Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El maltrato sin lesiones también conlleva orden de alejamiento, según el Supremo

Logotipo de EL PAÍS EL PAÍS 10/08/2018 El País
El pasado mayo hubo manifestaciones para reclamar un incremento del presupuesto para el Pacto de Estado contra la Violencia de Género. © Jorge Sanz El pasado mayo hubo manifestaciones para reclamar un incremento del presupuesto para el Pacto de Estado contra la Violencia de Género.

Empujar a una mujer, agarrarla del pelo, tirarle del brazo, aunque no queden lesiones ni sea necesaria la asistencia sanitaria, puede acarrear penas de prisión de entre seis meses y un año cárcel y debe conllevar además en todo caso orden de alejamiento, según una sentencia del Tribunal Supremo.

El fallo, de la que ha sido ponente el juez Pablo Llarena, recuerda que el artículo 57 del Código Penal establece como obligado, y no sólo potestativo del juez, la imposición de esta prohibición de aproximación a la víctima para los autores de delitos de homicidio, torturas, contra la libertad sexual o de lesiones, en los que la persona agredida sea la pareja o expareja. El fallo del juez entiende que golpearla o maltratarla sin causar lesión debe entenderse comprendido en ese mismo artículo.

El Pleno de la Sala II del Supremo fija de esta forma criterio en una cuestión sobre la que las audiencias provinciales no habían mantenido una línea uniforme. En el caso que ha examinado el Supremo la sentencia de la Audiencia Provincial de Madrid dejó sin efecto la orden de alejamiento impuesta a un hombre que "zarandeó por los brazos, dándole a continuación una bofetada en la mejilla izquierda, propinándole diversos golpes" a su pareja en una calle de Getafe, que le causaron contusiones y heridas por las que no recibió atención médica. La víctima además renunció a emprender acciones penales y civiles.

El juzgado de esa localidad madrileña impuso al agresor una pena de nueve meses de cárcel y la prohibición de acercarse a menos de 500 metros a la víctima, a su domicilio, o su lugar de trabajo, durante dos años, así como de comunicarse con ella por cualquier medio durante el mismo tiempo. El condenado recurrió ante la Audiencia Provincial y el juzgado le dio la razón, al entender que el artículo 57 se aplica solo cuando se causa lesión.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de El País

image beaconimage beaconimage beacon