Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Susana Díaz y Pedro Sánchez se ofrecen a unir el partido

Logotipo de EL PAÍS EL PAÍS hace 6 días Raúl Limón, Antonio Jesús Mora Caballero
Susana Díaz y Alfonso Guerra, en el mitin de la candidata en Sevilla. © Proporcionado por ElPais Susana Díaz y Alfonso Guerra, en el mitin de la candidata en Sevilla.

Susana Díaz y Pedro Sánchez se han batido hoy a orillas del Guadalquivir en el principal duelo con público de las primarias por la secretaría general socialista. Ante más de 3.000 personas la primera y más de 2.000 el segundo, los dos dirigentes se han ofrecido a unir el partido a partir del lunes, con independencia de los apoyos mostrados durante esta dura contienda política. Separados por 2.000 metros, ambos han pugnado por liderar la margen izquierda del río.

Díaz ha estado arropada por el exvicepresidente del Gobierno Alfonso Guerra, el dirigente histórico socialista más destacado que ha acudido al muelle de las Delicias, donde se encontraban los representantes del Ejecutivo autonómico, el alcalde de Sevilla, Juan Espadas, y la dirección socialista andaluza. Micaela Navarro, presidenta del PSOE federal se sentó junto a Díaz.

Desde una hora antes y con 35 grados al sol, los militantes han llenado los graderíos y ondeado banderas arcoiris y de todas las comunidades para hacer ver que los apoyos a Díaz se reparten por todo el territorio.

Siete minutos después de la hora prevista, el público se ha puesto en pie para recibir a la candidata y presidenta de la Junta de Andalucía mientras a 2.000 metros comenzaban a sonar los gritos de "Sí es sí", el lema de Sánchez durante la campaña.

"Vamos a levantar el PSOE para volver a levantar el país". Con estas palabras ha comenzado Díaz su intervención, quien ha reivindicado las señas de identidad del PSOE frente a otras opciones, en alusión a Podemos.

"Quiero que nos unamos. Quiero ser la secretaria general de un partido que sea alternativa de Gobierno", ha defendido la candidata andaluza, quien ha hecho alusiones directas a los jóvenes y las mujeres para pedir su apoyo.

"De Alfonso Guerra aprendí que primero está el país y después el partido", ha afirmado frente al exvicepresidente, de quien ha dicho que ha sido quien creó el PSOE moderno.

El primer compromiso de la candidata, según ha dicho, será la unidad del PSOE y recuperar la fraternidad. "No quiero el voto de los que insultan sino el de quienes nos respetan", ha clamado la candidata para enfatizar su principal mensaje.

Díaz se ha referido al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, para advertirle que tiene las horas contadas, "las que necesita el PSOE para levantarse y volver a ganar", ha afirmado. Entre sus primeras medidas ha afirmado que el mismo lunes, si es secretaria general, le reclamará a Rajoy el pacto contra la violencia machista.

El otro frente de Díaz no han sido sus adversarios en estas primarias, sino Pablo Iglesias, el dirigente de Podemos a quien acusó de anunciar mociones de censura para alimentar su ego. "No vas a intimidar a los miles de mujeres y hombres que forman este partido", le advirtió. "Le gustaría votar en estas primarias", afirmó.

La dirigente andaluza ha defendido que la gente necesita al PSOE y que el partido debe mirar a los ojos a las familias. También se ha referido a la necesidad de "tender la mano a los trabajadores", en alusión a los sindicatos, y a los jóvenes, a los que ha vuelto a proponerles la medida del préstamo a interés cero para formación o emprendimiento.

Díaz ha centrado su intervención, con numerosos recuerdos a dirigentes del pasado, en la defensa del Estado de bienestar y de sus principales pilares sociales. "Para eso quiero ganar", ha afirmado. Las referencias a sus adversarios han sido mínimas.

La igualdad entre territorios y la defensa de Europa han sido los últimos ejes de la intervención de Díaz, quien ha recordado a los refugiados y, en especial, a los niños.

A ritmo de 'Color esperanza'

A 2.000 metros, Sánchez ha sido recibido entre aplausos mientras que de fondo sonaba la canción Color esperanza, de Diego Torres, su himno oficioso. “Qué ganas de votar. Estamos cansados de tanto esperar, pero aquí seguimos luchando para recuperar al PSOE, y lo vamos a hacer el 21”, ha dicho al inicio de su intervención. Sánchez ha elegido la capital andaluza para exhibir músculo ante de las votaciones del domingo y lanzar un mensaje de integración al prometer que quiere sumar tanto a Susana Díaz como a Patxi López. “Habrá unidad y los afiliados se reconocerán en el nuevo PSOE”, ha asegurado. "No solo elegimos a nuestro secretario general también el rumbo de la izquierda para los próximos años", ha afirmado.

El candidato sabe que Andalucía es una de las plazas claves de estas primarias y quiere arañar cuantos votos pueda en el que es el gran feudo de la presidenta de la Junta. Algo que ya quedó patente en la recogida de avales, en la que Díaz logró el triple de apoyos que Sánchez (26.551 frente a 8.818) en esta comunidad. El ex secretario general ya eligió Dos Hermanas (Sevilla) para oficializar su candidatura a las primarias a finales de enero. “Aquí en Sevilla, cerca de Triana, quiero hacer una reivindicación al socialismo andaluz que hace tres años me apoyó. Apelar a vuestra responsabilidad histórica, al PSOE andaluz que no tuvo miedo al cambio. Sin vosotros no será posible”, ha afirmado.

El ex secretario general socialista ha pedido el voto “para situar al PSOE donde se merece”. “Sacarlo de la deriva y ponerlo rumbo a la Moncloa”, ha señalado Sánchez antes de asegurar que, aunque a veces se le acusa de cambiar de opinión, “hay que evolucionar, plantear nuevas realidades y nuevas respuestas”. “El único volantazo ha sido la abstención ante el PP”, ha dicho Sánchez, quien ha mostrado su “preocupación” por el proyecto político presentado por Díaz al considerar que “puede haber un recorte en derechos de los militantes”. “Nosotros reivindicamos lo mejor del PSOE, que sea el partido de los militantes”, ha añadido.

Sánchez, quien ha pedido la dimisión de Rajoy y también ha criticado la moción de censura presentada por Pablo Iglesias, ha estado arropado por la alcaldesa de París, Anne Hidalgo, quien ha mantenido su apoyo al ex secretario general durante toda la campaña. Hidalgo ha asegurado que el proyecto de Sánchez "está animando" a otros partidos ante la crisis de la socialdemocracia europea. "Con líderes como Pedro podemos decir que si hay otra vía, hay una alternativa humanista", ha afirmado.

El mitin de Susana Díaz en Sevilla

La presidenta andaluza y candidata a las primarias socialistas, Susana Díaz, y Alfonso Guerra, durante el mitin celebrado a orillas del río Guadalquivir. Mitin de Susana Díaz en Sevilla

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de EL PAÍS

image beaconimage beaconimage beacon