Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Dos cazas chinos interceptan un avión militar de EE UU en el mar de China

Logotipo de EL PAÍS EL PAÍS 19/05/2017 Agencias
Un Su-30 ruso en una exhibición en París. © Proporcionado por ElPais Un Su-30 ruso en una exhibición en París.

Dos cazas chinos Sukhoi Su-30 (de fabricación rusa) han interceptado un avión militar de Estados Unidos en misión científica sobre las diputadas aguas del mar de China. El ejercito norteamericano ha transmitido a las autoridades chinas una queja por el comportamiento "no profesional" de los interceptadores, que llegaron a acercarse a tan solo 45 metros del WC-135 Constant Phoenix de EE UU.

El aparato interceptado sobrevolaba aguas internacionales en una misión de medición de la radiación en el espacio, según funcionarios estadounidenses citados por CNN. El incidente se produjo el miércoles de esta semana, pero se ha conocido este viernes.

Los aparatos chinos se acercaron "de manera no profesional", a tenor de "las maniobras del piloto chino, la velocidad y la proximidad de ambos aviones", ha asegurado el teniente coronel Lori Hogde, portavoz de fuerza aérea de EE UU.

Poco antes, un alto cargo del Gobierno confirmó a la cadena de televisión NBC que los aviones chinos llegaron a estar a una distancia de 150 pies (algo menos de 50 metros) del avión estadounidense, y uno de ellos llegó a volar dado la vuelta, directamente encima de la nave americana. Los hechos tuvieron lugar el miércoles.  "El asunto está siendo tratado con China a través de canales diplomáticos y militares apropiados"; añadió Hodge. 

El avión WC-135, de cuatro motores, se encarga de buscar elementos distintivos de un ensayo nuclear de cualquier tipo que pueda encontrarse en el aire. Recoge muestras para que sean analizadas. El aparato  ha sido utilizado en misiones rutinarias en el noreste asiático, según Washington. En el pasado, este tipo de aviones se ha utilizado para recopilar pruebas de posibles ensayos nucleares por parte de Corea del Norte.

Pekín, en una disputa que implica a otros cinco países vecinos, se atribuye la soberanía de cerca del 90% del mar de China, por el que pasa anualmente un tráfico marítimo de 5 billones de euros en bienes y que se sospecha rico en recursos naturales. En los últimos dos años ha acelerado la construcción y equipamiento de siete islotes artificiales, dotados ya de pistas de aterrizaje y sistemas de defensa.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de EL PAÍS

image beaconimage beaconimage beacon