Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Sánchez cree necesaria una mesa de diálogo entre catalanes vista la división en el Govern

Logotipo de La Vanguardia La Vanguardia hace 5 días Carmen del Riego

El presidente del Gobierno acudirá mañana a Barcelona a participar en la mesa de diálogo " con la mejor de las actitudes", pero emplazó al Govern de la Generalitat "a hacer lo propio", reconociendo, por ejemplo, la diversidad de la sociedad, por eso, y más después "de las noticias que hoy hemos conocido en Catalunya", en referencia al enfrentamiento entre las dos partes del Govern, ERC y Junts, sobre quién tiene que estar en esa mesa, invitó a los independentistas a "propiciar una mesa de diálogo entre independentistas y no independentistas". "¿O es que tienen miedo a algo?".

El debate entre la senadora de ERC y el presidente del Gobierno no fue el propio de quienes mañana se sentarán a una mesa en la que se pretende encauzar un diálogo tantos años roto entre el Govern de la Generalitat y el Ejecutivo del estado.

La senadora de ERC sólo ve una solución, el referéndum y la amnistía

Pero la senadora Cortès  le puso las cosas muy difíciles a Sánchez en su primera intervención: "Sin referéndum no hay solución al conflicto, que ya han reconocido que existe", le dijo, a la vez que dejaba clara sus posiciones: "El movimiento independentistas no va a desaparecer ni a renunciar a la independencia de Catalunya".

Así que la representante de ERC puso el listón alto: "de momento, el único movimiento relevante" ha sido el de los indultos, dijo, "que si bien alivian la situación de algunos injustamente encarcelados, no soluciona la causa global contra el independentismo".

Cortès exige "el fin de la represión" al movimiento independentista

Mirella Cortès habló de la mayoría existente en Catalunya por la independencia, y a poner "fin a la represión", para insistir en que "el tiempo corre y si no son valientes ahora, la derecha terminará por imponer su agenda liberal, y la izquierda se preguntará si hizo todo lo posible o sólo se sentaron", y concluir que "mañana hay una oportunidad histórica de abordar entre los dos gobiernos el problema histórico y buscar una solución que pasa por el referéndum de autodeterminación y la amnistía".

Una dura intervención ante la que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, no se quedó callado y puso el dedo donde más le puede doler en estos momentos al president de la Generalitat, la división en el seno del Govern, al negarse Aragonés a admitir en la mesa a miembros de Junts que no forman parte de su gobierno.

Sánchez pide autocrítica y que convoque una mesa de diálogo entre catalanes

"Las noticias que hoy hemos conocido en Catalunya, de las dos partes del Govern", empezó Sánchez de forma directa en su respuesta "nos demuestra el camino que tenemos que andar", dijo, porque la crisis que se ha vivido durante diez años "no sólo ha sido entre el Govern de Catalunya y el Estado, sino en la sociedad catalana". 

Por eso, los independentistas, a juicio de Sánchez, deberían dejar a un lado sus maximalismos, esos que expuso la senadora de ERC, a la vez que invitó al indepedentismo "a hacer autocrítica de lo que ocurrió en 2017" y de "lo que ustedes llaman conflicto político".

El presidente cree que hay muchas cosas de las que hablar que no sea el referéndum

El presidente del Gobierno sería partidario de que si los independentistas quieren avanzar en el diálogo, lo que deberían hacer es "hablar de aquellas cosas que más nos acercan", porque si sólo se puede hablar de referéndum y y amnistía, "no es diálogo, sino imposición".

Sánchez recuperó las demandas de Artur Mas y Quim Torra, plasmadas en 45 puntos, y como hizo Mariano Rajoy en su momento, el presidente del Gobierno aseguró que si se quita un punto, el del referéndum, su Ejecutivo está dispuesto a hablar de los otros 44".

Sánchez advierte: "El diálogo va a ser largo, no se va a resolver en dos, tres ni cuatro años"

Eso sí advirtió de que "después de lo ocurrido hoy", en referencia de nuevo al enfrentamiento entre los dos partidos del Govern, "todos tenemos que tener claro que el diálogo va a ser largo, y que para evitar frustraciones no se puede poner un plazo". El que él pone va más allá de su legislatura: "Lo que ocurrió en diez años no se va a resolver en dos años, ni en tres, ni en cuatro".

Y para empezar, cree que esa autocrítica que demanda al independentismo,  debería resolverse con el compromiso de que "no se va a poder vulnerar la legalidad democrática ni la Constitución".

La senadora de ERC insiste en que el referéndum es la única solución

Pero Mirella Cortès no se desvió ni un ápice de sus reivindicaciones, porque para hablar de financiación o infraestructuras hay otras mesas y comisiones, pero la mesa de diálogo es "una oportunidad de solucionar lo que están obviando, que sin referéndum no habrá solución política en Catalunya.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de La Vanguardia

image beaconimage beaconimage beacon