Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Los problemas con los jabalíes se multiplican

Logotipo de La Vanguardia La Vanguardia 14/05/2022 Luis Benvenuty / Mané Espinosa (fotos)

¿Le gustan los jabalíes? ¿sobre todo los pequeñitos? Pues no les den de comer. En realidad los están condenando a una vida muy dura llena de sufrimientos, en verdad a una muerte temprana e innecesaria. Porque enseguida se acostumbran, los jabalíes, a encontrar alimentos en la palma de una mano.

Y de este modo estos animales muy pronto pierden sus instintos, el bosque deja de ser su hogar, y se habitúan a alimentarse a base de trozos de bocadillos, a meter el hocico en los contenedores de basura, a comerse el pienso de las colonias de gatos, a buscar agua en las cunetas de las carreteras y los canales de riego…

VARIAS FAMILIAS DE JABALIES SE PASEAN POR EL CENTRO DE VALLVIDRERA EN BUSCA DE COMIDA EN PAPELERES Y CONTENEDORES DE BASURA © Mané Espinosa / Propias VARIAS FAMILIAS DE JABALIES SE PASEAN POR EL CENTRO DE VALLVIDRERA EN BUSCA DE COMIDA EN PAPELERES Y CONTENEDORES DE BASURA

Y entonces aparecen los problemas, unos problemas que aquí en Barcelona últimamente se están multiplicando, tanto que con todo el pesar del mundo el Ayuntamiento está poniendo en marcha un nuevo plan para atajar la presencia de jabalíes en la trama urbana de la ciudad, porque el año pasado, luego de un lustro más bien tranquilo, la ciudad batió el récord de la década pasada y superó las 1.200 incidencias.

Jabalíes buscando en las basuras en Vallvidrera, Barcelona © Mané Espinosa Jabalíes buscando en las basuras en Vallvidrera, Barcelona

Y que nadie se llame a engaño. Un plan de estas características también contempla capturas, es decir, la retirada de animales y otros eufemismos. Porque los jabalíes son tan listos y resistentes que a veces no queda otro remedio que eliminarlos. El año pasado se capturaron hasta 196 ejemplares. La administración toma esta medida únicamente cuando los animales son conflictivos.

Horizontal © Mané Espinosa Horizontal

Porque, tal y como explican la directora de Derechos de los Animales del Ayuntamiento de Barcelona, Carme Mate, y también Carles Conejero, coordinador del programa del Servei d’Ecopatologia de Fauna Salvatge de la UAB, un jabalí desasilvestrado no tiene miedo a las personas, y no le importa que te acerques, en ocasiones siquiera a su camada. Las fotos que ilustran esta información muestran la aparente familiaridad con la que estos animales pueden moverse por la ciudad, entre las personas.

Un jabalí se dispone a hurgar dentro de un contenedor © Mané Espinosa Un jabalí se dispone a hurgar dentro de un contenedor

Pero el jabalí en cuestión si huele que llevas algo de comer en esa bolsa de plástico quizás trate de arrebatártela, probablemente te gruña, incluso intente morderte… No les importa que seas un adulto que regresa del supermercado o un niño dando cuenta de su merienda en parque infantil. Son tan listos, los jabalíes, que incluso se dieron cuenta de que la valla electrificada que el Ayuntamiento dispuso en torno a la Creu de Pedralbes perdió el suministro ¡así que aprovecharon y se comieron todas las flores!

Además, enseguida aprenden a abrir los contenedores y las papeleras, aunque el Consistorio los blinde con un ardid especialmente diseñado para ello, y entonces los jabalíes se llenan el estómago de plásticos y otros residuos de también muy difícil digestión, porquerías que poco a poco les minan por dentro. Y también pierden el miedo a las carreteras y a los vehículos, y tras los accidentes muchos sobreviven, porque son muy resistentes, y durante años arrastran terribles secuelas, caderas rotas, amputaciones, mandíbulas torcidas…

De modo que la primera medida para reducir la presencia de jabalíes en la trama urbana es concienciar a la población de que el peor favor que les puede hacer a estos animales es darles de comer. En cuanto la gente se dé cuenta de ello las capturas y todo lo que comportan no serán tan necesarias. Entretanto el Ayuntamiento intensificará el blindaje de contenedores, y se gastará unos 120.000 euros en como poco 16 batidas a la captura de los ejemplares más problemáticos. También se instalarán unas cuantas jaulas trampa en los lugares que hayan registrado más incidencias.  Los técnicos también aumentarán el desbrozado a fin de que el camino a la ciudad no resulte atractivo a los jabalíes.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de La Vanguardia

image beaconimage beaconimage beacon