Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Sánchez no cambia de planes: elegirá a su candidata "muy potente" en Madrid en otoño

Logotipo de El Confidencial El Confidencial 19/04/2018 Juanma Romero

La hoja de ruta no cambiará. La cabeza de lista del PSOE para Madrid, y será mujer, se elegirá tras las vacaciones de verano. No antes. Los socialistas no emulan a Podemos, que consagrará a Íñigo Errejón como candidato a la Presidencia de la Comunidad ahora, ni cree que deba adelantar sus planes para zanjar el baile de nombres que viene arrastrando desde hace meses. Las primarias serán finalmente en otoño. Y, por ahora, nada hay decidido sobre quién llevará sobre sus espaldas el liderazgo de las municipales en la capital.

Desde antes de Semana Santa la dirección de Pedro Sánchez ya barajaba como la opción más probable la elección de su candidato al Ayuntamiento de Madrid —el aspirante regional sí está claro, y será el actual portavoz en la Asamblea, el exministro Ángel Gabilondo— para después del parón estival, para darse mayor margen para seleccionar a la mujer idónea. Pero desde entonces el escenario en Madrid, la plaza más emblemática de las elecciones de 2019, ha cambiado mucho: la presidenta autonómica, Cristina Cifuentes, está acorralada, contra las cuerdas por el caso de su supuesto máster fraudulento y el PSOE ha pisado el acelerador con la moción de censura contra ella. Pero en las últimas horas se ha introducido en el ambiente un elemento distorsionador —o "ruido innecesario", como lo califica una responsable de peso de la cúpula federal—: la noticia de que el líder socialista de Madrid, José Manuel Franco, tanteó en diciembre, y de manera "informal", a la alcaldesa de la capital, Manuela Carmena, para que concurriese como candidata del PSOE.

Muchos dirigentes no salían de su asombro. No entendían cómo Franco, el hombre al que Sánchez ungió para llevar las riendas de una federación complicada, con muchos trienios como fontanero del partido y más de dos décadas como diputado regional, se había lanzado a hacer esa proposición "coloquial" a Carmena —le dijo que "sería una buena candidata" de los socialistas en 2019, a lo que ella respondió "con una sonrisa", según el relato del barón autonómico—, máxime sin comentársela a Sánchez. Porque es el jefe del PSOE el que en realidad tiene en sus manos esa carta. Él sabe que Madrid es una fortaleza estratégica para su proyecto, clave también de cara a las generales en las que él repetirá como candidato a La Moncloa, y será él quien decida en última instancia a quién postular.

Llovía sobre mojado porque no era la primera vez que Franco se saltaba el guión y al final acababa siendo corregido por Ferraz. En esta ocasión, se desmarcó primero el número tres, José Luis Ábalos —"Como representante de la dirección federal del partido yo no he estado presente en nada de esto, nadie me ha dicho nada y no tengo ni idea"—, y horas más tarde, en una entrevista en Telecinco, el propio Sánchez. "He de reconocer el prestigio, el valor y el coraje de una señora como Manuela Carmena, que acabó con 30 años de Gobierno del PP en el Ayuntamiento de Madrid. Y creo que en ese contexto de una conversación informal entre el secretario general del PSOE-M y la actual alcaldesa él le hace ese reconocimiento. Pero de ahí no pasa. No hubo conversación formal ni tanto a ella ni a mí porque no hubo una propuesta formal". Sánchez y Franco sí conversaron a raíz de que estallara la polémica.

"Tiempo al tiempo"

A continuación, el secretario general garantizó que el PSOE presentará una "candidatura muy potente y con visos de ganar en la ciudad de Madrid". "Y lo vamos a hacer con un objetivo ilusionante, que la derecha no vuelva a hacerse con Madrid, ni el PP ni la conjunción del PP con Ciudadanos, y que sea el PSOE, una izquierda de gobierno, el que vuelva a situar el principal objetivo, el bienestar de los vecinos de Madrid, con una candidatura potente. Ese es mi compromiso y el del PSOE-M". Y, aunque el proceso se celebre más adelante vía primarias, habrá una propuesta "conjunta", de la cúpula federal y de la regional, a la militancia.

¿Y cuándo? "Tiempo al tiempo", decía Sánchez, dando una larga cambiada. Pues tiempo es lo que se va a dar el PSOE. Al menos por el momento, sigue con sus planes. La candidatura para el Ayuntamiento de Madrid —y, obviamente, la confirmación de Gabilondo como número uno a la Comunidad— se rubricará "en el otoño", según confirmaron este jueves a El Confidencial fuentes muy próximas al secretario general. "Lo que ocurrió con la alcaldesa fue una conversación de hace meses. Es cierto que hay mucha gente progre que sí veía que se viniera con nosotros. Pero no tenía recorrido. Ella [Carmena] está más fuera que dentro de la política. Y es verdad que José Manuel tiene muy buena relación con ella", añaden las mismas fuentes.

Manuela Carmena, alcaldesa de Madrid, el pasado 17 de abril en Málaga. (EFE) © Proporcionado por El Confidencial Manuela Carmena, alcaldesa de Madrid, el pasado 17 de abril en Málaga. (EFE)

Desde el núcleo duro de Sánchez se traslada que "no hay decisión tomada" acerca de quién será la candidata en la capital. "Tenemos candidaturas de sobra y potentes para poder competir con garantías", decía él mismo en Telecinco. Pero lo cierto es que desde hace meses —cuando no años— cunde la sensación de que el PSOE está deshecho en Madrid, sin referentes claros, ni liderazgos sólidos, ni un banquillo potente. El PSOE-M está ayuno de poder desde hace más de dos décadas, y eso le ha esquilmado de recursos y de materia gris, y le ha sumido en una pelea infinita e ininterrumpida por el poder, siempre protagonizada por las batallas entre clanes. Falta de banquillo que ha evidenciado esa propuesta "informal" e insólita a Manuela Carmena, cabeza de lista de otro partido, Ahora Madrid.

"Pedro está trabajando de manera directa y con mucho cuidado, porque es una pieza clave y además él es militante de Madrid", recuerda otra responsable de la total confianza del jefe, que también aporta otra razón para no tener prisas en la elección: ahora el PSOE debe volcarse en la moción de censura capitaneada por Gabilondo, en presionar a Ciudadanos y lograr echar a Cifuentes de la Presidencia de la Comunidad por sus "mentiras" y por haber "utilizado" su cargo para que le regalaran un máster.

¿Será Corredor?

Lo cierto es que el PSOE sigue aún a la búsqueda de candidata en la capital, una plaza particularmente difícil y que se le escapó en 1989, cuando una moción de censura de los populares y el CDS tumbó a Juan Barranco de alcalde. "Tenemos que meditarlo bien. En eso estamos", señalan en el círculo del líder, que se niega a desvelar quién tiene más opciones para encabezar la lista. La carrera por el Consistorio que se está "madurando" en el PSOE en realidad está aún muy verde en todas las casas, porque el PP tampoco ha avanzado quién le representará en 2019 y la propia Carmena no ha despejado si intentará revalidar su mandato. A estas alturas, la aspirante más consolidada es la portavoz de Ciudadanos, Begoña Villacís, precisamente la líder del partido que, según varios sondeos —también uno interno del PSOE—, más crecería. Todas esas incógnitas empujan al PSOE a dilatar su decisión.

Ni siquiera está claro si la candidata tendrá o no carné del partido. Este jueves, la portavoz en el Congreso, Margarita Robles, recordaba que la lista podrá está liderada por un miembro del PSOE "o del entorno". O sea, por un independiente que se presente a las primarias como un afiliado más, algo que es posible según las nuevas normas del partido. La propia Robles ha figurado en las quinielas, igual que la presidenta del PSOE, Cristina Narbona, pero ambas han dejado claro en estos meses que no competirán en 2019. Así, el único nombre aún a flote es el de la exministra Beatriz Corredor, secretaria de Ordenación Territorial y Políticas Públicas de Vivienda. De ella dijo Sánchez, en una entrevista publicada el pasado domingo en eldiario.es, que es una compañera que reúne "unas cualidades extraordinarias de solvencia, de juventud y de experiencia".

La exministra Beatriz Corredor, el pasado 30 de octubre en una ejecutiva del PSOE. (EFE) © Proporcionado por El Confidencial La exministra Beatriz Corredor, el pasado 30 de octubre en una ejecutiva del PSOE. (EFE)

Sea quien sea la elegida, será inevitable para el PSOE esquivar la crítica que ya le dirigen las demás fuerzas y que se percibe en el partido: que el relato se ha descompuesto. Que será muy difícil rivalizar con una Carmena a la que se ha intentado echar el lazo y a la que los socialistas han ayudado durante su mandato pero intentando marcar cierto perfil de oposición. Algunos en el PSOE-M se echan las manos a la cabeza porque creen que aunque puedan compartir con la alcaldesa sus "principios y valores" de izquierdas, su gestión "está siendo un desastre", puesto que no ha solucionado los principales problemas de la ciudad —limpieza, movilidad, contaminación...— y encima está haciendo "las delicias" de los constructores, al desbloquear operaciones importantes como las del entorno de la céntrica plaza de Canalejas o el desarrollo urbanístico que rodea a la estación de Chamartín, al norte de la capital.

Oferta "entre comillas"

Este mismo jueves, de forma visiblemente coordinada con Ferraz, y justo para contrarrestar esa estampa de orfandad, Franco aseguró que el PSOE presentará una candidatura "muy potente" en 2019 y del partido. Y aunque le tiene "mucho respeto" a Carmena, esto "no quiere decir para nada que pretenda" que sea la número uno del PSOE en las municipales. "Que me guste, la respete, comparta muchas cosas, no quiere decir que le haga un ofrecimiento formal porque no soy quién. En mi partido eligen los militantes", señaló el líder del PSOE-M, haciendo esfuerzos por apagar el incendio que él mismo había propiciado. E insistió en que solo dijo a Carmena que "sería una buena candidata". "Hasta ahí el ofrecimiento entre comillas que ha existido", recalcó. También Gabilondo echó un capote a su número dos en la Asamblea, adelantó que la lista del próximo año será propia y subrayó que no es partidario de "ningún tipo de acuerdo previo" a las elecciones.

En Madrid no habrá adelanto, pero en otras federaciones sí quieren despejar sus candidaturas de 2019 antes del verano. Así, ya están cerradas las primarias autonómicas en Navarra —se previó una primera vuelta, el 19 de mayo, y una segunda, el 26, pero solo se presentó una única aspirante, la baronesa autonómica, María Chivite— y las municipales en Andalucía —el 17 y 24 de junio—. Pero Ferraz puede tener que aprobar procesos internos en otras federaciones en próximas reuniones de la ejecutiva.

Pedro Sánchez, con Ángel Gabilondo (d) y el líder del PSOE-M, José Manuel Franco, y su número dos, Carmen Barahona, el pasado 7 de abril en la capital. (EFE) © Proporcionado por El Confidencial Pedro Sánchez, con Ángel Gabilondo (d) y el líder del PSOE-M, José Manuel Franco, y su número dos, Carmen Barahona, el pasado 7 de abril en la capital. (EFE)

MÁS EN MSN:

Lorena Ruiz-Huerta (Podemos), apenada por el "bochorno" de disputas

(Fuente: Dailymotion)

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de El Confidencial

image beaconimage beaconimage beacon