Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El ‘violador de Martorell’ reconoce que secuestró, agredió e intentó matar a una mujer en un permiso

Logotipo de EL PAÍS EL PAÍS 20/03/2019 EFE
El acusado Tomás Pardo detenido en Noviembre de 2016 por violar a una mujer © CRISTÓBAL CASTRO El acusado Tomás Pardo detenido en Noviembre de 2016 por violar a una mujer

El violador reincidente Tomás Pardo, popularmente conocido como el violador de Martorell, ha reconocido este miércoles ante la Audiencia de Barcelona que en 2016 violó e intentó matar a cuchilladas a una mujer de la localidad barcelonesa de Castellbisbal (Barcelona), mientras él estaba de permiso penitenciario. Dicho permiso le fue concedido mientras estaba cumpliendo una condena de 26 años de cárcel por un ataque similar en 2002.

Pardo fue detenido el 31 de octubre de 2016, después de que la víctima lograra enviar una llamada de emergencia. En su declaración ante el tribunal, el procesado ha admitido haber perpetrado el secuestro, violación e intento de asesinato del que se le acusa durante el último de los tres días del permiso que le concedió la Generalitat. Pardo podría beneficiarse de atenuantes por haber reconocido los hechos, pero al término del juicio, la Fiscalía ha mantenido su petición inicial de 70 años de cárcel y el pago de una indemnización de 70.000 euros a la víctima por delito de detención ilegal, agresión sexual, asesinato en grado de tentativa y robo con intimidación. La abogada del acusado, Gemma Morera, ha declarado que su cliente ha reconocido los hechos porque “está arrepentido”.

El abogado de la víctima, Mariano Martín, ha explicado que se han visto "abocados a iniciar un proceso contencioso administrativo para reclamar la responsabilidad civil a las consellerias de Interior y Justicia de la Generalitat" por el permiso que se concedió al violador reincidente. El Departamento de Justicia argumenta que concedió el permiso a Pardo por superar con éxito el tratamiento de rehabilitación de agresores sexuales que siguió en prisión y porque ninguna de sus salidas autorizadas previas resultaron problemáticas. 

No obstante, en 13 ocasiones el juzgado de vigilancia penitenciaria le denegó el permiso para salir de la cárcel hasta que, finalmente, la Audiencia de Barcelona confirmó la decisión de la Generalitat de excarcelarle. Por ese motivo, la acusación particular solicita 1,1 millones de euros al procesado como responsable civil directo, aunque ha anunciado que si este no abona el pago se exigirá esa suma a la Generalitat. La acusación particular también pide 70 años de cárcel para Pardo por los cuatro mismos delitos citados, con las agravantes de reincidencia, actuar por razones de género y aprovechando un lugar y un momento que debilitaban la defensa de la víctima. 

Según ha reconocido el procesado, el ataque de 2016 lo perpetró blandiendo una navaja ante la víctima y obligándola a conducir durante 53 kilómetros hasta llegar a una zona boscosa de Castellbisbal. Allí la violó repetidamente y le obligó a entregarle las llaves de su coche y facilitarle el número PIN de su tarjeta bancaria, con el que un sobrino suyo extrajo 1.000 euros. Posteriormente, el procesado llevó a la mujer hasta un barranco junto al Torrent Bo, donde tras acuchillarla hasta en siete ocasiones, con el fin de acabar con su vida, la arrojó al vacío desde una altura de cinco metros y la tapó con ramas y con tierra para evitar que su cadáver fuera encontrado.

Habla la primera víctima: "La justicia patriarcal maltrata a la mujer en los juicios"

A la izquierda, Montse, la primera mujer a la que Tomás Pardo atacó dándole una paliza en 2002, ante el TSJC. © EUROPA PRESS (Europa Press) A la izquierda, Montse, la primera mujer a la que Tomás Pardo atacó dándole una paliza en 2002, ante el TSJC.

Montse, la primera mujer a la que el violador de Martorell atacó dándole una paliza en 2002, ha criticado este miércoles ante la sede del Tribunal Superior de Justicia de Catalunya (TSJC) y de la Audiencia de Barcelona que "la justicia patriarcal maltrata a la mujer en los juicios". Lo ha dicho en declaraciones a los medios tras empezar el juicio.

"La justicia es culpable de lo que ha ocurrido. La justicia y el sistema penitenciario han permitido que vuelva a salir y que vuelva a atacar", ha lamentado este miércoles su primera víctima, acompañada de una concentración de unas 30 de personas. Ha añadido que no tendría que haber recibido un permiso penitenciario porque "es un violador violento que lo volverá a hacer".

También ha criticado que Pardo había pedido 13 permisos penitenciarios que le fueron denegados pero que finalmente pudo salir "por presión de la Audiencia Provincial y presiones de Justicia". "Si en las prisiones no hay suficiente espacio, que busquen otras maneras", ha dicho. "La última víctima está destrozada. Casi la mata. Con Lucía, que fue la segunda, fue terrible. A mí por suerte no llegó a meterme en el coche y no me pudo violar pero casi me mata de una paliza", ha recordado.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de El País

image beaconimage beaconimage beacon