Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

La Junta Electoral deja a Vox y a Podemos fuera de los debates electorales en Castilla y León

Logotipo de El Mundo El Mundo 14/01/2022 ÁLVARO CARVAJAL
Pilar González, Sixto Martínez y Pablo Fernández. © Unidad Editorial, S.A. Pilar González, Sixto Martínez y Pablo Fernández.

La Junta Electoral de Castilla y León ha confirmado este viernes la exclusión de Vox y Unidas Podemos de los debates oficiales de la campaña electoral que se celebrarán el 31 de enero y el 9 de febrero con la única presencia del PP, el PSOE y Ciudadanos.

El argumento es que la ley electoral de la región regula la celebración de los debates electorales en "términos nítidos" y que en ellos se señala que participarán aquellos partidos que hayan tenido grupo parlamentario propio en las Cortes en la legislatura recién terminada. No es el caso de Podemos o Vox, que sólo tenían un procurador y formaban parte del Grupo Mixto.

La Junta Electoral se ha pronunciado al respecto de este asunto a raíz de un recurso planteado por el partido de Santiago Abascal, pero ha tenido el mismo resultado desfavorable que ya tuvo Izquierda Unida cuando intentó ser incluida en el debate en las elecciones de 2019.

Esta resolución de la Junta Electoral desarma la pretensión del PP de sumar a esos debates electorales a otros partidos para evitar que las citas televisivas se convirtieran en una encerrona para Alfonso Fernández Mañueco, dado que el PSOE y Ciudadanos van a adoptar una actitud muy beligerante contra el presidente de la Junta.

El PP no sólo quería incluir a Podemos o Vox, sino también Unión del Pueblo Leonés (UPL) o Por Ávila y había apelado a la "voluntad de todos" para hacer una generosa interpretación de la ley electoral.

Los aprietos del PP

Viendo esa maniobra, el PSOE y Ciudadanos se habían posicionado totalmente en contra. Fuentes naranjas aseguraban que esos dos debates no se iban a tocar, y se retaba al PP a plantear una tercera cita si su afán era incluir a más partidos. Una opción que no tenían ningún problema en aceptar. Del mismo modo, el PSOE rechazaba cualquier posibilidad de convertir el debate en un "batiburrillo" para que se diluyera su voz. Porque a más participantes, más turnos y menos tiempos para intervenir.

Para el PP es especialmente delicada la presencia de Ciudadanos por los aprietos en los que pudiera poner a Mañueco el candidato naranja, Francisco Igea, que hasta diciembre era socio de gobierno y vicepresidente de la Junta y que tras la ruptura está planteando una campaña hostil contra la figura del presidente en funciones de Castilla y León.

Igea ha sentenciado a Mañueco y ha asegurado que Ciudadanos bajo ningún concepto le volverá a hacer presidente con sus votos. "Puedo garantizar dos cosas: eso y que todos somos mortales", ha señaló este viernes con contundencia. "Yo hablo castellano antiguo: nunca jamás", sentenció.

Puerta abierta a más debates

Uno de los argumentos del director de la campaña del PP, Raúl de la Hoz, para llamar a ampliar el número de candidatos era precisamente la situación del partido de Igea, diciendo que era una formación "al borde de la extinción". En declaraciones recogidas por Efe, incidía en que se estaba dejando de lado a otros partidos que "hoy tienen mayor importancia que Ciudadanos pero que no tienen grupo parlamentario propio".

La Junta Electoral deja completamente abierta la puerta a que haya más debates con todos los partidos. "Decir que en el presente acuerdo no se hace pronunciamiento alguno acerca de la participación del partido político Vox en otros debates diferentes al que antes hemos hecho referencia", dice en la resolución del recurso planteado por los de Abascal.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más el El Mundo

image beaconimage beaconimage beacon