Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Sánchez, a Rivera y Casado: “Que esperen sentados, vamos a gobernar hasta 2020”

Logotipo de EL PAÍS EL PAÍS 12/01/2019 Josep Catà Figuls
Pedro Sánchez saluda junto a Jaume Collboni en el acto celebrado este mediodía en Barcelona. © LLUIS GENE Pedro Sánchez saluda junto a Jaume Collboni en el acto celebrado este mediodía en Barcelona.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha cargado hoy contra el pacto andaluz entre PP, Ciudadanos y VOX y se ha presentado este sábado en Barcelona como el garante contra la ultraderecha. En la presentación de la candidatura de Jaume Collboni para la alcaldía de la capital catalana, Sánchez ha aprovechado la presentación el viernes de su propuesta de Presupuestos Generales del Estado para defender “un proyecto de transformación de la sociedad catalana y española” basado en su "valor social y el sentido común". El presidente ha avisado a sus adversarios Pablo Casado y Albert Rivera ante sus demandas de un adelanto electoral: “Que esperen sentados, vamos a gobernar hasta 2020”.

Con la propuesta de presupuestos en la mano, que incluye subir la inversión en Cataluña hasta un 18% y cumplir con una de las exigencias históricas del nacionalismo catalán, el secretario general del PSC ha pedido a los partidos independentistas “que no caigan en la contradicción” y que den su apoyo a las cuentas estatales.

Pedro Sánchez ha llegado a Barcelona avalado por el anuncio de su última gran oferta para conseguir que los partidos independentistas apoyen su proyecto de Presupuestos Generales del Estado: que la inversión del Estado en Cataluña se equipare a su peso en el PIB, una reivindicación histórica del nacionalismo catalán que recoge el Estatut en su disposición adicional tercera y que hasta ahora nunca se ha cumplido. Las cuentas presentadas el viernes por el Gobierno contemplaunas inversiones para Cataluña, un 18% del total, frente al 13% proyectado en los actuales presupuestos.

Con este argumento para ganar la batalla para aprobar los presupuestos, la intervención de Sánchez se ha centrado en defender el proyecto de Gobierno y en oponerlo a la “involución” que, ha asegurado, representan las derechas en España tras el pacto alcanzado en Andalucía. “Son los voxonaros de España. Frente a ellos estamos los socialistas”, ha aseverado.

Sánchez ha defendido que su Gobierno ha hecho, en siete meses, “más por la igualdad y los derechos de todos que el Gobierno del PP en siete años”. En este sentido, ha reivindicado que sus presupuestos “están cargados de valores sociales y de enorme sentido común”. Frente a su propuesta, ha afirmado, está una derecha “que ha sufrido una bancarrota moral con la sentencia de la Gürtel, y que está en bancarrota ideológica por su pacto con VOX”. “El futuro nunca va a ser dominado por aquellos que estén anclados al pasado. Se están poniendo en cuestión avances que hemos tardado siglos en conseguir”, ha dicho. “Pero también os digo que en el siglo XXI quien elija como adversario a las mujeres pierde seguro”, ha afirmado en un alegato a favor de la igualdad de género, lo que ha arrancado un fuerte aplauso de los 2.000 militantes congregados en el CCIB.

Si bien les ha pedido el apoyo a los Presupuestos del próximo año, Sánchez se ha mostrado firme ante los independentistas: “Lo siento, ustedes no tienen mayoría social en Cataluña. La política del Gobierno está dedicada a superar la política de bloques”. Iceta, por su parte, ha recordado a los partidos independentistas su “obligación de gobernar”. “El ‘no’ a los presupuestos es imposible”, ha avisado.

La aprobación de las cuentas se presenta como la única garantía de Sánchez para evitar un adelanto electoral, en pleno auge de las derechas en España. Y la batalla pasa por hacer las cuentas atractivas para PDeCAT y ERC, cuyos votos son claves en el Congreso. Los partidos independentistas alertan sin embargo de que su "sí" a los presupuestos no depende solo de las inversiones que ofrezca el Estado, si no que hace falta también un gesto por parte del Gobierno hacia los políticos que se encuentran en prisión preventiva por el juicio al procés.

La cifra final de la inversión en Cataluña que prevén los presupuestos presentados por Sánchez, que será detallada el lunes cuando se registren las cuentas en el Congreso, superará los 800 millones de euros. Se le sumarán unos 200 millones que se pactaron en la reunión de la Comisión Bilateral de Infraestructuras y que servirían para suplir ese 18% que marcaba el Estatut y que nunca llegó a cumplirse. En realidad, el Tribunal Constitucional, en la sentencia sobre el Estatut, dejó claro que ese punto que se había aprobado en el Congreso y después refrendado en referéndum por los catalanes no era acorde a la ley y por tanto no había obligación de cumplir. 

MÁS NOTICIAS EN MSN: 

Así se desinfló Vox en su pacto con el PP 

Las inversiones, el gasto social y el miedo a Vox, las bazas de Sánchez para sacar sus PGE

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de El País

image beaconimage beaconimage beacon