Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Muere el niño de seis años enfermo de difteria

Logotipo de EL PAÍS EL PAÍS 27/06/2015 Jessica Mouzo Quintáns
El hospital de la Vall d'Hebron, en Barcelona. / EDU BAYER El hospital de la Vall d'Hebron, en Barcelona. / EDU BAYER

Esta madrugada ha muerto el niño de seis años infectado de difteria. El menor, de Olot, no estaba vacunado de la enfermedad y llevaba 25 días ingresado en la Unidad de Cuidados Intensivos del hospital Vall d'Hebron. El menor no ha podido superar las afectaciones que la enfermedad provocó en sus órganos. Los médicos habían tratado al niño con antibióticos y un tratamiento de antitoxinas importado de Rusia para frenar los efectos más severos de la enfermedad.

El Departamento de Salud de la Generalitat tiene detectados diez casos más de difteria que se contagiaron del niño fallecido, un adulto y nuevo menores. Al estar vacunados la enfermedad no se ha desarrollado, pero las autoridades sanitarias los han tratado con antibióticos para eliminar el rastro del bacilo y evitar que se expanda la enfermedad. Dos ya han sido dados de alta.

más información

Este era el primer caso de difteria en España en cerca de tres décadas. Esta enfermedad infecciosa, provocada por una bacteria, estaba erradicada gracias a las campañas de vacunación masivas. Se empezó a vacunar contra la difteria en 1945. En 1965 se incluyó en campañas con tétanos y tos ferina. De mil casos por 100.000 habitantes en pocos años se pasó a no registrar apenas ninguno. El Ministerio de Sanidad registró el último en 1987. En Cataluña hacía más tiempo, 32 años, que no se daba un caso de esta dolencia, que afecta al sistema respiratorio y a otros órganos y que puede ser mortal.

Tras el contagio del niño de Olot, los técnicos del Departamento de Salud revisaron a más de 200 personas y realizaron la prueba del frotis faríngeo (un raspado en la parte posterior de la garganta para hacer un cultivo que detecte la presencia de la bacteria en el cuerpo) a unas 140. Entre ellas, los 57 compañeros que se habían ido con el niño de colonias días antes de desarrollar los síntomas y las personas que estuvieron en contacto con él en otras actividades extraescolares (como los compañeros de natación en la piscina municipal de Torelló).

La difteria afecta a las vías respiratorias y produce una toxina que al entrar en el torrente sanguíneo afecta a otros órganos como los riñones, el cerebro y el corazón. Una posible complicación es la inflamación del músculo cardíaco o miocarditis. El sistema nervioso también puede verse afectado y provocar parálisis temporal.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de EL PAÍS

image beaconimage beaconimage beacon