Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Pedro Sánchez exprime la cumbre de la OTAN con cinco citas bilaterales en Moncloa, con Joe Biden como estrella

Logotipo de El Mundo El Mundo 23/06/2022 RAÚL PIÑA
Joe Biden y Pedro Sánchez se saludan en la cumbre del G-20 en Roma, el pasado noviembre. © AFP Joe Biden y Pedro Sánchez se saludan en la cumbre del G-20 en Roma, el pasado noviembre.

La cumbre de la OTAN que se celebra la próxima semana en Madrid, además de ser un escaparate para España y situar a Madrid como epicentro mundial de la actualidad, supone una ventana de oportunidad para Pedro Sánchez para afianzar su perfil de líder internacional, una empresa que le preocupa y le ocupa. El equipo del presidente del Gobierno lleva meses trabajando para configurar una agenda propia al margen de su participación en la cumbre, una agenda de encuentros bilaterales, que supondrá la primera reunión formal entre Sánchez y Joe Biden, presidente de EEUU. Pero durante la próxima semana, entre el martes y el jueves, el jefe del Ejecutivo será el anfitrión en La Moncloa de hasta cinco visitas oficiales: Australia, Nueva Zelanda, la mencionada de EEUU, Islandia y Canadá.

Asimismo, el martes protagonizará en el complejo presidencial un almuerzo de trabajo con el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, antes de que comience la cumbre de manera oficial.

El foco está puesto, de manera inevitable, en Biden, que se desplazará a La Moncloa nada más aterrizar en Madrid procedente de Alemania tras participar en la cumbre del G-7. Ahora sí, por fin, el anhelado encuentro por La Moncloa se producirá. Habrá foto y comparecencia. El desquite de aquel paseíllo en junio de 2021 que se vendió como lo que no en ningún caso fue. La foto que se producirá en el complejo presidencial, explican fuentes gubernamentales, es la cristalización de un trabajo de meses. De hecho, en la llamada telefónica de 20 minutos que ambos mantuvieron esta semana, se trató el asunto, como desgranó un comunicado de la embajada de EEUU en España.

En el Gobierno no ocultan su «satisfacción y alegría» por la reunión bilateral con el presidente de EEUU. Una cita que se enfoca con el objetivo de «estrechar, avanzar y adaptar» las relaciones con un país que es de «máxima importancia para España», explican fuentes del Gobierno.

Ese mismo martes, tras la reunión a primera hora de la tarde en La Moncloa, Biden se desplazará hasta el Palacio Real donde mantendrá un encuentro con Felipe VI.

Además del máximo mandatario de EEUU, Sánchez se verá el día 28 con el primer ministro de Australia, Anthony Albanese; la primera ministra de Nueva Zelanda, Jacinda Ardern -con quien Sánchez ha desarrollado una «relación intensa»-; la primera ministra de Islandia, Katrín Jakobsdóttir; y ya el jueves 30 con el primer ministro de Canadá, Justin Trudeau.

En el Gobierno se trabaja para que los días de la cumbre, en los márgenes de ésta, puedan producirse otros encuentros, en este caso breves, a modo de saludo y una corta conversación.

Relaciones comerciales

¿Por qué se han elegido estos países para mantener encuentros bilaterales? Son aquellos con los que se quiere afianzar y profundizar la relación por diversos motivos, pero siendo las relaciones comerciales y económicas un motor clave. Se trata, además, reflexionan fuentes gubernamentales, de países con los que es más complejo tener un trato regular, como sí se produce con los países europeos en el marco de las distintas reuniones que se llevan a cabo por ejemplo en Bruselas, a lo que se suma que países como Australia, Nueva Zelanda o los propios Canadá y EEUU son más complejos a la hora de organizar una visita.

Junto al encuentro con Biden, el de Canadá también cobra una relevancia especial. Y es que será una reunión más un almuerzo entre Sánchez y Trudeau. Ambos líderes, argumentan en La Moncloa, cultivan una «relación estrecha». De hecho, será la octava vez que se reúnan y en esta ocasión además de por la asistencia a la cumbre de la OTAN se envuelve como visita oficial como devolución de la que Pedro Sánchez hizo a Canadá en septiembre de 2018, a los pocos meses de llegar a La Moncloa. Las restricciones por la pandemia habían ido retrasado este encuentro en suelo español.

Esta agenda bilateral ratifica la estrategia de Sánchez a nivel internacional. En los últimos meses, el jefe del Ejecutivo ha intensificado su agenda. Bien por los contactos en Europa en busca de una salida a la crisis energética, logrando en un tenso Consejo Europa la excepción ibérica en política energética. Bien por sus viajes en el contexto de la guerra en Ucrania yendo incluso a Kiev. Bien con citas económicas para intentar atraer inversión a España, como hizo acudiendo al Foro Davos.

Desde La Moncloa creen que ahora España «está en la agenda internacional por la valoración que se hace de nuestro país desde otros foros, sean económicos o desde la Comisión Europea» y que antes no ocupaba ese escalafón. «España está muy bien posicionada, nos hemos ganado el respeto absoluto buscando soluciones», exponen fuentes socialistas.

Hay un hecho que resaltan tanto en La Moncloa como en el PSOE para mostrar la posición que se ha trabajado Sánchez en Europa: la buena relación que mantiene con Ursula von der Leyen, presidenta de la Comisión Europea. Y ello pese a que son de familias políticas distintas. De hecho, es habitual que tanto el Gobierno como el PSOE se refugien en declaraciones de Von der Leyen en las que realza la gestión económica de España, y de los fondos europeos, para desactivar el discurso del PP -familia política a la que pertenece la presidenta de la Comisión-.

«El presidente desde que está en el Gobierno ha ofrecido su ayuda a la Comisión. Cuando un Ejecutivo en lugar de torpedear propuestas, defiende una posición y trata de liderar es normal que agradezcan ese apoyo», explican fuentes socialistas.

Suscríbete aquí para seguir informado

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más el El Mundo

image beaconimage beaconimage beacon