario de huelgas “en favor de los servicios públicos a quienes el Ayuntamiento ha dado la espalda” hasta apuntalar un déficit de 150 conductores. Bajo tierra las cifras tampoco salen y los maquinistas de Metro llevan seis meses de paros por los recortes en personal.

Ajeno a todo esto, Almeida ha demandado “la consecución de un gran acuerdo climático liderado por las grandes ciudades del mundo” para el que surge la incógnita de saber si inscribirá a Madrid en esa lista o si continuará con el desmantelamiento del camino ya recorrido.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de La Vanguardia

image beaconimage beaconimage beacon