Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Los candidatos suben el tono con un debate bronco y dan la batalla en busca de los indecisos

Logotipo de 20 minutos 20 minutos 23/04/2019 redaccion@20minutos.es (MARÍA MÁRQUEZ / JAVIER GARCÍA)
SIGUIENTE
SIGUIENTE

Los candidatos de los grandes partidos celebraron este martes una suerte de segunda vuelta del debate electoral, más tensos que en su encuentro este lunes. Bajo los focos de Atresmedia, Pedro Sánchez, Pablo Casado, Pablo Iglesias y Albert Rivera tuvieron su última oportunidad para reclutar indecisos.

Sánchez abrió fuego pidiendo el voto para el PSOE, "el único partido" capaz de ganar "a las dos derechas y la extrema derecha", deslizando, por primera vez, que no entra en sus "planes" pactar con Cs. Tras este anuncio, el presidente abundó en su idea de reeditar un Ejecutivo monocolor y de independientes. "Los gobiernos de un solo partido se han acabado", afeó Iglesias, quien, esta vez, vio "razonable" acordar un programa "antes de hablar de ministerios". Rivera volvió a tender la mano a Casado, soslayando la contradicción de una posible alianza "de perdedores", rechazada hace años.

Tras esta primera toma de contacto, el debate se embarró con un rosario de acusaciones cruzadas. El presidente admitió que no derogará la reforma laboral del PP, sino que aprobará un nuevo estatuto del trabajador y prometió que los autónomos coticen en función de lo que ingresen. Iglesias, por su parte, se comprometió a luchar contra la figura del falso autónomo, subir el SMI o las pensiones y hacer gratuitas las escuelas infantiles. En este bloque, Rivera demandó incentivar la natalidad y abogó por una mayor "flexibilidad" para combatir la "precariedad" en el trabajo mediante un contrato único. Mientras, Casado anticipó "una crisis brutal" si el PSOE sigue en Moncloa.

En materia fiscal, el líder del PP insistió en su plan de relax fiscal, que cifró en 700 euros al año por contribuyente. "El debate no es bajar los impuestos, sino a quién", replicó Sánchez, que se comprometió a perseguir el fraude. Iglesias apostilló que él elevaría la presión sobre la banca o las multinacionales para rebajar la luz o el IVA de productos básicos y Rivera recalcó que suprimirá "en cien días" el impuesto de sucesiones ("de la muerte", calificó).

En vivienda, Cs y PP compitieron por liderar una ley ‘antiokupas’ después de que el candidato de Unidas Podemos arengara contra la especulación, los desahucios sin alternativa habitacional y reivindicara que los tenedores de más de diez pisos vacíos deban sacarlos al mercado. Sánchez apostó por incrementar la oferta pública joven.

Debate en Atresmedia © EFE/JuanJo Martín Debate en Atresmedia

Tras el grueso económico, la discusión subió de tono con pocos puntos de consenso entre bandos ideológicos en materia social. Casado evitó aclarar su postura sobre el aborto y pidió esperar los pronunciamientos judiciales pendientes contra la ley de plazos, la misma estrategia que siguió Sánchez para no censurar las devoluciones en caliente. El líder morado exigió el fin de concertinas y condenó el veto a los rescates de Open Arms. Sobre eutanasia, cuando todos coincidieron en regularla, Casado reclamó no ir más allá de cuidados paliativos o testamento vital.

Uno de los momentos más agrios llegó con la violencia de género (o "machista", matizó Iglesias). Sánchez acusó a Cs de recopilar datos de trabajadores de este sector en Andalucía, como pidió Vox. Pese a las constantes tiranteces para captar votantes, Rivera encontró en su réplica el aliento del líder del PP al acusar a Sánchez de usar el feminismo como arma. El presidente, junto a Iglesias, contraatacó aventurando su (obligado, según los sondeos) pacto con la ultraderecha.   

Con las espadas en alto a cuenta de la corrupción y las "cloacas", el debate llegó a su final con las tensiones territoriales por abordar. Iglesias apeló a la "altura de Estado" y ensalzó la "diversidad" del país, antes de que Casado y Rivera volvieran a solapar fuerzas para atacar a Sánchez a cuenta de su (también obligado, según los mismos sondeos) entendimiento con el nacionalismo catalán o vasco.

"Nosotros vamos a dialogar dentro de la Constitución con todas las fuerzas", señaló el presidente, que rehusó hablar de indultos. El socialista encontró, por su parte, el socorro del líder morado. "El PP ha llegado a acuerdos con CiU y PNV, y el señor Rivera ahora pacta con UPN", reprochó Iglesias, encargado de cerrar el debate.

Más noticias en MSN:

SIGUIENTE
SIGUIENTE

“No mienta”, la política española se ‘trumpifica’ (Vídeo: El País)

GALERÍA: El debate electoral organizado por Atresmedia, en imágenes (El País)


Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de 20 minutos

image beaconimage beaconimage beacon